Público
Público

Detenido por interrumpir un concierto de una obra de Milikito al grito de "esto es una mierda"

El agresor, un español de 64 años, comenzó a gritar "frases ininteligibles"  y tiró un móvil al escenario que impactó contra una violinista

Publicidad
Media: 3.46
Votos: 13

Ensayos del concierto de 'Mosaico de sonidos'. ORQUESTA Y CORO DE LA COMUNIDAD DE MADRID

MADRID.- La Policía Nacional detuvo anoche en el Auditorio Nacional a un hombre que, tras interrumpir a la orquesta que actuaba en ese momento silbando y profiriendo improperios, tiró un móvil al escenario que impactó contra una violinista, tras lo que agredió a un vigilante de seguridad.

La Orquesta de la Comunidad de Madrid (Orcam) interpretaba con el pianista Javier Perianes el concierto para piano y orquesta en la menor de Grieg, la pieza de Emilio Aragón La flor más grande del mundo", de su proyecto Mosaico de Sonidos, que desarrolla con la ONG Plena Inclusión las posibilidades expresivas de personas con discapacidad.

El suceso, según han confirmado Emergencias Madrid y fuentes policiales, ocurrió sobre las nueve de la noche cuando la Orcam interpretaba la pieza de Aragón y el detenido, un español de 64 años, comenzó a gritar "frases ininteligibles" en las que solo se entendía "Miliki" (el conocido payaso, padre de Emilio Aragón, quien, por su parte, utilizó el nombre artístico de Milikito).

Cuando los intérpretes leían un texto de José Saramago, el espectador, en el que, según distintos testigos consultados, se apreciaban signos de embriaguez, gritó "esto es una mierda", momento en el que la jefa de sala intentó que abandonara el auditorio.

Fue entonces cuando el detenido arrebató el teléfono que llevaba la empleada del auditorio y lo arrojó al escenario golpeando a una de las violinistas.

A pesar de los reiterados intentos de que abandonara la sala, y con el espectáculo detenido, el espectador se negaba a marcharse y vigilantes de seguridad del Auditorio tuvieron que forcejear con él para reducirle.

Uno de los vigilantes recibió un golpe y tuvo que ser atendido por el Samur por una contusión leve en el labio. Fue dado de alta en el lugar.

La Policía Municipal y Nacional acudieron al Auditorio y detuvieron al alborotador, que les relató que había pagado por la actuación y que tenía derecho a quejarse si no le gustaba, según las fuentes.