Publicado: 17.11.2016 17:34 |Actualizado: 17.11.2016 17:34

Buscan al acompañante de Diana Quer cotejando la señal de móvil con la de otros usuarios

La principal hipótesis de la investigación es que la noche de su desaparición la joven abandonó A Pobra do Caramiñal en un vehículo sin pasar por la casa de verano donde dormía su familia.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Buscan al acompañante de Diana Quer cotejando la señal de móvil con la de otros usuarios. / Europa Press

Buscan al acompañante de Diana Quer cotejando la señal de móvil con la de otros usuarios. / Europa Press

MADRID.- La Guardia Civil sigue este jueves sin contar con la clave de acceso para acceder al contenido del iPhone 6 de Diana Quer que fue hallado hace tres semanas en la ría de Taragoña, a unos 20 kilómetros de A Pobra do Caramiñal, el municipio en el que veraneaba la joven de 19 años y donde desapareció el 22 de agosto. Los expertos se centran en cotejar la señal de su móvil con la de otros cientos de usuarios que coincidieron a esas horas y en ese mismo trayecto, según han explicado fuentes de la investigación.

Estas fuentes han precisado que los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de A Coruña y de la Unidad Central Operativa (UCO) desplazados desde Madrid se enfrentan a un proceso "laborioso" sin descartar ninguna línea de investigación. La principal hipótesis es que aquella noche con fiestas en el pueblo, Diana Quer se despidió de sus amigos y abandonó A Pobra do Caramiñal en un vehículo sin pasar por la casa de verano donde dormían su madre y su hermana.



De momento, siguen sin sospechoso y sin certezas sobre el vehículo en el que Diana habría abandonado este pueblo. La pista a través de la coincidencia de las señales de los móviles necesitaría que la persona o personas con las que viajó forzada o voluntariamente llevaran encima otro terminal. \"Se trata de un trabajo rutinario en este tipo de investigaciones, que requieren tiempo y también algo de suerte\", han señalado las citadas fuentes.

La investigación se desarrolla en una doble vía. Por un lado, la unidad de Criminalística en Madrid trata de conseguir la clave de acceso al iPhone 6 de color blanco hallado accidentalmente por un mariscador el 27 de octubre, la que fuera la primera pista material de Diana Quer tras semanas de búsqueda infructuosa, y de donde se esperan obtener nuevos datos complementarios a los ya conseguidos tras la activación remota del móvil.

Tras el secado del terminal, que se encontraba en mal estado tras días mezclado en agua y fango, los investigadores cuentan con la placa base lista. El siguiente paso es encender el iPhone, para lo que necesitan una contraseña que evite que el aparato se bloquee. En este trabajo se ha contado con la ayuda de la familia de Diana, sobre todo por parte de su hermana Valeria.

La segunda línea de investigación de la Policía Judicial y la UCO es la que se abre con la posibilidad de cruzar la señal emitida por el iPhone de Diana con la de otros cientos de usuarios que figuran en un listado con los móviles que coincidieron en tiempo y espacio. Sería así, confían los investigadores, como se podría localizar a la persona o personas con las que se habría ido Diana Quer la madrugada del 22 de agosto, hace casi tres meses.