Publicado: 03.11.2015 18:39 |Actualizado: 03.11.2015 18:39

Cesado el jefe de cirugía cardíaca del Vall d'Hebron que denunció muertes por recortes

Manuel Galiñanes sigue como médico adjunto del hospital, donde pasa consulta

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8
Comentarios:
Manuel Galiñanes, Nuria Rivas y David García-Dorado, del Hospital Vall d'Hebrón, de Barcelona./ DIARIO MÉDICO

Manuel Galiñanes, Nuria Rivas y David García-Dorado, del Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona./ DIARIO MÉDICO

BARCELONA.- El Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha cesado al hasta ahora jefe de Cirugía Cardiovascular del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Manuel Galiñanes, que denunció dos muertes por los recortes. Ha sido sustituido por el jefe clínico de este servicio, Albert Igual, quien ha asumido el cargo en funciones.

El relevo, que se efectuó este mismo lunes, se produce después de que Galiñanes denunciara el 28 de octubre ante el Síndic de Greuges y el Instituto Catalán de la Salud (ICS) la muerte de dos pacientes en verano debido a la reducción de las sesiones quirúrgicas.



El Vall d'Hebron ha argumentado que la marcha de Galiñanes se ha producido "a consecuencia de su renuncia para continuar el proceso de evaluación para renovar el cargo", lo que deben realizar todos los jefes de servicio cada cuatro años para mantener esta responsabilidad.

Fuentes cercanas al cirujano han explicado que Manuel Galiñanes sigue trabajando en el hospital y ocupa la posición de médico adjunto del centro, donde esta mañana se encontraba pasando consulta.


Cuando trascendió la polémica, la dirección del hospital desmintió "de forma rotunda" estos dos casos, anunció medidas legales, y atribuyó la denuncia a motivos personales del cirujano por no superar la evaluación interna del centro, a la que renunció voluntariamente.

Según explicó Galiñanes, en su servicio se llevaban a cabo 15 sesiones quirúrgicas —equivale a una operación pero pueden ser más— semanales, pero en julio y agosto las directrices cambiaron y solo se programaron dos o tres por semana.


El hospital replicó que no había lista de espera para estas intervenciones: pasaron de las 15 habituales, a 8-10 en julio y a 6-7 en agosto por el descenso de la actividad en vacaciones, y aseguró que estaban "sujetas a la demanda" y que un equipo multidisciplinar garantizó que ningún paciente quedara sin operar.

El Síndic de Greuges abrió una investigación sobre la cuestión, tras recibir la denuncia y la Conselleria de Salud y el hospital le enviaron toda la documentación relativa al asunto para esclarecer los hechos con celeridad.