Público
Público

Congreso Periodismo Digital Ana Pardo de Vera: “La movilización del 8M demuestra que estamos en un cambio de ciclo”

La directora de 'Público' reivindica en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca la labor del periodista entre los hechos y la audiencia y aboga por que los medios se comprometan para aislar las ‘fake news’ y desprestigiar a quienes las emiten

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La directora de 'Público', Ana Pardo de Vera, durante su intervencion en el Congreso de Periodismo Digital, en Huesca.

“Las mujeres no debemos conformarnos con que el Estado vaya a solucionar la brecha salarial o el techo de cristal”, ha asegurado este jueves la directora de Publico, Ana Pardo de Vera, que participó junto con la directora de Huffington Post, Montserrat Domínguez, la delegada de ElNacional.cat en Madrid, Estefanía Molina, y Enric Sierra, de La Vanguardia, en la mesa redonda Periodismo político con Catalunya al fondo, moderada por Jesús Maraña, director editorial de Infolibre, en el XIX Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

“Estamos en un momento de cambio de ciclo y la movilización de hoy, ajena a los partidos, lo demuestra”, señaló Pardo de Vera.

Pese al título de la mesa, la movilización del 8M centró buena parte del debate, en el que Domínguez calificó de “emocionante y sobre todo impresionante” el hecho de “por primera vez y sin el concurso de sindicatos y partidos políticos, que son estructuras principalmente masculinas”, se haya podido impulsar una movilización de la magnitud que tiene este 8M.

Sierra, por su parte, la consideró como “un salto” para el que “una de las explicaciones es que los medios nos hemos implicado”, mientras que Molina pidió “más ambición” a las mujeres. “A menudo está mal visto que una mujer quiera quedar lejos. Debemos luchar por eso con acciones individuales, y lógicamente que haya un sistema político que acompañe”, dijo.

“Política es todo, incluso el aire que respiramos”

La directora de Publico reivindicó la labor de los periodistas como intermediarios entre las fuentes y los hechos, por una parte, y la audiencia, por otra, especialmente en una época como la actual, en la que ha aumentado el interés por ella. “Política es todo, incluso el aire que respiramos depende del ayuntamiento que gestiona”, señaló, al tiempo que abogaba por tratar la información de esa área con un “enfoque por encima de los partidos” para abordarla “desde el punto de vista de su influencia en la gente”, algo que se refleja en la evolución creciente de la audiencia.

Tanto Sierra, que sitúa la emergencia del interés por la política en las movilizaciones del 15-M, y como Molina realizaron un análisis similar. El primero se mostró partidario de abordar la información política “adelantándose a la agenda, con mucho análisis y mucha anticipación”, mientras que la segunda llamó la atención sobre la “brecha generacional en la que la gente más joven tiene mayor interés por la política; quiere tener información y la política ya no es algo malo de lo que hay que huir” como ocurría en generaciones de mayor edad. “Llevamos año y medio con un frenesí en el que la política es lo que centra la atención de los lectores”, añadió el primero.

En esa fase ha sido clave el procés catalán, que los medios abordaron sin haber “llegado al fondo de la cuestión antes de que estallara”, anotó Ana Pardo de Vera, en referencia al desconocimiento de las estructuras sociales y políticas de Catalunya. “Nos cogió de forma imprevista”, indicó. Y a eso se le sumó el hecho de que, al socaire del conflicto soberanista “surgieron otros debates, como la politización de la justicia o el problema de los periodistas que iban allí y no podían informar”.

Todos los participantes en la mesa coincidieron en que los medios se alinearon con determinadas posiciones políticas en el conflicto catalán, y también en intentar explicar cómo hay que diferenciar líneas editoriales y coberturas informativas.
Domínguez, para quien “hay medios que han actuado al servicio de una bandera”, señaló cómo “puedes ser absolutamente crítico con la maraña de mentiras de los políticos del ‘procés’, y eso no impide que seas crítico con el Gobierno de Rajoy o con la prisión preventiva de los políticos”, mientas que Sierra consideró “una evidencia” el hecho de que “en España los medios de comunicación han tomado partido” por alguna de las posturas en relación con el ‘procés’ catalán.
“Ha sido un conflicto bélico en el fondo”, anotó Molina, en el que “los medios se han ido alineando con una u otra posición y la línea editorial lo ha condicionado todo”.
Aislar las ‘fake news’ y desprestigiar a sus autores

La directora de 'Público', Ana Pardo de Vera, durante su intervencion en el Congreso de Periodismo Digital, en Huesca.

Los cuatro ponentes coincidieron también en rechazar los planes del Gobierno español ante las fake news y el tratamiento del anonimato y los pseudónimos en las redes sociales, que Maraña planteó como “obsesión por legislar”.

“Me temo lo peor con lo que se está oyendo sobre el anonimato”, indicó Pardo de Vera, para quien el trabajo de combatir la difusión de noticias falsas compete a los periodistas, los medios y las plataformas de las redes sociales. “Hemos de apartar completamente a la política de este tema, porque si no estamos perdidos”, anotó. “La fake new es una mentira periodística, y hay que buscar fórmulas para que su rectificación sea más potente que su difusión –dijo-. Ese es el gran reto, que la fake new sea aislada y que su autor quede deprestigiado”, añadió.

Ese debate suele provocar sarpullidos en el gremio de los informadores, reacio a la autocrítica. Pardo de Vera consideró “conveniente, en el momento en el que estamos, que el periodismo vigile al periodismo” y abandone el ‘perro no come carne de perro’. “El problema de las fake news no son tanto los medios sino los medios que las fabrican”.

Domínguez, por su parte, llamó la atención sobre el poder de difusión de los medios digitales y las redes sociales, cuya potencia es una de las principales preocupaciones del Gobierno, con un ejemplo reciente: “la teoría conspiratoria del 11-M fue una gran fake, pero no tenía el poder de penetración de lo digital”.

En este sentido, consideró que a las redes “se les puede exigir una responsabilidad, pero no un tribunal”. “No se puede crear un tribunal orwelliano de la verdad”, añadió Molina, para quien “eso es muy peligroso”. Especialmente en un país como España, donde “el periodismo es interpretativo y se dan distintas interpretaciones de unos mismos hechos” a diferencia del anglosajón.

Un momento de lucha por la igualdad

El congreso prestó atención desde su inauguración a la movilización de las mujeres en el 8M. José Luis Trasobares, presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón, una de las entidades que impulsan el congreso, se refirió a la jornada como “momento de lucha por la igualdad” en la sociedad y especialmente en los medios, en los que el 60% de ellas reciben sueldos inferiores a 1.500 euros, un 30% mujeres trabaja con contrato temporal, el paro femeinino alcanza el 63,8%, la mitad sufre violencia de género y menos de un 20% ocupa cargos directivos.

El premio Blasillo, bautizado así en recuerdo del personaje del recientemente fallecido humorista Antonio Fraguas Forges para premiar el ingenio en internet, ha recaído este año en la revista Píkara Magacine por “aunar perspectiva de género, ingenio y rigor informativo”.

Por su parte, Nacho Carretero, autor del libro ‘Fariña' secuestrado por orden judicial por sus alusiones a un alcalde gallego investigado en su día por sus vínculos con el narcotráfico, dedicó el premio José Manuel Porquet a sus compañeras de profesión.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, durante la sesión de apertura del Congreso de Periodismo Digital, en Huesca

Por último, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, destacó la “importancia y trascendencia de una jornada que tiene visos de convertirse en histórica”. “Estamos asistiendo a un cambio de época”, señaló, ante la evidencia de “la irrupción plena de la mujer en el mundo en todas sus facetas”. “El mundo no puede despilfarrar la enorme aportación de talento que supone para nuestra sociedad la irrupción de la mujer”, añadió.