Publicado: 18.07.2015 10:30 |Actualizado: 18.07.2015 10:30

Consejos básicos que tienes que conocer para evitar un ahogamiento

No perder de vista nunca a los menores en el agua, no bañarse de noche, respetar las banderas o no sobrestimar la capacidad para nadar. Si queremos pasar un verano de disfrute y sin sobresaltos debemos apelar al sentido común y seguir las indicaciones.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Bañistas en una playa de San Sebastián. /EFE

Bañistas en una playa de San Sebastián. /EFE

MADRID.- No bañarse por la noche, especialmente si se está solo, respetar el significado de las banderas de la playa y no sobrestimar la condición física y la capacidad para nadar, son algunas de las recomendaciones aportadas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para evitar un ahogamiento.

Y es que, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2013 fallecieron en España 471 personas por esta causa, de las cuales 385 eran hombres. El principal motivo fue por sumersión accidental (422 casos) y el lugar donde ocurrieron los accidentes fueron en aguas naturales (especialmente mayores de 65 años) y en piscinas (menores de 10 años).



Además, 576 estuvieron a punto de sufrir un ahogamiento, pero pudieron ser rescatados con vida, siendo hospitalizados por lesiones derivadas de esta situación o por los llamados 'cuasi ahogamientos'. De ellas, 205 fueron menores de 19 años y, de estos, 160 menores de 10 años.

Por todo ello, y con el objetivo de evitar que se produzcan estas situaciones, el departamento que dirige Alfonso Alonso ha lanzado la 'Campaña Estival 2015', en línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Bañarse siempre acompañado

En la iniciativa se plasman una serie de recomendaciones tanto para los niños, como para adultos y ancianos. Así, destaca la necesidad de que los bañistas se aseguren que las piscinas cumplen con todas las medidas de seguridad --socorrista o cercado perimetral--; y de bañarse siempre acompañado, especialmente si es un mayor o se padece algún problema de salud.   

Asimismo, rechaza el uso de flotadores hinchables, pero recomienda el chaleco salvavidas si no se sabe nadar o no se nada bien, e insta a vigilar a los menores "en todo momento" cuando estén en el agua o jugando cerca de ella y, por tanto, no delegar la responsabilidad en un niño más mayor o en el socorrista.

En cuanto al mar o las zonas de aguas naturales, el Ministerio ha recomendado que, en el caso de encontrarse cansado o tener dificultades para volver, nadar de espaldas moviendo sólo las piernas hasta llegar a la orilla. Es importante también no bañarse si se ha consumido alcohol y en zonas donde esté prohíbido.

Finalmente, Sanidad recuerda que tirarse de cabeza desde gran altura, en lugares de poca profundidad o sin conocer si existe algún obstáculo en el fondo, puede producir lesiones "muy graves".

"El ahogamiento se produce de forma rápida y silenciosa, la mayoría de las veces la víctima se perdió de vista en solo unos minutos. Muchos ahogamientos se producen en el entorno familiar: bañeras privadas y piscinas hinchables. Un bebé puede ahogarse en 30 centímetros de profundidad", ha zanjado el Ministerio.