Publicado: 19.01.2016 19:15 |Actualizado: 31.01.2016 18:19

Condenado por maltrato un hombre que obligó a su mujer a comer de la basura

El acusado llevaba casado 14 años con la víctima y había tenido "un comportamiento violento, insultante y agresivo de forma continuada contra ella, haciéndola objeto de numerosas humillaciones de toda índole", a veces en presencia de sus dos hijos menores

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Imagen contra la violencia de género

Imagen contra la violencia de género

ALMERÍA.- El Juzgado de lo Penal número 2 de Almería ha condenado a un hombre a una pena de un año y nueve meses de prisión por maltratar a su mujer, a la que amenazó en diversas ocasiones y llegó a obligar en una ocasión a comerse la comida que había tirado a la basura.

La sentencia señala que Juan P.R., que llevaba casado 14 años con la víctima, había tenido desde 2010 "un comportamiento violento, insultante y agresivo de forma continuada contra ella, haciéndola objeto de numerosas humillaciones de toda índole", a veces en presencia de dos hijos menores



El condenado, que "controlaba todo lo que hacía su esposa", le dijo en varias ocasiones "que la tenía que matar, que le iba a quitar a los niños" y la obligaba "a hacer cosas que no quería por temor a que cumpliera las amenazas vertidas... como que escribiera una carta en la que confesaba que le era infiel", según recoge la sentencia.

Todo esto provocó en la mujer "una grave afectación en su vida cotidiana, dando lugar a que sufriera una depresión grave".

Según la sentencia, un día de agosto de 2014, al ver que la mujer tiraba a la basura su comida, "la obligó a que la recogiera y se la comiera, sin dejar su actitud humillante y violenta".

La sentencia, dictada por conformidad de las partes, apunta que en el momento del reconocimiento forense, la mujer presentaba diversas contusiones, además de "elevada ansiedad, ánimo depresivo, sentimiento de infravaloración, autoculpa y dependencia emocional".


016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.