Público
Público

Condena a Gas Natural Gas Natural, condenada a indemnizar a las víctimas de una explosión en Palencia 11 años después de la tragedia

Nueve personas murieron y 35 resultaron heridas. Cientos de vecinos perdieron sus casas. Más de una década después, la jueza da la razón a las víctimas, que nunca creyeron que la deflagración fuera provocada por una bombona de gas, como defendió siempre la compañía

Publicidad
Media: 4
Votos: 7

Los equipos de emergencia, en el lugar de la explosión de gas ocurrida en la calle Gaspar Arroyo de Palencia el 1 de mayo de 2007, en la que murieron nueve personas. EFE/Archivo

El 1 de mayo de 2007 una gran explosión convirtió la calle Gaspar Arroyo de Palencia en un montón de escombros. El edificio número 4 se desplomó a los pocos minutos y los dos bloques colindantes tuvieron que se demolidos. Nueve personas perdieron la vida y 35 resultaron heridas. Más de un centenar de vecinos perdieron sus casas. La onda expansiva fue tan grande que afectó a centenares de viviendas cercanas.

El golpe fue tremendo, pero a los cuatro días, José Luis Ainsúa, uno de los afectados, convocó una asamblea en la casa de la cultura de la ciudad con dos objetivos: lograr la reconstrucción de las viviendas y esclarecer los hechos. Así nació, esa misma tarde, la Asociación de Víctimas de Gaspar Arroyo, una pequeña comunidad que ha conseguido ganar la batalla al gigante Gas Natural, a quien responsabilizaron desde el principio de la catástrofe.

"El barrio quedó que parecía Irak tras un bombardeo y eso no lo hace una bombona"

Una válvula mal colocada tras unas obras en el barrio hizo que se fuera acumulando gas en la escalera del edificio hasta que se produjo la deflagración. La versión de Gas Natural fue, desde el principio, que la explosión se debía a una bombona de butano. "Seremos de provincias pero no somos tontos. El barrio quedó que parecía Irak tras un bombardeo y eso no lo hace una bombona".

Once años después de comenzar la pelea, el juzgado de Instrucción Número 1 de Palencia les ha dado la razón y la compañía energética —junto a la aseguradora Mapfre— tendrá que indemnizar con casi siete millones de euros a las víctimas. "Me da mucha lástima que muchos de los afectados no estén vivos para conocer la sentencia", lamenta el presidente de la asociación, que se muestra satisfecho con la decisión de la jueza, aunque incide en que "ningún dinero es comparable a una vida humana".

Archivada la causa penal en 2010

También le duele a Ainsúaque la victoria haya sido parcial. "Presentamos hace once años una demanda por lo penal, pero inexplicablemente fue archivada en 2010. Por lo civil tenemos indemnizaciones, pero por la otra vía habríamos tenido condenas", argumenta.

El problema de denunciar por la vía civil es, explica el presidente de los afectados, que había que hacer demandas individuales, lo que redujo el número de demandantes. "De 200 afectados que éramos en la vía penal quedamos unos 80 en la vía civil, porque al fin y al cabo, habíamos conseguido que se reconstruyeran las casas", dice. Pero Ainsúa, exdiputado de Ezquer Batua en el Parlamento Vasco, ha querido "mantener viva la llama durante todo este tiempo" para que Gas Natural "no consiguiera lo que ha querido e intentado siempre, que el caso se olvide y se entierre", apunta. "Nos hemos reunido hasta con el Papa, literalmente", explica.

"La compañía dijo que la explosión se produjo en la casa de una familia que ni siquiera tenía gas"

La jueza estima en la sentencia que no existen pruebas de que el motivo de la explosión se debiera a una bombona de butano, como defendía Gas Natural, y entiende que la causa principal fue una fuga en la instalación y en concreto en la válvula de acometida al edificio número 4 de la calle Gaspar Arroyo. "La compañía dijo que la explosión se produjo en la casa de una familia que ni siquiera tenía gas", subraya el afectado.

Pidieron todo tipo de pruebas, informes a la Policía Judicial, a la Policía Científica, al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial e, incluso, al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CESIC). "Todos los informes apuntaban a la válvula y decían que era imposible que esa explosión fuera resultado de una bombona", relata Ainsúa.

La jueza es clara en su sentencia: "Ni que decir tiene que el equipo de intervención de Gas Natural tuvo un claro objetivo, exonerar a la empresa de toda responsabilidad", y añade que "lejos de mostrar una mayor cautela, debemos presumir que la actuación de los responsables de Gas Natural se caracterizó por ser negligente y pasiva, tal y como se puede deducir de sus declaraciones en el acto de la vista".

Gas Natural recurrirá

Para Ainsúa, lo más lamentable de todo el caso es que Gas Natural vaya a recurrir la sentencia ante la Audiencia Provincial. "Gas Natural se ha reído de nosotros durante once años. Espero que no siga quedando en ridículo con los recursos. Llevamos once años esperando el pésame a las víctimas. Creo que un recurso demostraría que son un empresa solidaria".

También echa en falta Ainsúa que "el caso no haya trascendido más allá de Palencia", pero está satisfecho de que, a veces, la Justicia condene "incluso a una compañía con políticos del PP y del PSOE en su consejo de administración".