Publicado: 19.07.2016 21:47 |Actualizado: 20.07.2016 07:00

Los deberes, una condena que acaba con la creatividad de los niños

La campaña 'Por unos deberes justos' denuncia que "no existe justificación para que un niño dedique tantas horas de su tiempo tras la jornada escolar a realizar tareas muchas veces mecánicamente y que difícilmente fomentan competencias".

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:
Niños entrando al colegio.- EFE

Niños entrando al colegio.- EFE

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL (MADRID).- "Los deberes han acabado convirtiéndose en una condena más que en una oportunidad para que los chavales aprendan más sobre lo que estudian en clase", afirmaba Eva Bailén, la madre promotora de la campaña a nivel nacional Por unos deberes justos, que reclama la racionalización de los mismos.

Según la OCDE, los niños españoles dedican una media de 6,5 horas semanales a sus tareas escolares, mientras que la media de los países integrantes de la OCDE es de cinco horas. "Los deberes, como dice Ken Robinson, al igual que las escuelas, matan la creatividad", añadía Bailén.



Eva Bailén ha asistido a los Cursos de Verano de la Universidad Complutense para impartir la conferencia Deberes escolares, justos o excesivos en la que defiende su tesis de que las tareas a las que están sometidos los escolares españoles son excesivas. Para esta madre, que viene denunciando la situación a la que están expuestos los niños y niñas de España en cuanto a los deberes se refiere, "los deberes son un reflejo de lo poco considerados que están los niños en la sociedad".

Esta madre argumenta que los deberes son excesivos y no pedagógicos; aumentan las desigualdades sociales en aquellos que son señalados por no realizarlos; tergiversan los resultados de las pruebas externas pues para muchos profesores el único objetivo acaba siendo el de superar las pruebas; frustran y estresan a los niños que se ven incapaces de realizarlos; provocan tensiones familiares; impiden a los menores formarse en otras materias porque no tienen tiempo para ello; contribuyen al abandono escolar; y no crean buenos hábitos; y atentan contra los derechos de los niños al no permitirles tener tiempo para el juego y el entretenimiento. 

"Hay un contraste muy grande en cómo se plantean los deberes y cómo luego tu tienes que trabajar en tu vida cotidiana"

"Hay un contraste muy grande en cómo se plantean los deberes y cómo luego tu tienes que trabajar en tu vida cotidiana", aclaraba esta madre, que explicaba que los deberes "están muy tabulados" y que están planteados de tal manera que sólo exista una única solución y no sean susceptibles de obtener soluciones originales producto de la creatividad.

Al plantearse para que sirven los deberes, argumentaba, citando a Alfie Kohn y su obra El mito de los deberes, que quizás "no sirvan para nada". Este autor explican que los deberes lo que hacen es incrementar el hastío por el aprendizaje e identificar el mismo como algo negativo. Bailén esgrimía que "se necesita un planteamiento de los deberes diferente y además por el bien de la sociedad y de los futuros trabajadores, para que aprendan a desarrollar otras competencias".

Bailén señalaba a los deberes como "la punta del iceberg" del sistema educativo. Con Finlandia como el país con el sistema educativo de referencia a nivel mundial, esta madre que reside en Madrid, señala que es necesario que en España se cree una ley educativa común que deje de ser modificada por cada Gobierno que llega al poder.

Esta madre afirma que la gran presión que sufrían los niños ante la gran carga de tarea escolar comparte síntomas parecidos a los del acoso escolar

Pero el principal aspecto en el que se debe hacer hincapié según Eva Bailén para mejorar el sistema educativo y lograr uno más parecido al finés es "apostar por no crear desigualdades" y mejorar la formación de los profesores en las universidades.

En 2015, Bailén lanzó la campaña #lohacesypunto en el que a través de un vídeo realizó un experimento social para denunciar esta situación a la que están expuesta los niños y niñas de España. Explicaba que le sorprendió ver la diferencia de tareas escolares que tenían sus tres hijos y observar que los profesores no hacían nada, por lo que decidió promover dicha campaña. "Fue una sorpresa ver la cantidad de apoyo que tenía", explicaba tras recolectar más de 212.000 firmas en Change.org y ver como recibía una gran atención mediática.

Mayte de la Iglesia, diputada de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid se interesó por la cuestión y presentó una proposición de ley en mayo que, en caso de ser aprobada, implicará que a partir del próximo curso habrá una racionalización de los deberes en la Comunidad de Madrid. Bailén espera que esto vaya a más y pueda ampliarse próximamente a todo el territorio nacional. Y es que esta madre afirma que la gran presión que sufrían los niños ante la gran carga de tarea escolar comparte síntomas parecidos a los del acoso escolar. 

Etiquetas