Público
Público

CASO BATERAGUNE El eterno negociador entre Gobierno y ETA saldrá de la cárcel el 17 de agosto

Rafa Díez Usabiaga saldrá en libertad después de cumplir la condena íntegra que le impuso la Audiencia Nacional por el caso Bateragune. Con él fueron condenados Arnaldo Otegi, Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto y Mirem Zabaleta.

Publicidad
Media: 3.30
Votos: 10
Comentarios:

La abogada Jone Goirizelaia (2d), junto a los dirigentes abertzales Arnaldo Otegui (c) o Rafa Díez Usabiaga (i), entre otros; en una manifestación por la independencia del País Vasco /EFE

Rafa Díez Usabiaga, el único líder abertzale que participó en todas las negociaciones entre ETA y los sucesivos gobiernos españoles (de Felipe a Zapatero pasando por Aznar), saldrá este 17 de agosto en libertad después de cumplir la condena íntegra que le impuso la Audiencia Nacional por el caso Bateragune.

Aquella sentencia de 144 páginas emanada de la sala de lo Penal, Sección Cuarta, de la AN, lo consideraba culpable de "pertenencia a organización terrorista" después de analizar "reuniones y otras actividades y que supuestamente desarrollaban presuntos miembros de la Mesa Nacional de Batasuna" documentadas por la Comisaría General de Información. Con él fueron condenados Arnaldo Otegi, Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto y Mirem Zabaleta.

La sentencia fue leída el 16 de septiembre de 2011 y no estuvo exenta de polémica. Según los togados que la dictaron, los reos habían cometido el delito de intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna bajo la batuta etarra. Sin embargo, parte de la sociedad civil y no pocos abogados y juristas se pronunciaron contra ella, pues les parecía bastante obvio que Bateragune había nacido como un instrumento para desactivar desde la sociedad civil el terrorismo etarra.

Así se expresaba en el documento Zutik Euskal Herria, impulsado por Usabiaga y Otegi, en el que un año y medio antes de la condena ya se aseguraba que "el proceso democrático tiene que desarrollarse en ausencia total de violencia y sin injerencias […]. Nadie podrá utilizar la fuerza o amenazar con su uso". El debate se reavivó cuando, 34 días después de la primera sentencia de Bateragune, ETA anunció “el cese definitivo de su actividad armada”.

La AN imponía 11 años de cárcel para Otegi y Usabiaga, el Supremo las rebajó a 6 años y medio

La sentencia de la Audiencia Nacional imponía 11 años de cárcel para Otegi y Usabiaga. A cada uno de los otros tres procesados les cayeron ocho años. El 9 de mayo de 2012, el Tribunal Supremo rebajaba las dos primeras penas a seis años y medio, y las demás a seis años.

El principio, las Conversaciones de Argel

Nacido en Urnieta, un pequeño municipio guipuzcoano que hoy tiene poco más de 6.000 habitantes, Usabiaga empezó muy joven a trabajar en la Michelín de Lasarte. Como apunte anecdótico, señalar que su padre Francisco era miembro de la Guardia Civil. Con 19 años, se afilia al sindicato Langile Abertzaleen Batzordeak/Comisiones de Obreros Patriotas (LAB), del que sería secretario general de 1996 a 2008. Pero ya antes había asumido responsabilidades de altura en la política vasca. Aunque de una manera un tanto peculiar.

El sindicalista ha sido siempre el eslabón civil entre los negociadores de la banda armada y los gobiernos de España

A principios de 1986, el entonces presidente español Felipe González decidió que era el momento de iniciar la primera negociación con la banda para intentar su disolución o, al menos, el abandono de la violencia. El jefe de ETA era entonces Domingo Iturbe, alias Txomin, que tras ser detenido en el país vacofrancés y cumplir tres meses de cárcel fue deportado por el Gobierno galo a Argelia. Allí se mantuvieron los primeros contactos entre los emisarios del gobierno socialista español y la cúpula etarra. Fue el principio de lo que hoy se conoce como Conversaciones de Argel, que se truncaron en febrero de 1987 cuando Txomin murió en Medea en circunstancias algo turbias.

Tomó entonces el relevo en el liderazgo de ETA Eugenio Etxebeste, Antxon, que se encontraba huido en la República Dominicana. Desde allí se facilitó su extradición a Argelia para que reanudara las conversaciones. Antxon conocía a Usabiaga por la labor sindical que había desempeñado en la Michelín de Lasarte, e impuso a Felipe González la inclusión del urnietarra como enlace en Euskadi. Desde entonces, el sindicalista ha sido siempre el eslabón civil entre los negociadores de la banda armada y los gobiernos de España. A partir de la extradición de la cúpula etarra de Argel en 1989, continuó su trabajo en la sombra como enlace para las conversaciones de Santo Domingo.

""Para ETA es imprescindible una persona como Usabiaga"

El Gobierno de José María Aznar también lo reclutó como mediador en los contactos que mantuvo con el “Movimiento de Liberación Nacional Vasco” --Aznar dixit-- impulsados a partir de 1996 en Francia y Bélgica. Y repitió como socio abertzale del socialista Jesús Eguiguren cuando José Luis Rodríguez Zapatero le encargó reanudar las conversaciones con ETA. Estas se truncarían tras el atentado de la Terminal-4 del aeropuerto de Barajas, que dejó dos muertos el 30 de diciembre de 2006.

En enero de 2008, el guardia civil experto en terrorismo Jesús Mendoza explicó a este periodista y a Begoña P. Ramírez las razones por las que Usabiaga siempre era el elegido: "Es muy inteligente y, siempre, las sucesivas direcciones que ha tenido ETA han confiado en él". También el ex líder del socialismo vasco Nicolás Redondo Terreros ofreció a los reporteros un perfil del sindicalista: "Para ETA es imprescindible una persona como Usabiaga. Necesitan un islote en la vida civil. Han hecho un gran esfuerzo para mantenerlo al margen. Ha sido importantísimo siempre, y la parte más moderada del nacionalismo vasco ha depositado en él muchas esperanzas".

El sacerdote Alec Reid, mediador primero con el IRA y después con ETA, también nos dio su opinión: "Es el Gerry Adams español".Hasta la sentencia por el caso Bateragune, el sindicalista carecía de antecedentes. Naike Díez Urruzola, hijo de Usabiaga, confirmaba en la noche de ayer, a través de twitter, la salida de su padre de la cárcel del Dueso este 17 de agosto. Cuatro días después, el eterno negociador podrá celebrar en libertad su 61 cumpleaños.