Público
Público

Abusos a menores Piden 30 años de cárcel para un monitor que violó a tres niños de nueve, cinco y tres años

Aprovechó que les daba clases particulares para abusar del pequeño y para agredir sexualmente a los otros dos, que son hermanos. Los abusos se produjeron cuando no estaban sus padres en la casa de los menores, situada en un pueblo de Girona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fotografía de archivo de dos agentes de los Mossos. / EUROPA PRESS

La Audiencia de Girona ha juzgado hoy a Albert S.F., un monitor de Puigcerdà que daba clases de repaso para quien el fiscal pide treinta años de prisión por violar a dos menores y abusar de un tercero.

Las víctimas, de tres, cinco y nueve años, han declarado a puerta cerrada, residían en la localidad vecina de Llivia y el procesado, además de ayudarles con los estudios, les cuidaba en ausencia de sus padres.

La petición de pena, que incorpora la agravante de abuso de confianza, es de seis años por los hechos relacionados con el niño más pequeño y doce por la agresión a cada uno de los otros dos, que son hermanos.

La defensa ha reclamado la absolución y, alternativamente, si se considera que han quedado probados los delitos, que se le aprecien las atenuantes de reparación del daño por ingresar cien euros cada mes para hacer frente a la indemnización, trastorno mental y dilaciones indebidas.

El acusado, que en 2015 formaba parte de la lista electoral de ERC, reconoció los hechos durante la instrucción ante el juzgado de Puigcerdà, el 22 de mayo de 2015.

Hoy sólo ha querido contestar a las preguntas de su abogada y ha asegurado que aceptó la culpabilidad después de que la fiscalía le dijese que si reconocía los abusos la petición de pena sería la mínima.

En una breve declaración y a preguntas de su letrada, que le pedía que confirmara el "trastorno de personalidad" que certifican los peritos aportados por la defensa, ha mantenido que sufre lagunas de memoria en determinados momentos en función "del estrés" que padezca.

Según el relato de la fiscalía, el monitor acudió el 8 de mayo de 2015 a la casa de los menores el día de los hechos con un gel lubricante con sabor a plátano, un objeto de plástico que supuestamente introdujo en el ano de los dos hermanos y otros artilugios comprados por internet, en base al informe de los Mossos d'Esquadra.

Las psicólogas que atendieron a los menores han considerado creíbles los relatos de los niños y han atribuido a su corta edad y al paso de meses entre una sesión y otra que pudieran introducir alguna variación en su testimonio.

Los dos hermanos explicaron inicialmente lo sucedido a su madre después de que el procesado ejerciese ese día de cuidador por tener fiesta en el colegio y ésta se puso de inmediato en contacto con la policía, que detuvo al presunto agresor.

Los agentes encontraron además al procesado en posesión de imágenes de pornografía infantil y confirmaron que frecuentaba una web de adultos atraídos por menores.