Público
Público

Tras ver las imágenes del rescate Podemos denuncia la descoordinación del rescate de una patera en Melilla en el que murieron siete mujeres

La diputada Ione Belarra ha podido ver este lunes las grabaciones del polémico operativo conjunto de la Guardia Civil y la Gendarmería marroquí del pasado agosto. Insiste en que se trató de una devolución en caliente y que las órdenes recibidas por los agentes pusieron en peligro a los migrantes

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

Cuatro de las siete mujeres fallecidas que iban en la patera interceptada entre Melilla y Marruecos el pasado 31 de agosto. CAMINANDO FRONTERAS

La diputada de Podemos en el Congreso Ione Belarra ha podido ver las grabaciones del polémico rescate de una patera cerca de Melilla el pasado 31 de agosto, en el que al menos siete mujeres de origen subsahariano murieron ahogadas durante la intervención de la Guardia Civil y de la Gendarmería Marroquí. Un operativo que, según denunció la ONG Caminando Fronteras, fue una "devolución en caliente" en el mar.

Han tenido que pasar ocho meses desde de la tragedia para que una diputada tenga acceso a las grabaciones del centro de control de la Guardia Civil, aunque ha tenido que trasladarse hasta la Comandancia del Instituto Armado de Melilla para visionarlas y poder escuchar también las conversaciones entre los agentes y el centro de mando durante el rescate. Precisamente, Belarra denuncia que "las órdenes dadas a los agentes de la Guardia Civil son contradictorias y generan momentos de peligro" que, unidos a la descoordinación con las autoridades marroquíes, acabaron con el fatal desenlace.

Una lancha marroquí, la primera en llegar

Según ha explicado a Público la diputada, las imágenes que le han facilitado muestran cómo una patera con más de 40 personas a bordo es interceptada en aguas territoriales españolas, muy cerca de Melilla, según han reconocido los propios agentes, que han precisado que esas aguas eran también zona SAR (búsqueda y rescate) marroquí.

"En ningún caso era una embarcación apropiada para rescatar a más de 40 personas de una patera"

Belarra ha confirmado que la primera embarcación en llegar hasta la patera, en aguas territoriales españolas, fue la de la Gendarmería marroquí, aunque se trataba de una lancha muy pequeña, tripulada por solo dos personas de paisano, "en ningún caso era una embarcación apropiada para rescatar a más de 40 personas en el mar", critica. A continuación, la lancha marroquí comienza a remolcar la patera, "generando una situación de peligro, ya que las pateras son embarcaciones en riesgo. Esto demuestra que no se trató de una operación de rescate sino de retorno", ha aseverado Belarra.

Al ser conscientes las personas migrantes de que estaban siendo arrastradas de vuelta a Marruecos, varios de ellos deciden saltar al agua para evitar ser devueltos al punto de partida. "Es entonces cuando llega una zodiac más grande de la Guardia Civil y, después, otra más. Se limitan a recoger a varias personas que se habían tirado al mar". En total, la Guardia Civil rescató a 13 personas y las trasladó al puerto de Melilla, mientras que otra embarcación marroquí, más grande que la que remolcaba la patera, pudo sacar del agua a otras 14 personas, aunque en las imágenes que han sido mostradas a la diputada, sólo se puede ver el rescate de nueve.

"Negociar" que Marruecos se quede con los migrantes

La diputada señala que, en uno de los audios entre las embarcaciones de la Guardia Civil y el centro de control, los agentes reciben órdenes de "negociar" con las autoridades marroquíes para que "si es posible, se queden ellos con los inmigrantes". "Además, a la primera embarcación de la Guardia Civil se le dice que no se acerque mucho mientras la pequeña lancha marroquí arrastra la patera y pone a las personas migrantes en clara situación de peligro".

Según la versión defendida en el Congreso por parte de diferentes autoridades del Ministerio del Interior, "parece que fallecieron varias personas al no poder ser rescatados con vida a tiempo por la patrullera marroquí". De hecho, el ministro Juan Ignacio Zoido afirmó desconocer  cómo pudieron ahogarse, según su intervención en el Congreso varios meses después de la tragedia.

Según los testimonios de varios de los supervivientes, recabado por la experta en migraciones y activista Helena Maleno, de Caminando Fronteras, durante el arrastre, la patera vuelca y mueren ahogadas siete mujeres (Patience, Aminatou, Bebé, Dalloba, Clemence, Merveille y Karmeline), coinco de ellas procedentes de República Democrática del Congo y dos, de Guinea Conakry, según certificó la activista tras identificar los cuerpos en la morgue de Nador (Marruecos). "En la grabación no puede verse el momento del accidente, porque la única grabación que me han mostrado es de una cámara fija. A medida que se aleja la embarcación marroquí que remolca la patera, la imagen se va difuminando hasta que deja de verse", ha asegurado Belarra.

"Las instrucciones que tiene la Guardia Civil generan que se ponga por delante la devolución de la función de salvamento. Las devoluciones en caliente marítimas son un hecho que se viene denunciando desde hace años. Tan ilegales como las devoluciones 'en caliente' que se producen en las vallas de Ceuta y Melilla", ha recordado la diputada.

Precisamente, el Estado Español fue condenado por estas prácticas el pasado año por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), aunque el Gobierno ha recurrido la sentencia, que se encuentra a la espera de revisión por parte de la Gran Sala del TEDH