Publicado: 23.11.2015 07:50 |Actualizado: 23.11.2015 07:52

Judith Prat: "Boko Haram desata su violencia contra las mujeres porque son el puntal de la sociedad"

La fotoperiodista y documentalista zaragozana Judit Prat estrena 'Boko Haram, una guerra contra ellas', un cortometraje que narra la terrible existencia de las mujeres en la zona del noreste de Nigeria, donde opera la guerrilla fundamentalista

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3
Comentarios:
Mujeres y niños descansan en las antiguas aulas de la escuela de Gueidam ahora reconvertidas en campo de desplazados./ JUDIT PRAT

Mujeres y niños descansan en las antiguas aulas de la escuela de Gueidam ahora reconvertidas en campo de desplazados./ JUDITh PRAT

ZARAGOZA.- "Boko Haram utiliza la violencia contra las mujeres como un medio de destrucción social, porque la mujer es el puntal de la sociedad", explica Judith Pratfotoperiodista y documentalista zaragozana que estos días presenta el cortometraje Boko Haram, una guerra contra ellas, en el que narra la terrible existencia de las mujeres de la zona noreste de Nigeria, en la que desde hace seis años opera la guerrilla fundamentalista.

"La vida allí es de miedo, de tener miedo", señala. Allí asistió al rescate masivo de mujeres secuestradas por la guerrilla en el bosque de Sambisa. "Fueron 700 personas, entre mujeres y niños, en un mes", explica, lo que da idea de las dimensiones de este conflicto, silenciado hasta que, en abril del año pasado, le dio visibilidad una campaña viral en las redes tras el secuestro de 200 niñas en Chibok.



El cortometraje de Prat abre su cámara a algunas de las activistas locales que pusieron en marcha esa campaña. Y a las víctimas: mujeres maltratadas durante su cautiverio y, algunas, heridas por los disparos durante las operaciones de rescate. "Me enteré de que estaban siendo atendidas en campos de desplazados y en hospitales y fui a intentar hablar con ellas", indica. Los testimonios resultan estremecedores. "Es brutal la violencia que se ejerce contra ellas", explica: palizas, violaciones, bodas bajo amenaza. "¿Cómo recuperas tu vida después de eso, aunque seas rescatada?", se pregunta.

Judith Prat:“Pretenden implantar la versión más estricta de la sharia”

"Boko Haram pretende implantar las normas más estrictas de la sharia [la ley islámica]" en el territorio que controla, una vasta extensión del noreste de Nigeria desde la que ha comenzado a extender sus tentáculos hacia Camerún, Nigeria, Chad y Beni.
La operativa habitual de esta guerrilla fundamentalista, que hace unos meses proclamó su adhesión al Estado Islámico, tiene dos variantes tras el asalto de los pueblos. Una consiste en matar a la mayoría de los hombres y secuestrar a las mujeres y las niñas. La otra, en tomar el poblado, implantar su ley y obligar a los varones a convertirse y entrar en el grupo. La alternativa es la muerte, en una dinámica de destrucción en la que adquiere un papel clave la violencia física y sexual contra las mujeres.

Nigeria y los países limítrofes han armado una fuerza internacional para combatir a Boko Haram. Sin embargo, señala Prat, "está organizada pero no opera".

“Nunca hay una única solución”

La fotoperiodista no cree que la respuesta militar sea adecuada para un conflicto de este tipo. "Es una solución armada para un problema armado, pero nunca hay una única solución —opina—. Nigeria es la primera potencia económica de África y su país más poblado, pero hay enormes desequilibrios entre el norte y el sur. La riqueza está desastrosamente repartida, y eso se refleja en las estructuras sociales". "Hay que indagar en más causas, no solo en las armadas, para afrontar un conflicto como este —añade—. Pero no está habiendo medidas complementarias ni actuaciones sobre la economía".

Ganadora de certámenes como el Human Nature Photojournalism Contest (Canadá, 2015), el Julia Margaret Cameron (Inglaterra, 2014) o el Photofest (México, 2014), Prat expone estos días en Quebec el reportaje fotográfico que realizó el año pasado sobre las minas de Coltán —un mineral clave para la industria tecnológica— en el Congo. "El conflicto armado de ese país se perpetúa porque facilita el expolio del coltán", explica la fotoperiodista, que califica de "brutal la violencia sexual contra las mujeres que se produce en ese país".

Prat, que centra su trabajo en temas de contenido social, cubrió hace ya dos años la crisis de los refugiados sirios que huían de la guerra hacia Líbano, Jordania y Turquía —"eran ya cuatro millones"— y ha trabajado otros asuntos como la prostitución en Congo, la situación de la salud pública para las mujeres cubanas o la vida en los sintecho.

"No entiendo que la cámara deba ser una barrera", dice. "Debes empatizar", explica sobre la forma de abordar los temas. Lo tiene claro cuando cuenta su experiencia en Nigeria: "Si ellas han podido vivirlo, cómo no vas tú a escucharlo y a contarlo. Es lo mínimo que puedes hacer".