Público
Público

El Consejo de Europa da un toque de atención a España por las condiciones en las que expulsa a los inmigrantes

El Comité para la Prevención de la Tortura del organismo europeo emite un informe tras asistir a un vuelo de deportación el pasado mes de febrero y denuncia que los deportados no pudieron hablar con un abogado y fueron avisados con sólo 12 horas de antelación de su expulsión.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Inmigrantes en un CIE de Melilla. EFE

Inmigrantes en un CIE de Melilla. EFE

ESTRASBURGO—. El Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) del Consejo de Europa consideró hoy "inadecuado" notificar solo 12 horas antes a un inmigrante que va a ser deportado, tal y como sucedió en un vuelo en España al que este organismo asistió como observador, y le instó a hacerlo "con días de antelación".

Este organismo emitió un informe tras haber asistido a uno de los vuelos de deportación de inmigrantes sin papeles organizado por España. Dicho vuelo contó con la participación de Alemania y fue coordinado y cofinanciado por la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión (Frontex).

Según el CPT, una autoridad judicial ordenó que los deportados recibieran, "al menos doce horas antes", el horario de salida del avión, la ciudad de destino y el número de vuelo.

Es el primer informe de un vuelo chárter que examina el CPT desde España con inmigrantes en situación irregular. En el vuelo, que despegó el pasado 18 de febrero, viajaron 47 inmigrantes con destino a Bogotá (Colombia) y otros 24 hasta Santo Domingo (República Dominicana).

En su informe, el CPT del Consejo de Europa, organización internacional que vela por los derechos humanos en Europa, recomendó que los inmigrante deportados tengan acceso a un abogado, a un médico y a informar a una tercera persona en el país de destino.

Según este informe, en la Oficina Central de Detención de Extranjeros de Aluche (Madrid) "ninguno de los deportados pudo hablar con sus abogados ni recibieron información por escrito sobre su deportación, lo que les generó ansiedad y angustia".

En cambio, en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la misma localidad todos los afectados, excepto uno, recibieron la información por escrito.

"Ninguno de los deportados pudo hablar con sus abogados ni recibieron información por escrito sobre su deportación, lo que les generó ansiedad y angustia", dice el informe

El informe afirmó que el nivel de cooperación de su delegación con las autoridades españolas y, en particular, con la Policía Nacional, fue "muy bueno", y añadió que los agentes realizaron su labor "profesional y tranquilamente".

La delegación del CPT que viajó en el avión, compuesta por Mark Kelly, Therese Maria Rytter y Hans Wolff, "no observó ni recibió quejas por maltrato a los deportados" por parte de la escolta policial, agregó.

El CPT recomendó cuidar los aspectos psicológicos de ese trabajo policial "estresante", durante la selección y formación del personal.

El informe anima a España "a reforzar la independencia del servicio sanitario" en los vuelos de deportados, ya que el doctor y la enfermera estaban contratados por la Policía Nacional.

El CPT ya había examinado vuelos de expulsión procedentes del Reino Unido (octubre 2012), Holanda (octubre 2013) e Italia (diciembre 2015), pero es la primera vez que lo hizo con uno de España.