Publicado: 09.08.2015 16:40 |Actualizado: 09.08.2015 16:45

Benedict Cumberbatch pide que no le graben mientras interpreta a Hamlet

En un vídeo difundido este domingo por las redes sociales, el actor asegura que es "poco agradable" estar sobre el escenario y ver una "luz roja grande" de la cámara.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El popular actor británico Benedict Cumberbatch. REUTERS

El popular actor británico Benedict Cumberbatch. REUTERS

LONDRES.- El popular actor británico Benedict Cumberbatch ha pedido a sus seguidores que no le graben mientras interpreta a Hamlet sobre el escenario del teatro Barbican de Londres, según informó él mismo en un vídeo difundido hoy en las redes sociales.

Cumberbatch comunicó ese mensaje a los fans que le esperaban a la salida del Barbican tras la función de este sábado, y les pidió que usaran las redes sociales para hacérselo llegar a una amplia audiencia.

En el vídeo difundido este domingo por uno de sus seguidores, el actor asegura que es "poco agradable" estar sobre el escenario y ver una "luz roja grande" de la cámara de un miembro del público grabando el espectáculo.



La representación de la obra este sábado se vio, además, interrumpida en dos ocasiones por problemas técnicos y Cumberbatch se quejó después de que la reanudación fue más difícil porque "saltaba a la vista" que alguien estaba "grabando en la tercera fila".

Por ese motivo, instó a los seguidores que le esperaron a la puerta del Barbican a "hacer buen uso" de las nuevas tecnologías para advertir también de que el próximo que grabe será expulsado de la sala.

"Lo que realmente quiero hacer es intentar reclutaros. Yo apenas uso las redes sociales, pero agradecería mucho que vosotros lo pongáis en tuits, blogs, que lo etiquetéis", dice el actor en el vídeo.

El debut de Cumberbatch el pasado miércoles en el papel de Hamlet ha recibido críticas enfrentadas, desde los que lo consideran "electrizante" hasta quienes lamentan una "producción infantil".

Su regreso a la escena, y en el papel más codiciado y difícil del repertorio teatral, ha suscitado una gran expectación en el Reino Unido, donde las entradas para la primera función se agotaron de inmediato, aunque diariamente se ofrecen treinta más a las personas que hacen cola durante horas en la taquilla del centro cultural.

El propio Cumberbatch reconoce en el citado vídeo que ha sido "una semana movida".