Público
Público

Deshaucios La familia desahuciada por un fondo buitre logra acceder a una casa tras 75 días en la calle

Lidia y Santi, y sus cuatro hijos han conseguido una vivienda bajo la fórmula de un alquiler social gracias a la ONG Mensajeros de la Paz, del Padre Ángel.

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5
Comentarios:

La familia desahuciada por un fondo buitre logra acceder a una casa tras 75 días en la calle. EUROPA PRESS

Lidia y Santi, la pareja que llevaba acampada 75 días frente a la Junta de Carabanchel para reivindicar su derecho a una vivienda digna -tras ser desahuciada por un fondo buitre-, ha conseguido al fin poder acceder a una vivienda, junto a sus cuatro hijos, bajo la fórmula de un alquiler social gracias a la ONG Mensajeros de la Paz, del Padre Ángel.

Según ha informado a Europa Press la abogada de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Alejandra Jacinto, la vivienda está ubicada en Pan Bendito, Carabanchel. Se trata de una alternativa habitacional por un periodo de cinco años "prorrogables".

Fue el pasado 12 de julio cuando la pareja fue desahuciada de la casa en la que habitaban junto con sus hijos. El 19 de junio decidieron acampar frente a la Junta Municipal del Distrito, situada en la Plaza de Carabanchel, con el objetivo de encontrar una solución tras "no obtener alternativa habitacional".

El matrimonio se encuentra en situación de desempleo y no pueden costearse una vivienda. Tras el desahucio, su única alternativa habitacional fue un albergue concertado con el SAMUR Social.

La pareja consiguió entrar en la lista de espera para una vivienda pública, aunque aún no han tenido respuesta. Además, se entrevistaron con la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, quien aseguró más tarde en el Pleno municipal, que fue interrumpido por la pareja, que la "solución" la tenían a su disposición.

Carmena se dirigió a la pareja después de que, tras un tiempo en silencio y mostrando carteles que denunciaban su situación, comenzaran a gritar, junto a sus acompañantes pidiendo la dimisión de la regidora, a quien acusaron de "mentir".

Pese a que Carmena aseguró que Lidia y Santi habían quedado "enormemente satisfechos" tras la reunión, ambos indicaron no estar conformes que la solución propuesta por el Ayuntamiento, la cual "no llega a la categoría de parche".

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), "indignada por esta nueva desgracia motivada por la falta de vivienda", exigió al Ayuntamiento de Madrid y a la Comunidad una "solución justa y urgente" para la familia, un alquiler social en una vivienda pública.

La concejal presidenta de Carabanchel, Esther Gómez, aseguraba entonces que entendía "absolutamente" a la familia, y que tanto ella como el Consistorio estarán "a su lado buscando soluciones" pero que "lamentablemente" los recursos de los que dispone el Ayuntamiento no son los que querrían.