Público
Público

Caso Gabriel La madre de Gabriel pide que se retiren las acusaciones populares en el proceso y que se proteja la imagen de su hijo

La madre del pequeño ha asegurado que esta situación les ha resultado "un poco invasiva" porque ninguna de las entidades "se ha puesto en contacto" con ellos para hacerles llegar "su intención de participar en el proceso".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen del vídeo publicado en Youtube

Patricia Ramírez, la madre del menor Gabriel Cruz que fue encontrado sin vida tras 13 días de búsqueda en Níjar (Almería) el pasado mes de marzo, ha solicitado a la Asociación Andaluza de Estudios Penales y la Fundación Campoamor que retiren su petición para ejercer la acusación popular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería que investiga el caso de su hijo al tiempo que ha reclamado que se proteja la imagen de su hijo. Más tarde el juzgado ha aceptado la personación como acusaciones populares de dichas asociaciones.

En un vídeo hecho público este lunes desde su alojamiento en Níjar, la madre del pequeño ha asegurado que esta situación les han resultado "un poco invasiva" porque ninguna de las entidades "se han puesto en contacto" con ellos para hacerles llegar "su intención de participar en el proceso" así como tampoco con su representante legal, el letrado Francisco Torres, quien "representa nuestros intereses y los de Gabriel" y quien "va a respetar la forma que hemos tenido de proceder desde que el trágico proceso se desarrolló", según ha dicho.

"Difícilmente nos podamos sentir representados por estas dos iniciativas desconociendo además cuáles son sus intenciones o su posicionamiento", ha indicado Patricia, para quien "si hubieran pretendido ayudarnos, la vía esperable hubiese sido comunicarse con nosotros y con nuestro abogado" antes de solicitar su entrada en el procedimiento que se sigue contra la autora confesa del crimen.

La madre del menor ha trasladado su "preocupación" por que la aceptación de estas peticiones de acusación popular puedan hacer que "se dilate aún más el juicio en el tiempo" o que incluso llegue a "entorpecer la línea de acusación" así como que "puedan hacerse públicos debates sobre aspectos" que "ya no resultan relevantes tras la pérdida de Gabriel". "Nos encontramos bien representados por la Fiscalía y la acusación particular", ha destacado.

Patricia ha explicado que se siente "atormentada" ante la imagen de su pequeño, y por ello se siente en el "derecho y obligación" de protegerla "de noticias que puedan perturbar, manchar, doler o reflejar la atrocidad por la que tuvo que pasar y marcharse antes de tiempo". De este modo, se ha mostrado de acuerdo en que "tras su pérdida, el cómo, por qué, cuándo y dónde no era relevante públicamente y por tanto era preciso proteger su imagen y favorecer el respeto hacia nuestro dolor".

Así, aunque ha agradecido la iniciativa de ambas entidades, les ha pedido que "por favor, que se retiren y nos dejen actuar de la mejor forma" que "será la que consiga un juicio justo y una sentencia que esté acorde con la atrocidad cometida" ante un procedimiento por una "atrocidad sin sentido" que prevé "duro" y en el que se tendrá que hacer frente "a la sinrazón, la impotencia y el desgarro", pero en el que confía.

"Dejar los detalles en la intimidad"

Patricia Ramírez ha hecho un llamamiento al "sentido común" a la hora de abordar el caso por el que aún viven con "dolor" y en "estado de frustración", por lo que ha pedido que se deje "proceder siempre dentro de la ley" en este caso. "Como su madre, voy a seguir protegiendo sus derechos sin duda alguna, a ser posible con la ayuda de todos aquellos que suscribáis estas líneas y habéis demostrado que todo no vale y que los principios éticos y morales tienen que estar siempre como estandarte en esta sociedad", ha añadido.

Con esto, ha reclamado a los medios de comunicación que les eviten "el dolor de hacer públicos detalles macabros y aspectos de la investigación que resulten psicológicamente dañinos". "Conocemos que fue un brutal asesinato, pero ahora permítanos dejar en la intimidad los detalles que puedan dañar su imagen y nuestra alma y la de mucha gente", ha recalcado la madre de Gabriel.

En este sentido, ha incidido en "lo horrible y terriblemente doloroso" que fue "enterarse por televisión" que su hijo podría haber sido víctima de "vudú", "que intentaron envenenarlo" o "tener conocimiento de las frases le lanzaba en el coche mientras lo transportaba" especialmente por que ante el secreto de sumario "ni siquiera tienes la opción de preguntar si esto es verdad o no".

"Afortunadamente han sido pocas las incursiones o filtraciones y habéis sido todos vosotros los que nos habéis protegido del terror", ha dicho Patricia, quien se ha mostrado consciente de que el caso de su hijo ha sido "muy mediático" y de que próximamente se levantará el secreto de sumario que pesa sobre las actuaciones, aunque aún así considera que "hay debates que deben de hacerse en el juzgado y no en la televisión, teniendo en cuenta que es un menor nuestro hijo y el 'pescaíto' de mucha gente buena".

Durante su lectura, ha solicitado evitar que trasciendan aspectos que "ya nada pueden hacer para devolverlo a nuestras vidas y que sin embargo causarían un dolor inmenso". "Espero y pido a Dios que este proceso se quede de puertas para adentro, en el juzgado, que es el lugar donde deben protegernos a todos y que la imagen de Gabriel, nuestro pescadito, no pueda verse deteriorada", ha manifestado.

Patricia, quien ha vuelto a agradecer las muestras de apoyo que no deja de recibir, ha señalado que su petición también va dirigida a proteger a los menores que viven con su recuerdo. "Su mejor amigo aún sueña y aún tiene miedo de dormir con la luz apagada", ha apuntado.

"No quiero ni imaginar cómo hubiera sido si la rabia y las circunstancias que se lo llevaron hubieran ocupado el pensamiento de todos lo que con vuestro amor nos estáis levantando", se ha dirigido la madre de Gabriel a quienes le mandan mensajes de afecto.

El juzgado acepta la personación

El Juzgado de Instrucción 5 de Almería ha aceptado la personación como acusaciones populares de las asociaciones 'Clara Campoamor' y Andaluza de Estudios Penales en la causa penal por la muerte violenta de Gabriel Cruz el pasado 27 de febrero.

El magistrado Rafael Soriano entiende, de acuerdo a los estatutos de ambas entidades aportados al juzgado, que concurre "interés en la defensa del menor" y remarca su especialización en asuntos penales, según han indicado fuentes judiciales.

El juez instructor ha acordado, asimismo, la prórroga por un mes más del secreto decretado sobre las actuaciones que se siguen contra la expareja del padre del niño, Ana Julia Quezada, de 43 años, por presuntos delitos de asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral.

El juez instructor tiene previsto tomar declaración este jueves a la hija de la autora confesa del crimen

Por otro lado, el juez instructor tiene previsto tomar declaración este jueves a la hija de la autora confesa del crimen. La testigo comparecerá presencialmente ante el magistrado Rafael Soriano y no lo hará por videconferencia pese a tener su residencia en Burgos, según han indicado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Esta ronda de testificales llega tras una primera tanda celebrada los días 10 y 19 de abril, y en la que participaron el exnovio de Quezada, con quien regentó un establecimiento hostelero ubicado en Las Negras después de que ambos decidiesen trasladarse desde la ciudad de Burgos en la que residían y al que intentó implicar colocando una camiseta del niño en las inmediaciones de la depuradora de Las Negras, un amigo de la pareja, una menor que es prima Gabriel Cruz y su madre.

En la segunda jornada prestaron declaración en calidad de testigos una amiga de Ángel Cruz, el padre de Gabriel, otra persona relacionada con su entorno, el jefe del parque de bomberos de Almería y un agente de la Policía Local de Níjar que confirmó que la zona donde se encontró la citada camiseta había sido registrada horas antes del presunto hallazgo sin que diera resultado alguno. Todos sin excepción se ratificaron en sus manifestaciones ante la Guardia Civil.

Al margen de la hija de Quezada, están citados como testigos un familiar de Ángel Cruz y otras dos personas relacionadas con su entorno. La hija de la autora confesa de la muerte del niño reside en Burgos y tendrá que responder previsiblemente sobre las conversaciones con su madre durante los 13 días en los que se prolongo la búsqueda de Gabriel.

Según trascendió tras la detención de Ana Julia en la Puebla de Vícar el 11 de marzo, cuando transportaba el cuerpo sin vida del pequeño en el maletero de su coche, la joven, de 24 años, sufrió una crisis de ansiedad por la que precisó atención hospitalaria.