Público
Público

El centro de acogida de Vigo toma nuevas "represalias" contra los denunciantes de maltrato infantil

Hogar San José, concertado por la Xunta, traslada a uno de los menores que vivía junto a sus cuatro hermanos a otra instalación. El joven, que también tiene prohibido comunicarse con su padre, asegura haber sufrido palizas y vejaciones por parte de sus cuidadores.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Fachada del Centro Caridad de Vigo-Hogar San José.

MADRID.- Hogar San José de Vigo, el centro religioso de acogida de menores investigado por la Fiscalía de Menores por maltrato infantil, ha tomado nuevas "represalias" contra uno de los internados que denunció las supuestas agresiones y humillaciones recibidas por parte de sus cuidadores. El centro, concertado por la Xunta de Galicia, ha decido sacar al joven del Hogar San José, donde vivía junto a sus cuatro hermanos, y trasladarle a otras instalaciones, a unos 30 kilómetros de distancia, según denuncia el padre.

El adolescente es uno de los menores que aparecen en el vídeo grabado por un psicólogo forense, del que Público se hizo eco a finales de octubre, en el que acusan a las monjas y educadores del Hogar San José de agredirles, insultarles y humillarles de manera continua. La dirección del centro comunicó al joven a finales de noviembre que iba a ser expulsado y que el motivo, según contó el menor a este diario, era haber salido en la grabación. La decisión se tomó justo cuando el vídeo fue publicado en un conocido programa matinal de una televisión nacional.

Ahora, la "amenaza" se ha hecho efectiva y el chico, de 16 años, ya ha sido trasladado al Centro de Menores Príncipe Felipe de Pontevedra, lejos de sus cuatro hermanos menores y de su progenitor, que ha presentado un escrito ante el Juzgado de Instrucción Nº5 de Vigo narrando los hechos. Según consta en otra denuncia, a la que ha tenido acceso Público, con fecha del 10 de diciembre, el joven manifestó que dos de las educadoras le amenazaron con enviarle a un "centro cerrado" en el que estaría "hasta los 18-21 años" y que "no iba a volver a ver a su padre".

Sin embargo, las "represalias por denunciar a los monjas" no han quedado ahí, se lamenta el progenitor en declaraciones a este diario. Le han prohibido cualquier tipo de comunicación, ni visitas ni llamadas telefónicas, con su hijo, que tuvo que insistir a los encargados del nuevo centro para que el menos avisaran al padre de su traslado. "Parece que estemos en una dictadura. O se hace lo que quieren las monjas o la Xunta o se toman represalias", subraya el padre denunciante.

El menor se había escapado en varias ocasiones del Hogar San José para "huir de sus maltratadores". Después de una de ellas, la Xunta decidió modificar el régimen de visitas a su padre, reduciendo de cuatro horas a una el tiempo de estancia semanal con sus hijos y convirtiéndolo en un vis a vis en un punto de encuentro vigilado, informa Juan Oliver. Uno de los hermanos, de 11 años, fue hospitalizado la semana pasada por las heridas sufridas tras escaparse también del centro, esta vez a través de una ventana y los tejados de las instalaciones. El niño se dirigió ensangrentado y con la ropa rota al restaurante que regenta su padre y, según contó, huía de una de las monjas que presuntamente le había amenazaba tras haberle zarandeado varias veces agarrándole del cuello.

El joven trasladado ha declarado en repetidas ocasiones su deseo de vivir con su padre y de no volver al centro. Así lo manifestó el pasado 7 de diciembre en una declaración ante la Fiscalía de Menores. En centros como el Hogar San José o el Príncipe Felipe residen, en régimen interno o de día, chicos y chicas cuya tutela recae en la Xunta de Galicia. Son instituciones privadas que mantienen un concierto con la Administración autonómica, a donde ésta deriva, a través de la Consellería de Política Social, a niños en situación de desamparo o en riesgo de exclusión porque sus familias carecen de recursos para mantenerlos. El padre, tras haber superado los problemas económicos que le obligaron a pedir ayuda, ha reclamado la custodia de sus hijos, pero ni la Xunta ni los tribunales a los que ha acudido se lo han concedido.

La Consellería de Política Social, que dirige el ex alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela (PP), se comprometió a abrir una investigación sobre el Hogar San José en septiembre pasado, tras tener conocimiento de la grabación con las denuncias. Pero hasta ahora no ha informado de conclusión alguna sobre el expediente, a pesar de que las denuncias han proseguido y de que han aparecido nuevas pruebas y testimonios que parecen avalar la versión de los niños.

La Fiscalía de Menores ha interrogado ya a varios chicos, padres y personal del centro, además de a varios adultos que estuvieron ingresados en el Hogar de San José en los años noventa, y que también denunciaron en Público haber sufrido entonces malos tratos similares. También ha interrogado a un técnico que trabajó en el centro hace diez años y que confirmó que entonces fue testigo de las mismas vejaciones de las que hablan los adolescentes.