Público
Público

El Ayuntamiento de Sevilla tumba la licitación para tirotear cotorras ante la presión de los grupos animalistas

Cerca de 40 organizaciones animalistas adelantan que denunciarán al Consistorio si aplica la polémica medida, ya que incumple las leyes de caza y de armas. El Ayuntamiento de Sevilla aclara que ha dado la consideración de plaga a las cotorras de Kramer.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 9
Comentarios:

Imagen de archivo de las cotorras Kramer

El Ayuntamiento de Sevilla ha renunciado a la licitación que había instruido para el control de cotorras de Kramer y argentinas en la ciudad, por la que se iban a tirotear a estas aves para exterminar una población que consideran una plaga. En un email oficial remitido a las organizaciones animalistas que se opusieron a esta medida, al que ha tenido acceso en exclusiva Público, el Ayuntamiento indica que ha ordenado "iniciar los trámites administrativos necesarios para la resolución del expediente". La decisión que se ha comunicado hoy, se produce después de mantener la semana pasada una reunión con las más de 40 organizaciones animalistas contrarias al método de exterminio propuesto por el equipo del alcalde socialista Juan Espadas.

Según fuentes municipales consultadas por Público, la decisión tomada en la moratoria que se han impuesto es que "no se va a actuar con disparos y se va a escuchar la solución que aporten las asociaciones y los expertos ante un problema que requiere una actuación urgente".

El Ayuntamiento de Sevilla ya lo tenía todo listo para empezar a combatir a tiros la presencia de cotorras de Kramer en sus parques y jardines. El equipo del alcalde de Sevilla Juan Espadas (PSOE) había tramitado, licitado y concedido la ejecución de un servicio consistente en abatir a tiros la población de cotorras de Kramer en la ciudad, una especie exótica invasora considerada por el Ayuntamiento como una amenaza para otra especie, el nóctulo gigante.

Todo el proceso se llevó a cabo por el Ayuntamiento de Sevilla obviando la participación ciudadana y evitando informar al recién creado Consejo Municipal de Bienestar Animal. “Nos enteramos de las intenciones del Ayuntamiento cuando se publicó la licitación”, ha aclarado a Diario Público María José Acosta, de la Asociación para el vínculo humano-animal, una de las 40 organizaciones animalistas que se oponen a matar a las cotorras exóticas. “El reportaje de Diario Público ha sido clave para que el Ayuntamiento nos haya tenido que escuchar”, apostilla. Se refiere a la reunión mantenida esta semana entre representantes de las organizaciones ecologistas y animalistas, los científicos y expertos de la Estación Biológica de Doñana (EBD) y de las dos universidades de Sevilla, y la dirección de Medio Ambiente del Ayuntamiento hispalense, además de partidos de la oposición que se han posicionado también en contra de tirotear a las cotorras, como Participa Sevilla.

La principal decisión tomada por el Ayuntamiento tras este encuentro ha sido la de suspender la licitación hasta que se analicen las propuestas que los animalistas han puesto sobre la mesa. Una moratoria que sugirió en la citada reunión el catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla, Enrique Figueroa, y que el Ayuntamiento ha asumido como una de las maneras para tratar de reconducir la polémica desatada tras su decisión.

El Ayuntamiento consideró a las cotorras de Kramer como una plaga

Hasta ahora, el Ayuntamiento de Sevilla ha considerado a las poblaciones de cotorras de Kramer como una plaga, siendo de hecho la delegación de Bienestar Social (del que depende el zoosanitario muncipal) el departamento que ha liderado este proyecto de exterminio de esta ave exótica y no la delegación de Medio Ambiente. El temor del Ayuntamiento es también, según palabras de su director general de Medio Ambiente, Adolfo Fernández Palomares, “que la plaga se extienda a otras zonas como los cultivos adyacentes a la ciudad”.

Sin embargo, según los colectivos animalistas “hay alternativas a la de ponerse a disparar”. De hecho, las organizaciones en defensa de los animales han presentado un dossier con propuestas no cruentas para solucionar el problema de la invasión de las cotorras de Kramer. Una de ellas se basa en la experiencia de la ciudad de Las Palmas, en canarias, donde se ha desarrollado con un gran éxito un sistema de trampeo de cotorras que ha permitido capturar a 105 de estas aves. Una cifra muy significativa ya que el Cabildo de Las Palmas había censado en 60 ejemplares la población de cotorras de Kramer que pensaba que tenía su ciudad y con este método han acabado atrapando muchas más de las que creían que había. Según los expertos que asesoran al Ayuntamiento, se trata de un modelo no extrapolable a la situación de Sevilla donde calculan que la población de cotorra de Kramer ronda los 2.800 ejemplares.

Otro de los métodos presentados por los animalistas en la reunión con el Ayuntamiento se basa en un sistema desarrollado en Holanda, mediante el cual se atrae durante todo el año a las cotorras a grandes jaulas instaladas en la ciudad que permanecen abiertas continuamente para que se habitúen a acudir a ellas a alimentarse. Cuando llega la época de cría (unos tres meses que comienzan en torno a febrero o marzo) las jaulas capturan a los machos que acuden a buscar alimento para las nidadas. Las hembras entonces se ven obligadas a abandonar el nido para buscar el alimento que los machos no traen y, como consecuencia, se malogra la puesta. “De esta manera se controla la población de exóticas”, explica Maria José Acosta, que insiste en que hay que actuar como con las poblaciones de gatos callejeros, bajo el control de esas poblaciones “teniendo en cuenta que es imposible erradicarlas completamente y además eso podría provocar que otra invasora ocupase su lugar”.

“La urgencia de la medida tiene que ver con los datos que nos han puesto sobre la mesa”

Por su parte, el Ayuntamiento sostiene que el informe elaborado por Jose Luis Tella, un científico de la EBD y una experta en esta especie de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, Martina Carrete, ofrece datos suficientes para avalar la medida de tirotear las cotorras con escopetas de aire comprimido. Aseguran que es una medida “urgente, rápida y efectiva” para proteger al nóctulo gigante, la especie que según el citado informe se está viendo diezmada por los ataques de las cotorras exóticas. Este murciélago, el más grande y raro de Europa fue detectado en Sevilla capital por los investigadores Carlos Ibáñez y Javier Juste en 2001, cuando encontraron hasta 55 quirópteros de esta especie en dos árboles de gran porte (casuarina y pacán) en las inmediaciones de los Reales Alcázares. Tras la tala de muchos de los árboles que se llevaron a cabo hasta el año 2009, la población de nóctulos se refugió en el Parque de Maria Luisa, en el corazón de la capital hispalense. Ahora, sostiene el informe de Jose Luis Tella y de Martina Carrete, los ataques de las cotorras están expulsando de sus nidos a los nóctulos, llegando a lesionarlos e incluso acabando con algunos de ellos. “La urgencia de la medida tiene que ver con los datos que nos han puesto sobre la mesa”, ha aclarado a Diario Público el director general de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, “que apuntan a que si no actuamos ya la población de nóctulo gigante de Sevilla podría desaparacer en un año”.

Pese a todo, la urgencia con la que ahora quiere el Ayuntamiento proteger a las poblaciones de nóctulo gigante, catalogado como especie vulnerable a la extinción, contrastan con el hecho de que no se haya desarrollado ni un sólo plan de conservación o protección de esta especie en todos estos años (16 años desde que fuese descubierta la que se consideró la mayor población mundial de esta especie). Los animalistas proponen en este punto que se instalen nidos especiales para nóctulos que impiden la entrada de cotorras de Kramer, entre otras medidas; algo que el director general de Medio Ambiente ha asegurado que ya se contempla en las próximas actuaciones que se van a llevar a cabo en la arboleda del Parque de Maria Luisa, el más emblemático y central de Sevilla que alberga los pocos ejemplares de nóctulos que quedan en la ciudad.

Sin embargo, más allá de las soluciones técnicas puestas sobre la mesa que los representantes del Ayuntamiento de Sevilla se han comprometido a estudiar, lo que más preocupa a los colectivos animalistas es que no se pronuncien sobre la ilegalidad de la medida de tirotear aves en la ciudad. El informe jurídico realizado por el Consejo de Defensa y Bienestar Animal del Colegio de Abogados que las organizaciones ecologistas presentaron a los representantes del Ayuntamiento en la reunión de esta semana “ha sido obviado”, aclaran. Según el citado informe al que ha tenido acceso Diario Público, la medida licitada -y paralizada por el momento- para matar cotorras exóticas con disparos de carabina de aire comprimido incumple las leyes de caza y de armas.

“Si finalmente deciden levantar esta suspensión y pretenden tirotear a las cotorras, estamos dispuestos a denunciar en los tribunales al Ayuntamiento”

Una cuestión que sumada a la ambigüedad de los representantes municipales cuando los animalistas les han preguntado si van a comunicarles esta vez la decisión que tomen, ha sumido de nuevo en la desconfianza a los colectivos animalistas. “Si finalmente deciden levantar esta suspensión y pretenden tirotear a las cotorras de Kramer, estamos dispuestos a denunciar en los tribunales al Ayuntamiento”, aseguran desde el colectivo animalista. El director general de Medio Ambiente ha asegurado a esta redacción que “se volverán a reunir con los colectivos animalistas para explicarles lo que se decida; pero actualmente no sabemos aún qué es lo que se va a hacer”. Adolfo Fernández Palomares ha lamentado la polémica que se ha suscitado ante esta medida que considera “ecológica” para proteger a una especie y aclaraba que la suspensión de la licitación “tiene que servirnos para convencer a estos colectivos de que no somos exterminadores y para darnos un tiempo para corregir o mejorar las actuaciones, que no se llevarán a cabo por encima de todo el mundo”.

Mientras llega la decisión, lo que han hecho ya los colectivos animalistas es registrar una pregunta oficial en el Ayuntamiento, acogiéndose a la Ley de Información Ambiental, en la que el equipo del alcalde sevillano Juan Espadas cuenta con un mes como máximo para responderles si la licitación para tirotear cotorras se ha suspendido definitivamente y si van a volver a convocar a las organizaciones animalistas para explicarles cual será la medida que se llevará a cabo para proteger al nóctulo gigante.