Publicado: 12.11.2015 10:51 |Actualizado: 12.11.2015 13:19

Condenados a 18 años de prisión los padres de Asunta

El juez ve probado que Basterra "mintió" y fue a Teo y que los datos "evidencian" con "certeza" la implicación de ambos

Publicidad
Media: 2
Votos: 3
Comentarios:
Rosario Porto durante su declaración ante el juez

Rosario Porto durante su declaración ante el juez y detrás, Alfonso Basterra, ambos condenados a 18 años de prisión. 

SANTIAGO DE COMPOSTELA.-  Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres adoptivos de la niña Asunta, que falleció hace más de dos años, han sido condenados a 18 años de prisión.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado que la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, ha condenado a ambos por un delito de asesinato con la concurrencia de la agravante de parentesco.

El jurado popular había coincidido el pasado 30 de octubre, por unanimidad, en que la abogada Rosario Porto y el periodista Alfonso Basterra son culpables del asesinato de su hija adoptiva Asunta, la cual fue encontrada sin vida en una pista forestal coruñesa en la madrugada del 22 de septiembre de 2013.

El dictamen se basó entonces en que los dos acusados mataron a la pequeña de 12 años dando cumplimiento a un plan "concordado" entre ambos.

Los cinco hombres y cuatro mujeres que integraron este órgano del jurado popular coincidieron en que la víctima no tuvo posibilidad alguna de defenderse. También en que no encontraron "hechos no probados" y en mostrarse, asimismo, no favorables al indulto y tampoco a la suspensión de la pena.

Rosario Porto y Alfonso Basterra fueron encarcelados en el penal coruñés de Teixeiro prácticamente desde el inicio propio de la investigación, muy pocos días después del trágico fallecimiento.

Ambos, durante su declaración en esta vista oral, se esforzaron en transmitir que ellos no habían tenido nada que ver con el desenlace de esta menor, que era lo que más querían, y en decir que no sabían quién le pudo administrar Lorazepam, un ansiolítico que la autopsia reveló como existente, en altas dosis, en el cuerpo inerte de la niña.



Resultados de la autopsia

Asunta Basterra falleció entre las 16.00 y las 20.00 horas del día 21 de septiembre de 2013 por asfixia, sofocada con un objeto "blando y deformable", según recoge la autopsia, que determinó también que no había sido agredida sexualmente. En el momento de su muerte, además, tenía en su organismo una dosis "tóxica" de lorazepam (principio activo del Orfidal) que anuló su capacidad de defenderse.

En un momento próximo a su muerte (inmediatamente antes o después) el cuerpo de la niña fue atado y posteriormente trasladado a una pista forestal del lugar de Feros, donde fue "colocado" en el talud de una cuneta. Dos hombres que circulaban por la zona la encontraron pasadas las 1.00 horas del día 22.

Los análisis toxicológicos permitieron determinar que Asunta había sido sedada de forma continuada con dos benzodiacepinas en los tres o cuatro meses anteriores a su muerte, en los que registró varios episodios en los que acudió a clase con síntomas de somnolencia.

Basterra "mintió": los datos "evidencian" con "certeza" la implicación de ambos

El magistrado Jorge Cid Carballo, presidente del Tribunal del Jurado en el caso por el asesinato de la niña Asunta, considera probado que sus padres, Alfonso Basterra y Rosario Porto, asfixiaron a la niña tras sedarla el 21 de septiembre de 2013 en el marco de un plan acordado, una cuestión que "evidencian" los datos recabados durante el juicio y que permiten llegar a la "certeza" de la implicación de ambos en el crimen.

Así lo recoge la sentencia emitida este jueves por la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, en la que, entre otras cuestiones, Cid Carballo asegura que Alfonso Basterra "mintió" al decir que se había quedado toda la tarde en su domicilio, lo que califica como una "coartada falsa".