Publicado: 13.10.2016 10:45 |Actualizado: 13.10.2016 16:08

Cerca de 70 personas logran saltar la valla y entran en Melilla

Alrededor de 400 migrantes de origen subsaharianos han aprovechado la fuerte lluvia, que dificulta la vigilancia del perímetro fronterizo, para tratar de llegar a la ciudad. La Guardia Civil y la policía marroquí han rechazado al resto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

MELILLA.- Alrededor de 70 personas de origen subsahariano han logrado saltar hoy la valla fronteriza que separa Melilla de Marruecos en un nuevo intento de entrada irregular de un grupo formado por unas 400 personas "después de una noche de intensa presión fronteriza", según la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma.



Un grupo de origen subsahariano celebra a las puertas del CETI de Melilla su entrada en la ciudad autónoma tras conseguir saltar la valla fronteriza con Marruecos.-- EFE/P. Sánchez

Según ha informado la Delegación del Gobierno, alrededor de 300 han logrado superar el despliegue de las fuerzas auxiliares marroquíes y, a la carrera, han protagonizado un salto a la valla sobre las 8.00 horas, por la zona del perímetro fronterizo cercana al arroyo de Beni-Enzar, la localidad marroquí más cercana a Melilla.

Las primeras estimaciones provisionales de la Guardia Civil apuntaban a que alrededor de cien personas podrían haber entrado a la ciudad autónoma, si bien la cifra ha sido rebajada posteriormente a unos 70.

El resto del grupo ha sido rechazados por el "dispositivo antiintrusión" que ha desplegado la Guardia Civil, con varias patrullas de la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS) en la frontera y la cooperación de las fuerzas auxiliares marroquíes.

Al menos un herido

Uno de los migrantes ha tenido que ser atendido por los servicios sanitarios a instancias de la Guardia Civil por una posible fractura de tobillo.

Los subsaharianos que han logrado entrar a Melilla han ido corriendo por el casco urbano de la ciudad autónoma con sus gritos y cánticos de victoria "bossa, bossa", mientras se dirigían corriendo al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Muchos de ellos iban descalzos al llevar en la mano sus zapatos con tornillos adosados en la suela para poder ayudarse a saltar la valla fronteriza que separa Melilla de Marruecos.

En el CETI les esperaban muchos compañeros, junto con los que han celebrado esta nueva entrada de inmigrantes a Melilla, una de las más numerosas de este año, después del último salto que se había registrado en la valla el 4 de septiembre, cuando más de un centenar de inmigrantes lograron entrar a Melilla en un intento de alrededor de 250.