Público
Público

Maltrato animal Denuncian al gerente de una reserva de bisontes en Valencia por maltrato animal

La Fiscalía considera al director responsable de un delito continuado al no alimentar adecuadamente a los animales, lo que ha provocado la muerte de varios de ellos.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4
Comentarios:

Bisontes de la reserva de Benagéber (Valencia) / EFE

La Fiscalía ha presentado una denuncia por maltrato animal continuado contra el gerente y director técnico de la reserva de bisontes de Valdeserrillas, en Benagéber (Valencia), Carlos Álamo, a quien considera responsable de no alimentar adecuadamente a los animales.

En un texto remitido al decanato de los juzgados de Llíria, el fiscal Eduardo Olmedo detalla que, además de los dos ejemplares que fallecieron en 2016, el pasado mes de enero murió otro "como consecuencia de la deficiente alimentación proporcionada por el denunciado".

La denuncia hace constar que el acusado poseía, en junio de 2015, cuatro bisontes, tres de los cuales fallecieron ese mismo año por circunstancias desconocidas.

En abril de 2016 se añadieron doce bisontes más a la reserva, acotada y rodeada por una valla, además de seis búfalas de agua, tres caballos y un burro, según el Ministerio Público, que deja constancia en su escrito de denuncia de que actualmente en la reserva sólo hay cuatro bisontes y cinco búfalas.

Por último, el fiscal reclama a los juzgados de Llíria que, en el caso de que el acusado reconozca los hechos, se adecúe el procedimiento a los trámites de diligencias urgentes.

El pasado mes de octubre, Carlos Álamo compareció ante el fiscal y aseguró que alimentaba bien a los animales y que no trató de encubrir su fallecimiento cortándoles la cabeza, ya que algunos de estos ejemplares aparecieron decapitados y se sospechó que se había tratado así de responsabilizar a posibles cazadores furtivos.

A su llegada a los juzgados, Álamo explicó brevemente a los periodistas que podía justificar con facturas la compra de alimento para los bisontes, que no trató de encubrir los supuestos fallecimientos por inanición decapitando a los animales y que no conocía al autor o autores de estas mutilaciones.

Estos sucesos, inicialmente investigados por el Seprona de la Guardia Civil, se remontan al pasado 16 de septiembre, cuando el director técnico de la reserva, Carlos Álamo, halló al líder de la manada de bisontes decapitado, tras llevar desaparecido dos días junto a otros tres ejemplares, de los cuales uno apareció decapitado el 22 de septiembre y los otros dos fueron encontrados vivos.

Los bisontes europeos introducidos en esta reserva llegaron desde Holanda y forman parte de un proyecto de reintroducción de esta especie.