Publicado: 27.11.2016 12:32 |Actualizado: 27.11.2016 12:32

Desarticulada una organización criminal vinculada a los Ángeles del Infierno con nueve detenidos

A los detenidos, la mayor parte en Oviedo, se les ha incautado armas, cartuchos, droga y material para instalar una plantación de marihuana con capacidad para 1.000 plantas.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
Imagen facilitada por la Guardia Civil con el material incautado a la organización criminal desarticulada.

Imagen facilitada por la Guardia Civil con el material incautado a la organización criminal desarticulada.

MADRID.- La Guardia Civil ha detenido a nueve personas en Oviedo, A Coruña, Lugo y Vizcaya vinculadas a la organización Ángeles del Infierno, a las que se les ha incautado armas, cartuchos, droga y material para la instalación de un plantación de marihuana con capacidad para 1.000 plantas.

Según ha informado hoy el instituto armado, las detenciones se han practicado en Oviedo (6), A Coruña (1), Lugo (1) y la localidad vizcaína de Getxo (1), y a los arrestados se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, extorsiones, coacciones, lesiones, tenencia ilícita de armas y hurto.



En los nueve registros practicados en la operación Triciclo los agentes de han incautado de más de 16 kilogramos de hachís, más de 8 kilogramos de marihuana, un arma de fabricación yugoslava, gran cantidad de cartuchos de armas cortas y largas, un táser (pistola eléctrica), armas blancas prohibidas, dos teléfonos móviles, dos vehículos, material para la instalación de una plantación indoor de marihuana con capacidad para 1.000 plantas y 34.000 euros.

La operación se inició en julio del pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de un grupo de personas vinculadas al mundo de las motos pertenecientes al capítulo Northside de Hells Angels Mc Spain, cuya sede está ubicada en la localidad asturiana de la Felguera de Noreña-Siero y cuyos miembros podrían estar dedicándose a canalizar el tráfico de drogas en la cornisa Cantabria, Castilla y León y la Comunidad de Madrid.

Una banda bien estructurada

Las pesquisas determinaron que esta organización compuesta por ciudadanos españoles, un venezolano y un rumano, estaba perfectamente estructurada, con unas rígidas normas de comportamiento, y que desplegaba grandes medidas de seguridad.

Así, unos transportaban la droga entre Vizcaya y Asturias y otros entre el Principado Asturias y Galicia, aunque existía una persona que actuaba de nexo entre ambas ramas.

Fue a primeros de año cuando los agentes se percataron de cómo un miembro de los Hells Angels, "el Sargento de Armas", gestionaba y explotaba varias plantaciones indoor de marihuana auxiliado por otros miembros de la red y otras personas vinculadas a la organización.

La investigación dio sus primeros resultados cuando en julio de este año se interceptó un correo, que fue detenido, cuando regresaba de Asturias con dos kilogramos de hachís en la autovía A-8 a su paso por Navia en dirección a Galicia. Además, los agentes constataron que la organización buscaba inmuebles en Asturias para trasladar allí el cultivo de marihuana.

El epicentro estaba en Asturias

De forma paralela, los investigadores detectaron otra plantación indoor en Morcín (Asturias), gestionada por otro miembro de la banda, quien el pasado 14 de noviembre fue interceptado en la A-66 cuando trasladaba 6,3 kilos de marihuana a Madrid.

En el registro de su vivienda se encontraron elementos necesarios para una plantación indoor completa, su secadero y útiles para envasado al vacío y básculas de precisión. Precisamente, este arresto dio origen a la operación Triciclo, por la que se detuvo a los demás integrantes de la organización.

Según la Guardia Civil, esta sección de los Ángeles del Infierno no dudan en utilizar la violencia en sus acciones y tiene fuertes vínculos con otras de la Península y el extranjero.

Las pesquisas han constatado que la droga llegaba hasta un trastero del estudio de tatuajes que el vicepresidente de este capítulo de la organización tenía en Oviedo y desde allí se trasladaba en vehículos propios o de alquiler por carretera y en pequeñas partidas para evitar penas mayores en caso de ser interceptados.

El juez de Instrucción número 2 de Siero (Asturias) ha decretado el ingreso en prisión de tres de los detenidos, mientras que los otros han quedado en libertad con obligación de comparecer ante el magistrado Juez.

Así, han ingresado en la cárcel los considerados máximos responsables de la banda, ya que ostentaban los cargos más representativos del capítulo (presidente, vicepresidente y sargento de armas).

Los detenidos son M.A.S.A., de 46 años y vecino de A Coruña; C.B.F.R. de 44 y residente en Oviedo; S.G.M., de 31 y con residencia en Castro Urdiales; F.J.C.V., de 39 años y también y vecino de A Coruña; F.G.G., de 63 años y de Galdakano (Vizcaya); N.F.B., de 30 años; J.M.D.F., de 37; y M.L.J.G., de 39, todos ellos vecinos de Oviedo, y A.G.C., de 36 años y residente en Getxo.