Publicado: 07.07.2016 13:43 |Actualizado: 07.07.2016 13:45

Condenan a un hombre a 25 años de cárcel por degollar y apuñalar 30 veces a su expareja

Al acusado se le estima las circunstancias agravantes de ensañamiento y parentesco en el delito de asesinato, según la sentencia.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

MÁLAGA.- Un hombre ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Málaga a 25 años de prisión por degollar y apuñalar 30 veces a su expareja, una profesora de inglés de Torremolinos (Málaga) y natural de Aranda de Duero (Burgos), el pasado 5 de marzo.

Al acusado se le estima las circunstancias agravantes de ensañamiento y parentesco en el delito de asesinato, según la sentencia. El hombre mantuvo una relación sentimental durante siete años con la profesora de inglés, la cual finalizó a instancias de ésta a finales de 2013.



Sobre las 16:00 horas del 5 de marzo de 2014, el procesado se personó en la vivienda de ella provisto de un cuchillo que había adquirido poco antes con la intención de acabar con la vida de la mujer, y tras discutir con ella le asestó una primera puñalada en el cuello. Seguidamente, "a pesar de los ruegos de la víctima", el acusado le clavó el cuchillo en otras 30 ocasiones, dirigiendo el arma a la cabeza y al cuello de la misma.

En la sentencia se destaca que la agresión comenzó cuando el acusado "de manera sorpresiva y sin mediar palabra" apuñaló a la víctima, que no pudo defenderse debido a que estaba parcialmente girada y a lo sorpresivo del ataque.

En los hechos probados se señala el agresor "pretendía no solo causarle la muerte sino también, de manera deliberada, producirle un sufrimiento adicional de carácter físico y moral".

Antes de marcharse de la vivienda, el acusado se apoderó del teléfono móvil de la víctima por lo que también ha sido condenado por una falta de hurto a ocho días de localización permanente.

El pasado mes, un jurado popular lo declaró culpable por unanimidad y estimaron las circunstancias agravantes de alevosía y ensañamiento. Durante el juicio, el acusado negó que quisiera asesinarla y dijo que tras la ruptura estuvo inmerso en una depresión en la que solo pensaba en suicidarse porque no tenía ganas de vivir y que tras sufrir un infarto se puso mucho peor.

La víctima, de 47 años y natural de Aranda de Duero (Burgos), era profesora de inglés en el colegio Mar Argentea de Torremolinos (Málaga) y había mantenido una relación sentimental con el agresor durante siete años, relación que habían dejado tres meses antes del crimen.

016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.