Público
Público

Barcelona Siete agentes de Policía protagonizan una pelea en un bar del Born de Barcelona

Los testigos aseguran que provocaron numerosos daños, agredieron a los camareros y les amenazaron al grito de: "¡Somos la p*** ley aquí en Barcelona!". 

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 8
Comentarios:

Fotografía del Centro Cultural del barrio del Born, Barcelona. / B.E

Al menos siete agentes de la Policía Nacional fueron protagonistas de una trifulca en un bar del barrio barcelonés del Born, según informa Rac1. Los propietarios del bar llamaron a los Mossos d'Esquadra denunciando agresiones y destrozos en su local. La policía catalana se personó e identificó a los presentes que se trataban de agentes fuera de servicio. 

Según los testigos, los agentes perturbaron la normalidad del bar desde el momento en que llegaron. Entre otros altercados, los protagonistas se mostraban en estado de embriaguez, gritaban, molestaban a los clientes e increpaban a los camareros. Estos eran de origen italiano, pero los policías les confundieron con catalanes y les exigieron que hablaran en castellano porque "Barcelona es España", aseguraban. 

A continuación, cuando pidieron una última ronda, los trabajadores del bar se negaron porque iban a proceder al cierre del local lo que provocó en enfado de los agentes. Estos reaccionaron con un: "¡Somos la p*** ley aquí en Barcelona! ¡Cerráis y abrís cuando decimos nosotros!", ha asegurado uno de los camareros en el programa Luca, de Rac1.

Además, el trabajador ha explicado que los agentes tiraron botellas contra el suelo, rompieron el tirador del grifo de cerveza y agredieron al camarero: "Me agarraron del cuello y por suerte bajó mi compañero que estaba arriba y me ayudó a separarme de él". Dice que se sintieron amenazados y con necesidad de protegerse de los agentes.

Cuentan, también, que llamaron a los Mossos para que pusieran fin al violento altercado y al presentarse, los agresores primero les llamaron "ratas" y "p**** catalanes" para posteriormente decir que los camareros les habían robado dos teléfonos móviles. Los propietarios del negocio van a interponer una denuncia por daños y amenazas.