Publicado: 04.07.2016 12:33 |Actualizado: 04.07.2016 12:33

Marea Granate denuncia que las cifras de emigración quintuplican a las ofrecidas por el INE

El colectivo señala que no se han contabilizado los registros temporales en los consulados ni las altas en la seguridad social de otros países.

Publicidad
Media: 4.47
Votos: 15
Comentarios:
Marea Granate denuncia que las cifras de emigración quintuplican a las ofrecidas por el INE. EFE

Marea Granate denuncia que las cifras de emigración quintuplican a las ofrecidas por el INE. EFE

BERLÍN.- Marea Granate denuncia que en los datos ofrecidos esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre las personas que emigraron en 2015 sólo se han cuantificado a los inscritos como residentes permanentes en los consulados. La cifra ofrecida por el INE señalaba que habían emigrado casi 100.000 personas el año pasado, la cantidad más alta desde que empezó la crisis. La recopilación de las cifras se hace en base al Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE), que recaba las nuevas inscripciones pero también anota los nacimientos en el exterior.

Estos datos han sido confrontados por Marea Granate, colectivo transnacional formado por emigrantes, con las estadísticas oficiales ofrecidas por doce países. El resultado ha sido sorprendente: en todos ellos las cifras no coinciden y la emigración española es hasta cinco veces superior a la aportada por el INE. Las cifras del instituto nacional de estadística son, por tanto, inexactas. Este es el caso de Irlanda y Reino Unido.



En el primero, las estadísticas oficiales dicen que se registraron 4.351 españoles nuevos en 2015, mientras que las ofrecidas por el INE hablan tan sólo de 839. Otro de los que más resalta es Reino Unido, donde el desfase en las cantidades pasa de los 50.028 ofrecidos por las instituciones británicas a los 11.182 recogidos en el PERE. Según Marea Granate, esta diferencia se debe a que no se contabilizan los inscritos en el consulado como residentes temporales (ERTA), pues ésta suele ser la inscripción habitual al llegar. Muchos emigrantes se registran bajo esta modalidad, válida sólo para un año, con la que puede solicitarse el voto desde el exterior.

La inscripción ERTA no sienta baja automática en el padrón (como sí ocurre con la permanente), por lo que se puede continuar figurando como residente en España a pesar de constar en el registro consular. Otra variable no calculada son quienes no se inscriben en los consulados pero que sí figurarán en todos los casos en las cifras de la seguridad social de cada país. Un dato en el que coinciden el INE y Marea Granate es en señalar que la emigración aumenta exponencialmente y se mantiene esta tendencia cuanto más tiempo pasa. Crece también la natalidad en el exterior. Los nacimientos de hijos de españoles aumentaron en 2015 más de un 4 %, mientras que en España se produce actualmente un saldo negativo, pues los fallecimientos superan ya a los alumbramientos.

María Almena, activista de Marea Granate, explica que “en Reino Unido estos resultados se producen debido a que sólo hay dos consulados y, con los recortes, el de Londres está masificado. En Irlanda, sin embargo, las dificultades para acceder a la tarjeta sanitaria irlandesa provocan que mucha gente no quiera arriesgarse a perder la sanidad española (puede ocurrir si se realiza el registro permanente en el consulado) y por eso deciden no registrarse”.

A pesar del aumento continuado de las cifras, las instituciones en el exterior cuentan con pocos planes para dar respuesta a toda esa emigración, ya que el presupuesto se ha ido reduciendo según avanzaban las legislaturas. A la perplejidad de que el INE no contraste las cifras de los consulados con las de las instituciones locales, el llamado método de triangulado de datos, se une el hecho de que desde el gobierno se ha ignorado sistemáticamente que el problema de la emigración no es simplemente demográfico, sino también económico y social.

La dificultad del 'voto rogado'

“La situación de la emigración forzada es absolutamente insostenible, urge parar esta sangría. No se puede seguir con este discurso negacionista, necesitamos que se elimine la precariedad y se cree trabajo público de calidad allí, además de garantizar los derechos de los que estamos fuera. Se limitan nuestros derechos en cuanto a participación electoral, sanidad, fiscalidad, nacionalidad o educación, por ejemplo. Se está violando el estatuto de la Ciudadanía en el exterior y borrando del mapa a millones de personas con este tipo de políticas”, cuenta María.

Otro de los ejemplos con los que Marea Granate muestra cómo se infravalora a la población emigrada se produjo el pasado 26-J cuando, al realizar el escrutinio de votos y sin haber recontado los procedentes del exterior, se anunció que habían sido escrutados el 100 % de los sufragios emitidos. Con el conocido como “voto rogado”, proceso por el que se solicita el voto desde el exterior, muchos emigrantes tienen dificultades para votar debido a motivos como problemas en el registro, que no les lleguen las papeletas, defectos en las mismas o si los votos emitidos desde los consulados no llegan a España.

Por eso Marea Granate pide que se faciliten las inscripciones consulares, que dejen de suponer una pérdida de derechos y el contraste de las cifras por parte del INE con las instituciones locales. Reclaman que urgen políticas encaminadas a revertir la situación “de huída” de España para así poder facilitar el retorno.