Público
Público

Incendio forestal Avanza sin control el incendio intencionado de León que ha provocado ya 35 desalojados

Los medios aéreos y terrestres continúan trabajando en las labores de extinción del incendio forestal intencionado que se declaró la noche del pasado lunes en la comarca leonesa de La Cabrera y que ha quemado ya 8.000 hectáreas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Un helicóptero durante las labores de extinción en Truchillas (León), una de las localidades de la comarca de La Cabrera (León) afectada por el incendio. | EFE

Los medios aéreos y terrestres continúan trabajando en las labores de extinción del incendio forestal intencionado que se declaró la noche del pasado lunes en Encinedo (León), en la comarca de La Cabrera, y que ha calcinado más de 8.000 hectáreas mientras 35 personas permanecen ahora mismo desalojadas.

La noche ha sido especialmente dura por la virulencia de las llamas que ha obligado a desalojar hasta tres pedanías de Encinedo, en concreto Trabazos, Forna y Losadilla.

En total 80 personas —en su mayoría personas de avanzada edad— tuvieron que permanecer, por precaución y debido al intenso humo, fuera de sus casas, si bien los habitantes de Losadilla pudieron regresar esta medianoche y los de Forna esta mañana.

Los únicos que ahora mismo permanecen desalojados son 35 personas de Trabazos que se encuentran en el polideportivo de la Baña en Encinedo.

Según han informado a Efe fuentes de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, la noche ha sido muy dura y actualmente tienen casi controlados los frentes Este, Sur y Oeste, mientras que la preocupación y donde se están redoblando los esfuerzos es en la parte Norte del incendio.

Los medios aéreos se han incorporado a las labores de extinción con las primeras horas de luz del día y son 300 las personas que están trabajando ahora mismo contra las llamas.

El fuego declarado en el término leonés de Encinedo la noche del pasado lunes, que afecta a parajes naturales cercanos al municipio, continúa activo y ha quemado por el momento más de 6.000 hectáreas.

La Junta mantiene el nivel dos de peligrosidad que se establece por persistir las condiciones de riesgo para la población.

Esta circunstancia se debe a la "extrema" dificultad de control de los frentes activos a causa de la orografía abrupta de la zona, el viento cambiante y la extrema sequedad de la cubierta vegetal.

En la última reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI) se establecieron los relevos de los 330 trabajadores de la Junta, Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y Unidad Militar de Emergencias (UME), que han desarrollado su tarea en el incendio, por otro personal para los trabajos nocturnos, centrados en el uso de maquinaria pesada y cortafuegos.

Estas labores además de desarrollarse en este incendio, se llevan a cabo en los de las zonas leonesas de Correcillas (Valdepiélago), La Braña (Vega de Valcarce) y San Martín de Falamosa (Las Omañas), donde continúan el trabajo, tras controlar el fuego de Villar de las Traviesas (Toreno).

La actual situación de riesgo de incendios forestales se agravará hoy —jueves— y mañana —viernes— por el aumento de la velocidad del viento, la disminución de la humedad relativa y un incremento de la inestabilidad atmosférica, ante lo que el Ejecutivo autonómico recomienda a la población que extreme la precaución y solicita su colaboración ante cualquier sospecha de que alguien va a iniciar un fuego.

Más de 300 profesionales trabajan en el operativo desplegado en la zona para combatir las llamas, entre ellos un centenar de la Unidad Militar de Emergencias.