Público
Público

Málaga exige casi 400 euros a una ONG que ayuda a personas en riesgo de exclusión

La Asociación Corazones Malagueños, que entrega alimentos, lamenta la sucesión de trabas administrativas que sufre.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:

Una de las comidas que reparte la Asociación Corazones Malagueños a gente que se encuentra en exclusión social / PUBLICO

MADRID.- "No es de recibo teniendo en cuenta que somos voluntarios ayudando a la gente que más lo necesita”. Con estas palabras de indignación se expresa Elena Jiménez, presidenta de la Asociación Corazones Malagueños, a la que el Ayuntamiento de Málaga, única gran capital en manos del Partido Popular tras las pasadas elecciones municipales, exige el pago de unos impuestos a pesar de estar exenta de ellos hasta en un 90%, según la ordenanza municipal.

Jiménez cuenta cómo recibieron "una orden de pago en concepto de licencia de apertura”. Primer error. “Una ONG no tiene que pagar licencia de apertura”, explica, “sino su equivalente que llaman Declaración de Responsabilidad”. La cantidad exigida por el Consistorio malagueño asciende a 272,69 euros, que se suman a los 100 euros que ya tuvieron que pagar en concepto de uso urbanístico del local.

Aunque las cantidades pueden parecer bajas, Jiménez lo mide todo en términos de cuánta comida es posible comprar con ese dinero, y sólo con esos 100 euros ya pagados podrían haber repartido cerca de 200 litros de leche entre las personas con menos recursos.

La indignación de los responsables de la ONG se ha ido incrementando a medida que han ido avanzando los trámites. "Descubrimos [porque desde el Ayuntamiento nadie se lo indicó] que la ordenanza municipal nos exime del pago del 90% del total, con lo que en lugar de los 372,69 euros deberíamos pagar únicamente 37 euros, que ya me parece mucho considerando que nos dedicamos a regalar bocadillos”, explica la presidenta de la asociación. De hecho, desde el inicio de su actividad —este verano cumplen dos años— ya han entregado más de 220.000 bocadillos, entre los que los hay halal, carne que procede de un animal sacrificado según los ritos del Islam para que los musulmanes puedan consumirlos.

“Ayer hablamos con el Ayuntamiento”, continúa la presidenta de la asociación, “que confirmó que las asociaciones sin ánimo de lucro sólo tienen que pagar el 10%, pero, entonces, nos dijeron que teníamos que demostrarlo”. La contestación por parte de los funcionarios municipales sorprendió a la ONG, que está inscrita en el registro del Consistorio, el cual, además, en la orden de pago de la mal denominada licencia de apertura ya la califica como “organización sin ánimo de lucro”.

“Estamos siendo muy buenos y quizás hoy mismo consigamos el certificado de Hacienda que ahora nos exige el Ayuntamiento, pero no entendemos el por qué de esta cadena de obstáculos”, afirma Jiménez.

Afán recaudatorio

El equipo de Gobierno que lidera el popular Francisco de la Torre ha rehusado contestar las preguntas de Público, si bien ha remitido un escrito por correo electrónico en el que explica su versión de los hechos. Según el Consistorio malagueño, éste habría ofrecido a la ONG “la cesión de un local municipal”, por el que “no tendrían que haber pagado tasa de apertura y lo rechazaron”. Al haber optado por un local privado, el comunicado municipal explica que “se les ha liquidado la tasa mínima de apertura según ordenanza fiscal”.

El documento en el que el Ayuntamiento de Málaga, única gran capital en manos del Partido Popular tras las pasadas elecciones municipales, exige el pago de unos impuestos a pesar de estar exenta de ellos hasta en un 90% / PUBLICO

El correo electrónico del Ayuntamiento no explica, en cambio, cómo estos hechos suceden dos años después de la apertura o cómo a pesar de que en sus comunicaciones oficiales admite su condición de entidad sin ánimo de lucro. Ahora Corazones Malagueños ha de acreditarlo o, de lo contrario, “es lógico que se les haya tratado como un particular normal”.

El correo sí aclara, en cambio, que a pesar de que todas las ONG, Asociaciones y Fundaciones sin ánimo de lucro disfrutan de la bonificación del 90% de estas tasas, el Ayuntamiento nunca las aplica proactivamente salvo que las ONG las soliciten explícitamente, algo que no sucede en muchos casos debido al desconocimiento de esta exención por parte de los responsables de las organizaciones.

Transparencia total

Los hechos acontecidos todavía indignan más a los responsables de la asociación considerando su elevado nivel de transparencia. En su página web no sólo es posible ver el reparto pormenorizado de comida (tanto de bocadillos como todo tipo de alimentos), sino también a cuántas familias y número de personas están llegando o, incluso, los extractos de la cuenta bancaria.

De esta manera, durante los cinco primeros meses del año, Corazones Malagueños ha ayudado a alrededor de 200 familias, lo que supone un total de 508 adultos y 277 niños, algo de especial relevancia considerando que el último informe de Unicef España alarma sobre el incremento en el número de niños (834.000) que se encuentran con mayor tasa de riesgo de pobreza o exclusión social infantil en Andalucía, suponiendo ya el 51,1%.