Público
Público

DESINFORMACIÓN EN INTERNET Bruselas prefiere hacer caso a los expertos y no legislar contra las ‘fake news’

La Comisión Europea no propondrá normativas para penalizar la desinformación en la red. Expertos defensores de las libertades públicas han ido alertando del riesgo de censura si se regulaba este fenómeno por ley.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La comisaria Mariya Gabriel (d), y Madeleine de Cock Buning (i), de la Universidad de Utretch. EFE/ Olivier Hoslet

La 'guerra contra la desinformación' en la red sale de la arena legislativa, de momento. El equipo de la comisaria de Agenda Digital, Mariya Gabriel, presentará como muy tarde el 25 de abril sus propuestas sobre estas prácticas, pero no incluirá propuesta de legislación alguna, según informa El País.

La toma de medidas encaminadas a restringir la circulación de noticias falsas es algo que algunos grupos políticos, como el PP, han estado pidiendo con insistencia en los últimos tiempos, con algún que otro patinazo.

De hecho, hace menos de un mes el Congreso de los Diputados en España tumbó una iniciativa de los populares para luchar contras las llamadas 'fake news' (noticias falsas) en Internet que buscan "debilitar la confianza en las instituciones y en la democracia”, todo ello basado en los supuestos efectos de este tipo de noticias en asuntos como la victoria de Donal Trump en EEUU, el Brexit o el referéndum en Catalunya del 1-O.

Parece, por tanto, que se impone la prudencia en este asunto, cuyas fronteras arañan derechos fundamentales, como el de la libertad de expresión, y el riesgo de censura informativa, como denuncian periodistas y expertos en libertades públicas.

De hecho, el comité de expertos de alto nivel de la Comisión Europea (CE) sobre desinformación, en su estudio publicado el pasado mes de marzo, alertaba contra la legislación “en caliente” de un fenómeno que aún en estudio.

Entre las ideas para contrarrestar la difusión de información falsa o manipulada, los especialistas proponían desarrollar herramientas para dar poder a los usuarios y periodistas a la hora de reconocer las noticias falsas y fomentar la "alfabetización mediática", a fin de que el propio lector o espectador sea capaz de reconocer las informaciones en las que no debe confiar.

Asimismo, los miembros del grupo, en el que la periodista Clara Jiménez es la única española, llamaban a un mayor apoyo financiero a este tipo de iniciativas, así como a los programas de verificación de datos y fuentes.