Público
Público

Cassandra: "Por fin vuelvo a ser una persona inocente. Por fin puedo recuperar mi futuro"

La joven estudiante de Historia responde a las preguntas de 'Público' nada más conocer que su absolución por el Supremo  

Publicidad
Media: 5
Votos: 7

La joven de Águilas Cassandra Vera.- EFE

Cassandra Vera acaba de entrar por la puerta de su casa. Viene de hacer la compra. Suena el teléfono. Al otro lado de la línea está el periodista que firma este artículo. Se sienta en el sofá y atiende la llamada. "Cassandra, vamos a publicar en este momento la sentencia del Supremo sobre tu caso. Has sido absuelta", dice el periodista. La protagonista de la historia no da crédito. Ríe, llora o jadea. Es incomprensible al otro lado del teléfono. "Me acabas de quitar dos años de encima. ¡Qué liberación! ¿Pero es seguro?, pregunta". "Es seguro, tenemos la sentencia. Eres inocente". 

Dos horas después de esta primera llamada, Cassandra y este periodista vuelven a contactar vía telefónica. La joven de Águilas (Murcia) ha podido confirmar con su portavoz, Cristóbal Gázquez, la buena noticia.El Supremo la ha absuelto del delito de enaltecimiento del terrorismo por el que había sido condenada por la Audiencia Nacional. Es el fin de una pesadilla. Antes de esa llamada, Gázquez (BGD Abogadosexplica a Público que se trata de una sentencia histórica que "puede dar lugar a la doctrina BGD".

"Nosotros presentamos una alegación al Supremo basada más en un tono moral que jurídico. Expusimos que el Derecho no es así y que el delito de enaltecimiento del terrorismo no se creó para condenar a gente como Cassandra por hacer chistes. Lo justificamos explicando en la alegación quién es Cassandra, una estudiante de 22 años de Águilas que poco o nada puede tener contra Carrero Blanco, y que lo que hizo fue hacerse eco de bromas que se han hecho toda la vida y que han circulado boca a boca. Y esa frase viene en la sentencia", explica el abogado, que se muestra orgulloso "de haber conseguido una victoria en la batalla por la libertad de expresión".

Cassandra es muy consciente de esta batalla. Sabe que su caso era uno más entre una multitud de sentencias por enaltecimiento del terrorismo. En su primer tuit, de hecho, se acuerdo del rapero Valtonyc, condenado a tres años y medio de prisión. Pero es momento de disfrutar, al menos por unos instantes, de una victoria. Hacer chistes sobre Carrero Blanco no es delito. 

Se acabó el calvario, Cassandra. No ha enaltecido el terrorismo ni ha humillado a las víctimas. 

"La gente no puede tener miedo a la hora de expresarse"

Por fin. Han sido casi dos desde mi detención. Por fin se ha acabado esto. Por fin. Por fin vuelvo a ser una persona inocente, una persona que no tiene antecedentes, que no es culpable de humillar a las víctimas del terrorismo. Por fin puedo pensar en el futuro.

Dos años de pena de banquillo... 

Me enteré ocho meses antes de hacerlo público. Me lo callé y casi no se lo dije a nadie. Pero cuando recibí la acusación de la Audiencia Nacional, que me pedía dos años y medio de prisión, exploté y lo hice público. A partir de ahí... no esperaba el 'boom' que tuvo y la reacción de la sociedad. Recuerdo las primeras entrevistas que hice, que estaba muerta de miedo...

¿Por qué cree que su caso se hizo tan popular?

Creo que porque la sociedad se vio amenazada. Vieron que si una persona desconocida como yo podría verse involucrada en algo así... pues cualquiera podría verse también así. Es que esto le podía haber pasado a mucha gente. 

¿Y ahora cómo se siente?

Siento una liberación total y absoluta. Estaba medio tirada en el sofá y ha sido una sensación de alivio la que me ha inundado. Acababa de hacer la compra y ahí se ha quedado. Sin colocar. Desde que lo habéis publicado me han inundado los mensajes, las llamadas... y la verdad es que no doy abasto para contestar a todos. Creo que la pizza se me va a descongelar en el suelo (ríe).

También recibió muchos ataques. Y no sólo anónimos. Su vida, de repente, era juzgada en medios y redes

Sí. Recibí ataques de muchas personas con cero moral. Y la verdad es que no espero ninguna disculpa de ellos. Muchos de esos ataques eran desde el anonimato. Simplemente quiero disfrutar de esta buena noticia. Quiero seguir con mi vida y dejar todo esto atrás.

A pesar de su absolución, ha señalado en Twitter que España sigue teniendo un problema con la libertad de expresión...

"Que al menos todo esto sirva para que la gente no se autocensure y siga haciendo unos chistes que, por otro lado, son más viejos que el sol"

Hay que seguir luchando por la libertad de expresión, sí. La condena a Valtonyc me sigue indignando mucho. Es un chaval de mi edad, más o menos, que va a entrar a prisión. Me acuerdo de César Strawberry, que está esperando la respuesta del Constitucional. Y de otros raperos que han sido condenados por la Audiencia y de tantos y tantos tuiteros.

Ahora, por lo menos, sabemos que hacer chistes sobre Carrero Blanco no es delito.

¡Claro! Que al menos todo esto sirva para que la gente no se autocensure y siga haciendo unos chistes que, por otro lado, son más viejos que el sol. La gente no puede tener miedo a la hora de expresarse. Ahora sabemos que lo que yo dije está amparado por la libertad de expresión, tal y como dice el sentido común.

¿Volverá a hacer chistes sobre el atentado a Carrero?

Pues no lo sé, la verdad. Es un poco pronto (risas). Sé que los chistes que hice no son delito y que todo el mundo puede hacerlos sin miedo a ser condenado a prisión por eso. 

De momento, ya ha puesto un coche volando en tu primer tuit...

¡Pero eso es de una película! A mí me gusta mucho Harry Potter (risas).

¿Qué planes tiene para el futuro? Te han quitado la inhabilitación y podrías ser profesora... Pero veo también que está escribiendo y publicando mucho.

Sí. He escrito un relato que se ha publicado en un libro conjunto que se llama Cuadernos de Medusa, con la editorial Amor de Madrid. El libro recoge 15 relatos de 15 personas diferentes sobre feminismo y LGTBi. La verdad es que es muy bueno. También he escrito varios artículos de opinión.

Al menos, todo este calvario judicial ha tenido una pequeña parte positiva, que es que te ha dado la oportunidad de escribir y crear nuevas redes.

La verdad es que sí. Mi futuro ha cambiado. Ahora tengo mis estudios, que me dan la posibilidad de ser profesora, pero también todas estas cosas que me están surgiendo y que quiero aprovechar. Es el momento de recuperar mi futuro. Lo daba perdido y que veía que no iba a poder recuperarlo... ahora puedo. Hay luz.