Público
Público

Día del Refugiado Seis claves que explican la nefasta política de España con los refugiados

España no cumple lo pactado con la UE y recibe muchas menos solicitudes de asilo que sus vecinos comunitarios. Aunque ha mejorado, la concesión del estatus de refugiado sigue siendo muy minoritaria.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:

Una mujer de origen sirio en un campo de refugiados de ACNUR en grecia. REUTERS

En el mundo hay 65,5 millones de desplazados, es decir, personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de la violencia, la guerra, la miseria y la persecución. Es una cifra histórica, un nuevo récord que se supera año tras año, según los últimos informes de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y un síntoma evidente de una crisis mundial sin precedentes. Sólo en el Mediterráneo, más de 5.000 personas murieron el año pasado tratando de escapar de esta situación. Este mar, que supone para muchos la frontera entre la vida y la muerte, acumula en sus aguas 40.000 cadáveres en lo que lleva de siglo.

Mientras tanto, la Unión Europea no sólo se ha limitado a poner en marcha políticas que han sido calificadas de “ridículas” y “vergonzosas” por los colectivos humanitarios, sino que ni siquiera está siendo capaz de cumplir con ellas. De las 182.000 personas del plan de relocalización de refugiados que se supone que debía trasladar desde Grecia, Italia y terceros países, únicamente se ha acogido a algo más del 20%.

España no es una excepción, y lejos de ser “el cuarto país de la UE que más refugiados acoge”, -como llegó a defender el presidente del Gobierno hace justo un año-, es uno de los Estados miembros que menos está haciendo por la acogida de refugiados. El sábado, una manifestación en Madrid convocada por más de 100 organizaciones pidió al Gobierno de Mariano Rajoy que dejara de poner “excusas”; y este lunes Oxfam Intermón anunció que estudia demandar al Ejecutivo por incumplir el acuerdo de la UE. A continuación, algunos datos sobre la “vergonzosa” política de acogida de refugiados en España.

Incumplimiento del acuerdo europeo

Debido al enorme flujo migratorio que soportan Italia, Grecia, Hungría y otros países no comunitarios, la Unión Europea acordó, tras duras negociaciones, un plan de realojamiento de refugiados repartidos por cuotas entre el resto de los Estados miembros. Según ese plan, a España le toca acoger a 17.337 personas, de las que, hasta el momento, sólo ha dado asilo a 1.304, es decir, menos del 8% de la cifra acordada. El plazo para cumplir lo acordado vence a finales del próximo septiembre, por lo que es prácticamente imposible que se vaya a conseguir. Al ritmo actual, España tardaría 23 años en lograr su compromiso de acogida, denuncia Amnistía Internacional.

Escasas solicitudes de asilo

Más allá del pacto de reubicación y asentamiento de refugiados de la Unión Europea, lo cierto es que España es uno de los Estados miembros que menos solicitudes recibe. Según el último informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), en 2016, España sólo recibió el 1,3% de las más de 1,2 millones de peticiones de asilo que llegaron a la UE. Aunque es cierto que es la mayor cifra que ha tenido que tramitar España (15.755 solicitudes), sigue siendo muy inferior a lo que recibieron otros países europeos como Alemania (745.265 peticiones), Italia (123.370), Reino Unido (38.870), Francia (83.485) o Suecia (28.925). No obstante, la mayor parte de las solicitudes de asilo que recibe España provienen de Venezuela (3.960), seguidas de Siria (2.975).

Apenas se concede el estatus de refugiado

A lo largo de 2016, según Eurostat, el Gobierno español otorgó protección internacional a 6.855 personas. Es un récord en la serie histórica que, sin embargo, se ensombrece al comprobar que sólo a 355 de ellas se les concedió el estatus de refugiado. Es un 3,4% de todas las solicitudes resueltas por España, muy lejos de otros países como Alemania, con una cuota del 41%, o Francia, del 21%.

Acogida selectiva

La larga y cruenta guerra de Siria ha puesto el foco de los refugiados sobre los habitantes que huyen de ese país, pero existen muchas otras personas que huyen de conflictos parecidos y que son igualmente vulnerables. En España, sin embargo, se tienen mucho menos en cuenta: de las 6.500 personas a las que se les otorgó la protección subsidiaria el año pasado, 6.160 procedían de Siria. CEAR considera “preocupante que España negara ese mismo trato a quienes escapan de otros conflictos gravísimos, como los de Ucrania o Malí”.

Llegada minoritaria a las costas españolas

Aunque España suele referirse a “asaltos” y “llegadas masivas” para justificar su política migratoria, lo cierto es que sólo el 2% de las entradas irregulares de inmigrantes a la UE tienen lugar por la ruta del Oeste, es decir, la que tiene como destino las costas españolas. El 50% llegan por la ruta central, que culmina en Sicilia, y el otro 48% por la ruta de Este, a través de las costas griegas y la parte oriental de Italia.

Apenas se concede la reagrupación familiar

Según un informe publicado este lunes por Oxfam Intermón, España apenas está concediendo la reagrupación familiar para la acogida de personas, una de las pocas vías legales y seguras que tienen los refugiados para llegar a su destino, denuncia la organización. Según los últimos datos facilitados por el Gobierno, en 2015 sólo entraron en España 327 personas a través de este mecanismo.