Publicado: 07.11.2016 00:35 |Actualizado: 07.11.2016 07:00

Barakaldo recuerda a Amaia Egaña, la mujer que se suicidó cuando iba a ser desahuciada

Cuatro años después de que la vecina de 53 años se lanzara al vacío, colectivos sociales de Barakaldo denuncian que desde entonces se produjeron 900 desahucios en esa localidad, una de las más golpeadas por la crisis. De nada sirvieron las promesas realizadas entonces por Rajoy en un acto electoral.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Se cumplen cuatro años del suicidio de Amaia Egaña, que iba a ser desahuciada / Archivo

Se cumplen cuatro años del suicidio de Amaia Egaña, que iba a ser desahuciada / Archivo

@danialri

BARAKALDO. - Aunque hoy no queden rastros del pasado, la calle “Escuela de Artes y Oficios” de Barakaldo fue, alguna vez, un lugar por el que cada día desfilaban miles de obreros. No en vano, durante varias décadas este municipio vizcaíno recibió a miles de andaluces, extremeños y gallegos que buscaban un futuro mejor.

Hace ahora cuatro años, esta misma calle fue escenario de uno de los episodios más terribles de la historia de este pueblo: a las 9.20 del 9 de noviembre de 2012, Amaia Egaña, una vecina de 53 años de edad, se lanzaba por la ventana de su vivienda en el preciso instante en que iba a ser desahuciada.



Aquella dramática jornada quedó grabada en la memoria colectiva de Barakaldo. Esa misma tarde, miles de personas tomaron las calles de este municipio de la Margen Izquierda de Bizkaia, protagonizando una de las manifestaciones más grandes de la historia de este municipio. “Asesinos”, podía leerse en algunas sucursales bancarias mientras la gigantesca marcha avanzaba por las calles de una ciudad desgarrada por un suicidio que se parecía demasiado a un crimen: tras sufrir en silencio la amenaza de desahucio, Egaña –quien había sido concejala por el PSE en el consistorio local- decidió saltar al vacío antes de que una comitiva judicial –respaldada por la Policía- la obligase a salir de allí por la fuerza.

Al día siguiente, la foto de Amaia apareció en todas las portadas de la prensa estatal. Desde Lleida, el presidente Mariano Rajoy aprovechó un mitin electoral –las elecciones catalanas se celebrarían dos semanas después- para prometer que se frenarían “temporalmente” los desahucios de las familias vulnerables. Sin embargo, los fríos números dicen justo lo contrario: desde aquel maldito 9 de noviembre de 2012, en Barakaldo –uno de los lugares más castigados por el paro en Euskadi- llevan contabilizados cerca de 900 desahucios.

“Todo lo que dijeron durante esos días quedó en papel mojado”, comenta a Público Edurne Oliver, integrante de la red de colectivos sociales y sindicales que durante los próximos días se movilizarán para recordar a Amaia y, al mismo tiempo, advertir sobre la grave situación que atraviesan miles de personas en esta localidad. “Aquí las instituciones rescatan a los bancos y desahucian a las personas”, subraya Oliver.

Según la plataforma social Berri Otxoak, la entidad bancaria con mayor número de desalojos hipotecarios es Kutxabank –responsable del 40% de los casos- “seguida muy de cerca por La Caixa/CaixaBank”, precisamente el mismo banco que impulsó el desahucio de Amaia Egaña. “Con la mitad de casos están los bancos Popular y Santander; y por detrás Caja Laboral, BBVA y Bankia”, señalan desde ese colectivo. A ello se añade la dramática realidad social que atraviesa Barakaldo: a lo largo de este año, 2.200 familias se han dirigido a los servicios sociales del ayuntamiento –en manos del PNV- para solicitar algún tipo de cobertura. En ese contexto, Berri Otxoak denunció en un comunicado que “desde el mes de abril llevan paralizados todos los expedientes de las familias barakaldesas solicitantes de las ayudas económicas municipales”.

"Emergencia social"

“Algunas familias están viviendo una auténtica situación de emergencia social: ante la falta de recursos han sido desahuciadas de su vivienda por no poder hacer frente a los gastos mensuales del alquiler del piso donde residían, o tienen que recurrir al Banco de Alimentos o al Comedor Social de Cáritas para algo tan básico como poder alimentarse”, señalaba la plataforma social en su nota. De acuerdo a las cifras que maneja ese colectivo, el 60% de los desahucios registrados en esta localidad vizcaína han sido de viviendas en régimen de alquiler. “A esto debemos añadir –remarcaba- que este año el gobierno municipal ha decidido recortar en un tercio la asignación económica destinada a las familias para que puedan cubrir sus gastos de alquiler y/o hipoteca”.

Este lunes –coincidiendo con la semana en la que se cumplen cuatro años del suicidio de Egaña-, varios colectivos sociales y sindicales ofrecerán una rueda de prensa frente al portal en el que se encuentran dos viviendas municipales que habían sido ocupadas por tres familias sin hogar y que el pasado verano fueron vaciadas por orden del ayuntamiento de Barakaldo. En ese acto, las distintas organizaciones participantes no solo denunciarán el drama de los desahucios, sino que también convocarán una concentración delante del Palacio de Justicia para el día 9, una fecha que este pueblo jamás podrá borrar.