Publicado: 21.08.2015 12:39 |Actualizado: 21.08.2015 12:42

Cuatro menores residentes de Álava sufren una ablación en Mali

La Fiscalía de Menores del País Vasco está investigando el caso y ha adoptado una serie de medidas de protección de las niñas. La mayor de ellas, de 14 años, denunció los hechos ante una trabajadora social. Los abuelos son los principales sospechosos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Agnes Pereyio, directora del Programa 'Mujeres que cambian el Mundo', para la protección de niñas y jóvenes en riesgo de sufrir la mutilación genital femenina. EFE/Kiko Huesca

Agnes Pereyio, directora del Programa 'Mujeres que cambian el Mundo', para la protección de niñas y jóvenes en riesgo de sufrir la mutilación genital femenina. EFE/Kiko Huesca

BILBAO.- La Fiscalía de Menores del País Vasco ha adoptado una serie de medidas de protección de cuatro hermanas, menores de edad y residentes de Álava, que podrían haber sido víctimas de una ablación del clítoris durante un viaje de vacaciones a Mali, el país de origen de sus padres.

El fiscal jefe del País Vasco, Juan Calparsoro, ha confirmado esta mañana en declaraciones a Radio Euskadi que la fiscalía de menores está investigando el caso por cuanto los hechos podrían ser constitutivos de delito.

Los hechos fueron denunciados por la mayor de las hermanas, de 14 años, ante una trabajadora social. La menor explicó que había sufrido una ablación y que sospechaba que sus hermanas habían sido víctimas de la misma mutilación.



Los servicios sociales informaron a la Fiscalía después de que los médicos forenses comprobaran que las menores habían sido mutiladas.

El fiscal jefe de Euskadi ha explicado que se han tomado medidas de protección de las menores porque, al tener residencia española, es la justicia española la competente para actuar en este caso.

En todo caso, Calparsoro ha asegurado que la investigación penal "es complicada porque los sucesos han ocurrido en Mali y porque los responsables directos" de la mutilación genital estarían allí, aunque, al parecer, fueron los abuelos de las niñas los que, aprovechando el viaje, decidieron someterlas a la ablación, una práctica habitual en aquel país.

A falta de conocer más datos, el fiscal ha estimado que el caso podría repercutir en la custodia de las menores y podría conllevar la "suspensión" de dicha custodia.

Ha indicado que en años anteriores ya se detectó algún caso similar y que existe un protocolo de actuación en el que intervienen tanto la justicia como los servicios sociales de las diputaciones forales y Osakidetza-Servicio Vasco de Salud.