Público
Público

Violencia machista Condenado por coaccionar a su pareja con una foto en la que aparecía semidesnuda

El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería ha condenado a dos años de prisión por delitos de malos tratos, amenazas y coacciones a un hombre que controló, aisló y menospreció a su pareja, a la que amenazó con enseñar a sus padres y amigos una fotografía en la que salía semidesnuda.

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 7
Comentarios:

El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería ha condenado a dos años de prisión por delitos de malos tratos, amenazas y coacciones a un hombre que controló, aisló y menospreció a su pareja, a la que amenazó con enseñar a sus padres y amigos una fotografía en la que salía semidesnuda. La sentencia, dictada por conformidad, recoge que el acusado, B.E.A., mantuvo una relación sentimental con la víctima entre febrero de 2014 y marzo de 2016, si bien no llegó a convivir con ella en el domicilio que la mujer tenía en la comarca del Poniente almeriense.

Sin embargo, la juez sostiene que el condenado tuvo hacia su pareja una actitud "controladora, de aislamiento y de propiedad hacia ella". Así, por ejemplo, tras convencerla para que le enviase unas fotografías en las que aparecía desnuda de cintura hacia arriba, estuvo "todo el tiempo" intimidándola con enviarlas a sus padres y amigos. De esta forma logró que la mujer tuviera que retomar la relación en varias ocasiones, le diera dinero e hiciera lo que le pedía, además de conseguir aislarla para que no contara nada a nadie.

Asegura la magistrada que B.E.A. ha usado de forma reiterada violencia física y psíquica contra la víctima, a la que prohibió contactar con sus amistades, le vigilaba las redes sociales y borraba las cuentas que tenía en las mismas. Añade que llegó a romperle en varias ocasiones el teléfono móvil para que tuviese que cambiar de número y no pudiese contactar con sus amistades; que la menospreciaba con diferentes insultos y la zarandeaba con fuerza y cogía por las muñecas en sus enfados.

La juez relata cómo en concreto entre finales de julio y mediados de agosto, una vez rota la relación, B.E.A. comenzó a enviarle a la mujer mensajes a través de la aplicación WhatsApp en los que le decía que se iba a "enterar" y a "arrepentir" si la veía, a la vez que le exigía dinero, que fuera a verlo y que le dijese dónde estaba. Todos estos hechos han producido en la mujer sintomatología depresiva leve ansiosa elevada que aconsejan su seguimiento y tratamiento psicológico a medio plazo.

Por ello, B.E.A. ha sido condenado por delitos de malos tratos habituales, amenazas y coacciones, todos ellos en el ámbito de la violencia sobre la mujer, a penas de un año, medio año y seis meses, respectivamente. No obstante, se ha suspendido la ejecución de las penas privativas de libertad durante tres años a condición de que no delinca durante este periodo. Además se le ha impuesto la prohibición de comunicarse por cualquier medio o aproximarse a menos de 500 metros durante once años a su expareja, a la que además tendrá que abonar una indemnización en concepto de responsabilidad civil de 5.000 euros.