Publicado: 12.09.2015 14:09 |Actualizado: 12.09.2015 14:09

Austria critica a Hungría: Meter en trenes a refugiados y llevarlos a otro lugar reaviva "la época más oscura"

El canciller austríaco acusa al primer ministro húngaro de impulsar "una política de intimidación" contra los refugiados. Plantea, además, sanciones para los países que no acepten cuotas de refugiados, como el recorte de los fondos estructurales

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Un grupo de refugiados atraviesan la frontera entre Grecia y Macedonia, auxiliando a otro migrante. La mayoría proceden de Siria y atraviesan el autodenominado 'corredor de los Balcanes'. EFE/EPA/GEORGI LICOVSKI

Un grupo de refugiados atraviesan la frontera entre Grecia y Macedonia, auxiliando a otro migrante. La mayoría proceden de Siria y atraviesan el autodenominado 'corredor de los Balcanes'. EFE/EPA/GEORGI LICOVSKI

BERLÍN.- El canciller federal austríaco, Werner Faymann, abogó este sábado por la imposición de cuotas entre los socios europeos para distribuir a los refugiados y planteó la posibilidad de sancionar a los países que no las acepten con recortes en los fondos estructurales.

En una entrevista que publica el semanario alemán Der Spiegel, Faymann se mostró consciente de que, ante la oposición de países como Hungría será difícil adoptar un acuerdo sobre las cuotas por unanimidad en la UE, pero el paso se debería dar por mayoría cualificada.

"También deberíamos pensar en sanciones, por ejemplo en recortar el dinero de los fondos estructurales, de los que se benefician sobre todo los países del este", añadió.

Faymman criticó con dureza la gestión de los refugiados que está realizando el Gobierno húngaro de Viktor Orbán: "Meter en trenes a refugiados con la idea de que serán conducidos a un lugar diferente reaviva recuerdos de la época más oscura de nuestro continente", apuntó.

Acusó además a Orbán de actuar de forma "irresponsable" al identificar a los refugiados con inmigrantes por motivos económicos y de protagonizar "de forma consciente una política de intimidación".

Faymann tachó de "insoportable" que se dividan los derechos humanos según la religión


En este contexto defendió la decisión adoptada por Austria y Alemania de abrir las fronteras para permitir el paso de los solicitantes de asilo desde Hungría.

Ante el temor expresado por alguno de esos países ante una presunta islamización de Europa, Faymann tachó de "insoportable" que se dividan los derechos humanos según la religión.

En los próximos años podrían llegar a Europa 7,5 millones de personas, que supondrían el 1,5 % de la población europea, destacó el canciller antes de garantizar que la UE es capaz de hacer frente a ese reto.