Público
Público

Caso Romanones La presunta víctima del padre Román: "Me violó y abusó de mí durante años"

El joven ha reconocido en el juicio que tardó en denunciar porque estaba anulado por el sacerdote, único procesado del caso Romanones. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Declaración de la víctima en el juicio del caso Romanones por presuntos abusos. EUROPA PRESS/Álex Cámara

Declaración de la víctima en el juicio del caso Romanones por presuntos abusos. EUROPA PRESS/Álex Cámara

El joven que denunció los abusos sexuales por parte del padre Román ha reiterado en la vista oral que sufrió violaciones y vejaciones durante años. D. R., de 27 años, ha dicho que tardó en denunciar porque estaba anulado por el sacerdote, único procesado del caso Romanones.

Lo ha hecho durante alrededor de cinco horas de declaración en calidad de testigo y en la tercera sesión del juicio. El padre Román se enfrenta en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada a la petición de nueve años de cárcel de la Fiscalía por un delito de abuso sexual con acceso carnal.

"Era como si perteneciera a una secta cerrada, virulenta, que él lideraba, asumiendo todos sus abusos", ha descrito en alusión al procesado.

Ha recordado que conoció al denominado clan de los Romanones cuando tenía unos siete años y se preparaba para hacer la primera comunión y ha recalcado que se decidió a formular la denuncia en la Fiscalía Superior por temor a que otros niños como su sobrino sufrieran abusos similares y para lograr justicia.

"Él -en referencia al padre Román- era capaz de hablar de amor fraternal en la homilía y por la noche estar violando niños, porque lo ha hecho", ha asegurado el joven denunciante, que ha asegurado en diferentes ocasiones que estaba "anulado" por el procesado y que era incapaz de tomar decisiones de forma independiente.

Al inicio de su declaración, el joven ha recordado que narró en una carta al papa su "calvario" y que el pontífice le llamó por teléfono para pedirle perdón en nombre de la Iglesia, tras lo que alertó al Arzobispado, responsable civil subsidiario en la causa, e inició contactos con el prelado Francisco Javier Martínez.

Según el denunciante, el arzobispo de Granada, que declarará esta semana, le dijo que no se preocupara porque "todo está en manos de la Virgen y ella se hará cargo".

Aunque el abogado de la defensa y la magistrada ponente han apuntado contradicciones temporales e imprecisiones, el joven que dice haber sufrido daño físico y psicológico ha reiterado que los abusos sexuales comenzaron en 2004, cuando tenía 14 años.

"Ya no puedo ir a misa porque me parte en dos, porque no puedo escuchar a un cura hablar del amor fraterno que me llevó a que me violaran y abusaran de mí", ha resumido el denunciante, que ha dicho que estaba anulado y ha comparado su incapacidad de decidir con el sentimiento de las mujeres que sufren violencia de género.

Pornografía homosexual

Ha asegurado que tanto en la casa parroquial como en la vivienda de Pinillos, de titularidad compartida entre el acusado y parte de los inicialmente investigados, se produjeron "cientos" de masturbaciones, que "nunca" tuvo cama propia y que "siempre" la compartía con Román y que se exhibía pornografía homosexual.

"No tengo capacidad de decisión y hago lo que me dicen", ha considerado el denunciante, que ha dicho que "me da igual que se le condene o se vaya a su casa porque es mucho tiempo, me supera" y que ha asegurado que otra joven cercana a la parroquia confesó haber mantenido relaciones sexuales con uno de los laicos del grupo.

Ha reconocido que fue condenado por una denuncia que interpuso contra él su exnovia, a la que no narró estos abusos, y ha dicho que mantenía el contacto con Román porque "era mi único referente, me manipulaba", por el miedo a ser expulsado del grupo y que fue "capaz de todo porque decía que era más que mi padre de sangre".

Ha negado un ánimo de venganza o de enriquecerse. Asimismo, ha asegurado que intentó evitar las penetraciones y los ha considerado "un grupo que están desequilibrados" capaces de todo, que tenían ascendencia sobre él, que lo subyugaron y sometieron.

Durante el interrogatorio, el joven se ha derrumbado en varios momentos y ha continuado su narración llorando, lo que ha motivado su salida momentánea de la sala en la que ha insultado a parte de los inicialmente investigados presentes en el juicio, que continuará mañana con la declaración de testigos.