Público
Público

Cinco años y medio de prisión por arrojar gasolina a una mujer y prenderle fuego

El presidente del tribunal adelanta el fallo de la sentencia, tras un acuerdo de conformidad alcanzado entre las partes, que se han comprometido a no recurrir la resolución judicial, que cobrará así firmeza.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

016

La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a cinco años y medio de prisión a un hombre, M.J.C., por un delito de lesiones y otro de amenazas al arrojar gasolina a una mujer y prenderle fuego con un mechero, lo que causó quemaduras de segundo y primer grado a la víctima.

El presidente del tribunal ha adelantado el fallo de la sentencia, tras un acuerdo de conformidad alcanzado entre las partes, que se han comprometido a no recurrir la resolución judicial, que cobrará así firmeza.

En concreto, la Audiencia ha impuesto cuatro años y medio de cárcel al acusado por un delito de lesiones y un año de prisión por amenazas condicionadas, además de quince años y seis meses de alejamiento de la víctima a menos de quinientos metros, de su domicilio y su lugar de trabajo, y la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio.

Ha establecido además el pago de una indemnización de 23.000 euros a la mujer y 663,59 euros al servicio de Sanidad de Castilla y León, Sacyl, y ha considerado la circunstancia agravante de alevosía.

Los hechos por los que iba a celebrarse la vista oral, que no ha llegado a desarrollarse ante el acuerdo alcanzado, ocurrieron sobre las 21.15 horas del 16 de octubre de 2016 cuando el encausado se encontraba dentro de su vehículo, estacionado en un aparcamiento del municipio vallisoletano de Robladillo de Simancas, según las conclusiones del ministerio público.

Se desató entonces una discusión con una mujer que se encontraba también el coche y le dijo que tenía gasolina, que estaba pensando en quemarla y que saliera del vehículo porque se iba.

Sin embargo, cuando ella se encontraba fuera del turismo, "inopinadamente" le arrojó gasolina que tenía en una botella, le cayó en el pantalón y el supuesto autor le prendió fuego con un mechero sin que la víctima pudiera evitar que el pantalón empezara a arder.

La mujer se tiró al suelo, rodó y se quitó el pantalón para no quemarse más, mientras el acusado la seguía con el vehículo, al parecer "para ver cómo se quemaba".

Como consecuencia del incidente, la víctima sufrió quemaduras de segundo y primer grado, de las que tardó en curar 48 días impeditivos, además de padecer como secuela un área cicatricial en la región posterior de un muslo de 32 por siete centímetros y una pequeña lesión eritematosa residual en un dedo de una mano.

Antes de marcharse, el acusado supuestamente dijo a la víctima que como le denunciara la mataba y buscaba la "ruina" a ella y a su familia, detallan las conclusiones del fiscal.

Las penas solicitadas por el ministerio público antes de que las partes llegaran a un acuerdo consistían en seis años de prisión por un delito de lesiones, y un año y medio de cárcel por amenazas, además de considerar la circunstancia agravante de alevosía.