Publicado: 13.07.2015 11:42 |Actualizado: 13.07.2015 12:52

Coca-Cola Iberian Partners tiene tres días para reincoporar a los empleados

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional exige que además la embotelladora precise antigüedad, categoría, salario y otras condiciones con las que "pretenda readmitir a los trabajadores". 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
En la actualidad, la compañía está inmersa en la apertura de la planta madrileña, que dará soporte a la red nacional de la compañía, y que supondrá la posibilidad de que 250 trabajadores puedan reincoporarse a sus puestos de trabajo./ EUROPA PRESS

En la actualidad, la compañía está inmersa en la apertura de la planta madrileña, que dará soporte a la red nacional de la compañía, y que supondrá la posibilidad de que 250 trabajadores puedan reincoporarse a sus puestos de trabajo./ EUROPA PRESS

MADRID.- La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional decreta que Coca-cola Iberian Partners tendrá un plazo de tres días para reponer a los empleados en sus puestos de trabajo, según fuentes jurídicas. 

Además, exige que la embotelladora -en el mismo plazo- precise antigüedad, categoría, salario y "demás condiciones con las que pretenda readmitir a los trabajadores", así como que individualice y cuantifique el importe de los salarios de tramitación desde la fecha del despido hasta la fecha prevista para la reincorporación.

En un auto, la Sala acuerda esta medida a instancia de distintos sindicatos y una vez recibida la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 20 de abril, por la que se confirmó otra de la Audiencia Nacional, de junio del año pasado, en la que se declaró nulo el despido colectivo y ordenó al embotellador único de Coca-Cola que reincorporara a los trabajadores en sus puestos.



Los magistrados señalan que "en el presente procedimiento concurre la existencia de un título ejecutivo, una sentencia dictada en el procedimiento de despido colectivo que declaraba nula la decisión empresarial, en la que se condena a la readmisión de los trabajadores ratificada por la STS, siendo susceptible de ejecución individual en virtud de los previsto" en la legislación.

La compañía inició en mayo la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo que declaró nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado en enero de 2014. De esta forma, el Alto Tribunal ratificaba la sentencia de la Audiencia Nacional que ya declaró nulo hace un año el ERE, que afectaba a 1.190 trabajadores y suponía el cierre de cuatro plantas (Alicante, Asturias, Palma de Mallorca y Fuenlabrada).

En la actualidad, la compañía está inmersa en la apertura de la planta madrileña como centro de operaciones industriales y logísticas, que dará soporte a la red nacional de la compañía, y que supondrá la posibilidad de que 250 trabajadores puedan reincoporarse a sus puestos de trabajo.

Respecto a los empleados afectados por el cierre de otras fábricas que ya no existen, como las de Asturias, Palma de Mallorca y Alicante, la compañía estudia las posibilidades para su vuelta a los centros de trabajo de su misma ciudad que mantienen su actividad actualmente.

Coca-Cola asegura "estar preparada"

Coca-Cola Iberian Partners asegura "estar preparada" para tramitar de forma inmediata las reincorporaciones de los empleados que han solicitado volver a trabajar en la empresa embotelladora.

"Este requerimiento supone un paso adelante en la resolución del conflicto laboral. La compañía está preparada para acoger a todos los empleados que han solicitado volver", señala Coca-Cola Iberian Partners en un comunicado.

Tras recibir la sentencia de nulidad del ERE el pasado mes de mayo, Coca-Cola Iberian Partners afirma haber estado trabajando para ejecutar "todos y cada uno" de los puntos que determina esta sentencia, "lo que refleja claramente su firme voluntad de cumplirla en su integridad y en el menor tiempo posible". La readmisión deberá hacerse efectiva en un plazo máximo de 15 días en el mismo centro de trabajo y de 30 días para otros centros.

Coca-Cola Iberian Partners mantiene abiertos los canales de comunicación con los empleados para informar personalmente de las condiciones que deben cumplir para la reincorporación.

Reintegrar las indemnizaciones cobradas

En este sentido, los empleados que hayan solicitado la reincorporación deberán reintegrar a la compañía las indemnizaciones cobradas y las prestaciones por subsidio de desempleo. Cabe recordar que todos los trabajadores afectados por el ERE y que fueron readmitidos en ejecución provisional están cobrando sus sueldos desde hace ya 18 meses.

Aunque el número de empleados que se han dirigido a la Audiencia Nacional para ejecutar la sentencia se sitúa alrededor de los 600, la compañía estima que la cifra definitiva se incrementará.

En cuanto al centro de Fuenlabrada (Madrid), que lleva cerrado más de un año, la compañía recuerda que se llevará a cabo una actuación "pionera" para convertir esta planta afectada por el exceso de productividad en un Centro de Operaciones Industriales y Logísticas (COIL) "que debería cumplir las expectativas de los empleados, cerrar definitivamente el conflicto laboral y encarar con garantías una etapa de crecimiento, rentabilidad y estabilidad".

Para Coca-Cola Iberian Partners, ha sido uno de los EREs "más ventajosos desde el punto de vista económico y social". La compañía siempre sostuvo, y así lo ha venido mantenido, que todo trabajador afectado por el ERE podía permanecer en la empresa. Los empleados podían acogerse a un plan generoso de bajas incentivadas, prejubilaciones y recolocaciones internas.

En este contexto, recuerda que la integración de ocho embotelladoras (siete en España y una en Portugal) en la actual Coca-Cola Iberian Partners ha requerido acomodar la estructura anterior a la nueva situación.

A este respecto, indica que el grupo tenía "problemas serios" con una sobrecapacidad de producción próxima al 50%, lo que ponía en riesgo la actividad y la posibilidad de competir internacionalmente contra estructuras mejor dimensionadas.

Según la compañía, España venía siendo una excepción mundial entre los socios de la marca Coca-Cola, dado que era el único país en el que existían siete empresas embotelladoras. "Los embotelladores españoles no tenían tamaño suficiente para crecer por su cuenta y mantener su cuota de mercado frente a la competencia europea", incide.