Público
Público

'La Manada' La defensa de 'La Manada' muestra ahora su "absoluta adhesión" con el juez que vio sexo "con jolgorio"

El defensor de cuatro de los cinco condenados pide la absolución insistiendo de nuevo en que hubo relaciones sexuales consentidas por parte de la joven. 

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

El abogado Agustín Martínez Becerra (i), defensor de cuatro de los cinco miembros de 'La Manada',. EFE/ Javier Cebollada

Agustín Martínez Becerra, el abogado de cuatro de los cinco miembros de La Manada condenados a nueve años de prisión, pide en su recurso de apelación, presentado este martes, la absolución de sus defendidos e insiste en el argumento de que ellos pensaban que fueron unas relaciones sexuales consentidas.

El letrado, que destaca su "absoluta adhesión" a todos los puntos del voto discrepante emitido por el magistrado Ricardo González, incluida la afirmación de que en los vídeos que grabaron los acusados se advierte sexo con "un ambiente de jolgorio".

En su recurso, el abogado defensor asegura que ha habido "una auténtica cacería mediática" sobre los acusados. Agrega que en los hechos probados de la sentencia "se hacen aseveraciones carentes de la más mínima actividad probatoria que vulneran de forma flagrante" la presunción de inocencia de los acusados.

El letrado critica especialmente el fallo de abuso sexual con prevalimiento y considera que no había pruebas acreditativas del delito de abuso sexual con prevalimiento, ya que "es evidente que la situación de superioridad ha de ser no solo notoria evidente y eficaz y además debe ser objetivamente apreciable y no solo percibida subjetivamente".

Atribuye la denuncia de la víctima a su "temor" a que las grabaciones pudieran ser colgadas en las redes sociales "y actuase así como una forma lógica de protegerse ante semejante riesgo".  "Parece lógico que surja en ella una situación que mezcle indignación y miedo como consecuencia de la posición en la que se encuentra y ello haga que su reacción derive en efectuar una denuncia no ajustada a la realidad de los hechos".

Además, después de los hechos, se indica en el recurso, la denunciante "no sale a buscar ayuda, no busca la protección de nadie, algo bastante sencillo teniendo en cuenta la hora y el día que se trataba y la presencia de muchas personas en la calle. En realidad se sienta en un banco de la calle, con la intención de ordenar sus ideas y pensar qué explicación dar a todo lo ocurrido".

Respecto a la declaración de la joven madrileña, asegura que "no sería faltar a la verdad indicar que en ningún momento hubo un solo gesto de incomodidad a lo largo del interrogatorio. Entró en la Sala con una sonrisa y mantuvo el gesto cordial a lo largo de toda la declaración, sin que hubiera un atisbo de fastidio, irritación, disgusto o desagrado".