Público
Público

Cerca de 280.000 personas obtienen ingresos a través de plataformas de economía colaborativa en Catalunya

Un informe de CCOO revela que la mayoría de los trabajadores vinculados a empresas de la era digital se bregan como autónomos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Trabajadores de Deliveroo se concentran en Francia. Archivo/AFP/JACQUES DEMARTHON

Los cambios en los patrones de consumo de la sociedad actual, sustentados en el auge de las plataformas de trabajo digital, traen consigo un maremágnum de precariedad y nuevas formulas de explotación, por el momento, difíciles de combatir.

Glovo, JustEat, Amazon, Cabify, Uber o Deliveroo son algunos de los nombres de las nuevas empresas de mediación que comienzan a ser noticia por sus constantes encontronazos con Inspección de Trabajo y la Justicia. Plataformas a las recurren cada vez más las clases obreras, tal y como demuestra el último estudio sobre las dimensiones de la economía colaborativa en Catalunya, donde el 5 % de la población —280.000 personas— trabaja para ellas.

El informe, apoyado en encuestas y en datos del informe Work in the European Gig Economy, revela una tendencia habitual en la que la cifra de hombres que trabajan para estas plataformas se sitúa por encima de la de las mujeres: el 62 por ciento frente al 38. El dato de mayor contraste surge al comparar las medias de edad de los trabajadores europeos con los catalanes. Tanto es así, que el porcentaje mayoritario de trabajadores catalanes tienen de media entre 30 y 40 años, mientras que en el resto de Europa son los perfiles más jóvenes los que acaparan un mayor número de puestos en este tipo de plataformas digitales. 

La edad de trabajadores para plataformas de la Gig Economy en Catalunya es superior a la de la media europea, según CCOO./ FREE RIDERS/Twitter

En cuanto a la situación laboral, la mayoría de los trabajadores (el 51 por ciento) se bregan en régimen de autónomo. Un porcentaje revelador si tenemos en cuenta las prácticas habituales que tienen muchas de estas empresas —hoy acorraladas por la justicia— a la hora de emplear falsos autónomos para incrementar sus beneficios. Sin embargo, el informe del sindicato no desvela porcentajes que aclaren el número de trabajadores en situación irregular.

No obstante, el informe ofrece algunos datos reveladores, ya que cerca del 60% de los trabajadores de estas plataformas digitales en Catalunya, reciben los encargos y y tareas a través de la propia empresa digital y no de un cliente directo. Esto tiene mucho que ver con las empresas de comida a domicilio en las que los encargos llegan a los repartidores a través de una aplicación de mediación.

Así mismo, de los trabajadores para la denominada economía de plataforma que se encuentran contratados por cuenta ajena, el 67% son indefinidos frente a un 21% en situación temporal.

Inseguridad e inestabilidad

Los datos de este informe pionero son reveladores, en tanto y cuanto Catalunya se dispone en España como uno de los centros neurálgicos de la economía colaborativa. Si bien es cierto que se requeriría un informe mayor para entender las nuevas dinámicas de explotación laboral a nivel nacional, Catalunya es un ejemplo adecuado a escala pequeña para comprender el impacto de la Gig Economy en todo el país.

Sólo el 32% de los 'crowd workers' consiguen más del 50% de sus ingresos a través de este tipo de plataformas

La inestabilidad y la insegurdad, escondidas en forma de flexibilidad laboral, son dos ingredientes clave para entender el carácter complementario de este tipo de empleos. Dicho de otro modo, en lineas generales, los trabajadores se ven forzados a tener otro empleo —sea en otra plataforma o en una empresa convencional— para alcanzar unos ingresos dignos. 

Partiendo de esta premisa, en Catalunya sólo el 32% de los crowd workers consiguen más del 50% de sus ingresos a través de este tipo de plataformas. Este sitúa a los trabajadores catalanes de la denominada economía colaborativa por encima de la media europea, sin embargo, todo se explica por los porcentajes de dedicación media.

Es decir, que un gran número de catalanes obtenga más del 50% de sus ingresos a través de trabajos de la era digital no se debe a que haya mayores salarios. Todo se debe a que los trabajadores catalanes dedican un mayor porcentaje de tiempo semanal a este tipo de empleos en comparación a la media europea.