Publicado: 18.11.2015 15:59 |Actualizado: 18.11.2015 15:59

Crecen las agresiones de los hijos hacia sus padres y ya suponen el 16% de los delitos cometidos por menores

En España se abrieron 4.659 expedientes a menores por delitos de violencia filio-parental en el año 2014, una cifra que va en aumento año tras año.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

MADRID.- En España se abrieron 4.659 expedientes a menores por delitos de violencia filio-parental en el año 2014, una cifra que va en aumento año tras año y que supone que el 16 por ciento de todos los delitos cometidos por menores son de violencia contra sus padres. Son datos que ha resaltado hoy la Fundación Amigó, que ha puesto en marcha el proyecto Conviviendo, un servicio gratuito en la Comunidad de Madrid cuyo objetivo es favorecer la resolución de los conflictos entre los adolescentes y sus familias.

La existencia de niños y adolescentes que en su proceso de maduración encuentran dificultades en su medio familiar es una realidad que se ha incrementado en los últimos años, señala en un comunicado la Fundación Amigó. Conviviendo es una propuesta socieducativa y terapéutica que pretende dar una respuesta especializada a aquellas familias que se encuentran en situaciones de conflicto entre los progenitores y los hijos.



Estos conflictos pueden estar provocados por problemas de comunicación y convivencia, adicciones, separaciones y divorcios, el rechazo de normas y límites, el exceso de ocio y la falta de contenido del tiempo libre

Estos conflictos pueden estar provocados por problemas de comunicación y convivencia, adicciones, separaciones y divorcios, el rechazo de normas y límites, el exceso de ocio y la falta de contenido del tiempo libre de los adolescentes, la ausencia de compromiso de los jóvenes con sus responsabilidades escolares, formativas o laborales o las dificultades en la creación de vínculos afectivos.

Las dos principales áreas del proyecto son la prevención y la intervención, según Irene Gallego, trabajadora de la Fundación Amigó. "En la fase de prevención, el objetivo es sensibilizar sobre nuevas formas de violencia intrafamiliar y dar pautas de cuidado a profesionales que trabajan día a día con este tipo de conflictos", ha precisado Gallego.

En la fase de intervención, los miembros del equipo trabajan con las familias a través de apoyo psicológico, talleres educativos y diferentes terapias para conseguir que los jóvenes sean capaces de aceptar las normas. La Fundación Amigó es una entidad sin ánimo de lucro para el estudio y el tratamiento del fenómeno de la violencia filio-parental, con más de veinte años de experiencia en este ámbito, que ofrece este servicio gratuito a todas las familias de la Comunidad de Madrid interesadas en mejorar la dinámica familiar.