Publicado: 08.01.2016 11:32 |Actualizado: 08.01.2016 13:41

Libertad con cargos para los padres del niño muerto en Girona

Los padres han declarado que el menor "tenía una afección respiratoria y un día no se despertó". Además, el fiscal del caso ha explicado que el examen forense ha determinado que los padres no sufren ninguna enfermedad mental e intentaron curarle con medicina homeopática. La autopsia descartó una muerte violenta del menor.

Publicidad
Media: 2.29
Votos: 7
Comentarios:
Un vehículo del servicio funerario traslada el cadáver del niño.- EFE

Un vehículo del servicio funerario traslada el cadáver del niño.- EFE

GIRONA.- - El juzgado de instrucción número 2 de Girona, en funciones de guardia, ha acordado la libertad provisional para el matrimonio detenido por la muerte de su hijo en Girona, al que se le imputa el delito de homicidio imprudente.

Según ha informado el fiscal, aunque a la pareja se les imputa un delito de homicidio imprudente, esta tesis "parece perder fuerza" después de que el forense haya dictaminado que el menor podría haber muerto entre hace uno y tres meses por los problemas respiratorios que padecía, ya que era asmático y se trataba para ello.



El juez ha prohibido a los padres, que al parecer han declarado al juez que pensaban que su hijo estaba dormido, salir de España, aunque se encuentran en situación irregular porque les había caducado el visado, por lo que el Cuerpo Nacional de Policía les ha inpuesto un expediente de expulsión.

El fiscal ha informado de que están pendientes de las pruebas toxicológicas forenses y del vaciado del contenido del ordenador del padre para decidir si definitivamente se retira la imputación a los progenitores. Las diligencias siguen abiertas en este juzgado gerundense, en el que han declarado esta mañana la madre y el padre, de 38 y 39 años, respectivamente.

El menor, de 7 años, hallado muerto el pasado día 5 en un piso de Girona, pero que había fallecido hacía más de un mes, no murió a manos de otra persona, según los primeros datos de la autopsia. Sin embargo, y debido también al avanzado estado de descomposición del cuerpo, todavía se desconoce la causa exacta de la muerte.

Los Mossos d'Esquadra ya habían acudido el día de Nochevieja al dúplex del número 3 de la calle Joan Roca Pinet, del barrio de Sant Pau, donde residía la familia del menor, de nacionalidad estadounidense.

La visita de la policía obedecía a que algún conocido de la familia se puso en contacto con el consulado americano para comunicar su preocupación porque desde hacía varias semanas no sabían nada de ellos.

El juez también deberá determinar qué hacer con los otros dos hijos de 12 y 14 años de la pareja, es decir, si continúan bajo la tutela de la Generalitat o si sus padres vuelven a tener su guardia y custodia.

En declaraciones a los medios, el fiscal del caso, Enrique Barata, ha explicado que el examen forense ha determinado que los padres no sufren ninguna enfermedad mental e intentaron curarle con medicina homeopática.