Público
Público

Detenidos los tres implicados en la agresión a un joven en el centro de Bilbao

El arrestado, M.H.P., de 28 años, cuenta con 27 antecedentes por diversos delitos y en esta ocasión se le imputa un delito de odio. También han sido apresados J.M.O., de 28 años, natural y vecino de Benacazón, que le acompañaba durante el incidente, y S.J.L.M., de 29, natural de Sevilla y domiciliado en Alcalá de Guadaíra, que fue quien grabó la agresión en vídeo.

Publicidad
Media: 3.79
Votos: 14
Comentarios:

Combo de imágenes de la agresión en Bilbao.

La Policía Nacional ha detenido en Benacazón (Sevilla) al seguidor del Betis acusado de agredir a un hombre en una terraza de la plaza Nueva de Bilbao, horas antes de celebrarse el partido de liga ante el Athletic Club el pasado miércoles. El arrestado, M.H.P., de 28 años, había sido ya detenido en 27 ocasiones por distintos delitos, tales como homicidio, lesiones, atentados y extorsión entre otros. En esta ocasión se le imputa un delito de odio.

También han sido apresados J.M.O., de 28 años, natural y vecino de Benacazón, que le acompañaba durante el incidente, y S.J.L.M., de 29, natural de Sevilla y domiciliado en Alcalá de Guadaíra, que fue quien grabó la agresión en vídeo. A éste le constan tres detenciones anteriores por lesiones, desórdenes públicos y atentado.

La agresión se produjo en la terraza de un café de la plaza Nueva de Bilbao a las 12.45 horas y posteriormente se subió a las redes sociales el vídeo del ataque.

En el vídeo que circula por la redes sociales se ve cómo el agresor se acerca al grito de 'Arriba España' con un vaso grande de bebida a un hombre que lee el periódico en una terraza de la Plaza Nueva, le llama 'Gabilondo' y le pregunta si es 'proetarra', le vierte la bebida encima y le propina un manotazo, patadas y puñetazos. La víctima sale huyendo hacia el interior del bar, entre las risas de los que graban el vídeo y los que acompañan al agresor.

Una patrulla de la Policía autonómica vasca identificó y estuvo con el agresor y con algún acompañante y confirmó que todos ellos eran hinchas del Betis. La Ertzaintza abrió un atestado de oficio y les acusó de un delito de trato degradante.

Aunque la víctima no presentó denuncia por los hechos, la policía vasca remitió el atestado al juez para que abriera diligencias, según informaron fuentes de la Ertzaintza.

El Real Betis condenó "enérgicamente" la agresión y aseguró que "bajo ningún concepto representa a la afición verdiblanca". "Hechos como estos, contrarios a los valores que preconiza el fútbol y el Real Betis, deben erradicarse de nuestro deporte", subrayado el club verdiblanco en su cuenta oficial de Twitter.