Público
Público

Caso de La Manada Un agujero en el sistema de información del tribunal navarro dejó al descubierto la identidad de la víctima de La Manada

El fallo del TSJN permitió, durante más de una semana desde que se hizo pública la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra, acceder al documento original, en el que figuraban el nombre, apellidos y la fecha de nacimiento de la víctima. El Gabinete de Prensa del tribunal, ajeno al Gobierno navarro, distribuyó en su momento la sentencia a los medios

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

Protesta en las calles de València en contra de la sentencia de La Manada - EFE

Un agujero de seguridad en el sistema informático del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha dejado al descubierto los datos de la víctima de La Manada desde el mismo momento en que se publicó la sentencia hasta este sábado por la tarde en que finalmente el problema se ha subsanado. Esta brecha permitía descargarse la sentencia completa, que incluía los el nombre y apellidos de la joven, así como su fecha de nacimiento. Estos datos no figuraban en el texto de la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra que se distribuyó a los medios por el Gabinete de prensa del TSJN, ajeno al Gobierno foral.

Durante el juicio, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra había tomado todas las medidas necesarias para  proteger la identidad de la joven denunciante: la vista se desarrolló en su mayor parte a puerta cerrada, se oscurecieron las ventanas del tribunal para impedir cualquier filtración de imágenes y se habilitó una pieza separada del sumario que contenía los datos más sensibles.

Luego, la documentación que distribuyó el Gabiente de Prensa del TSJN el pasado 26 de abril, cuando se conoció el fallo, no contenía ningún dato sobre la víctima, pero sí información (como el Código Seguro de Verificación, ó CSV) que permitía el acceso a la sentencia completa que sí contenía datos personales de la joven.

Más de un semana estuvieron los datos desprotegidos, desde que el pasado día 26 de abril se hiciera público el fallo.

Durante los últimos días algunos foros y personas en redes sociales han compartido datos personales de la víctima, que incluía sus nombres y apellidos, así como fotos, imágenes de sus redes sociales y presuntas instantáneas de la violación. Este sábado, un par de medios online también distribuyeron datos y artículos en los que denigraban a la víctima y en los que se hacían eco de fotografías y vídeos. A pesar de que se barajó la posibilidad de que estos datos hubieran sido averiguados cruzando datos de la víctima aparecidos en algunos medios de comunicación, este fallo del Tribunal de Justicia de Navarra en proteger los datos de la víctima abre la puerta a otras interpretaciones

A pesar de la gravedad de los hechos, no fue hasta el momento en el que la noticia sobre la filtración de los datos víctima comenzó a circular por algunos medios de comunicación, cuando finalmente se tomaron las medidas para subsanarlo. Conocida la gravedad de los hechos, el Gobierno de Navarra se puso en contacto con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra y con su Gabinete de Prensa a los efectos de que se tomaran las medidas para su subsanación.

Desde el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Navarra aseguran que distribuyeron la sentencia con la información de la víctima "capada" para evitar filtraciones, pero que desconocían que existiera una vía por la cual se podía acceder a la sentencia original. 

Fuentes jurídicas conocedoras del caso han advertido que la víctima podría denunciar este hecho, dado que lo que se pretendía era abrir una pieza separada del caso para, precisamente, evitar filtraciones. 

Este sábado, la unidad de ciberdelincuencia de la Policía remitió al juzgado de guardia de Madrid, un informe completo con todos los datos de páginas y personas que han compartido información de la víctima de La Manada, por si fuera constitutivo de delito y por si fuera necesario decretar el cierre de alguno de esos espacios. 

(*) Fe de erratas:

Una primera versión de esta información atribuía, por error, al Gobierno de Navarra la responsabilidad en el agujero del sistema informático que permitía acceder a la sentencia completa del caso de La Manada, con todos los datos que identifican a la víctima. La responsabilidad de la publicación de la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra en los términos en que se hizo es del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, ajeno al Ejecutivo foral. El Gobierno navarro, al amparo de la Ley Orgánica 1/1982 reguladora del Derecho de Rectificación, ha solicitado la corrección de la información.