Publicado: 19.03.2016 12:17 |Actualizado: 19.03.2016 12:24

Diez días de arresto para un militar que reprochó a un guardia civil que
le tratara como a un "rumano sin papeles"

El militar fue sancionado a un mes y un día de arresto por una falta grave y el Tribunal Supremo estimó parcialmente su recurso y rebajó a diez días el periodo de arresto.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

MADRID.— La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha sancionado a un sargento del Ejército de Tierra que reprochó, al agente de la Guardia Civil que le multó, "las maneras" que empleó para dirigirse a él, aplicables "a un rumano sin papeles pero no a un sargento de uniforme en la puerta de su cuartel".

El militar, destinado en el RACA 20 de Zaragoza, se quejó como particular de la actitud del agente y, tras recibir respuesta del responsable del sector de tráfico del Instituto Armado, remitió un escrito con papel oficial y membrete de su unidad. En él destacaba la conducta "vergonzosa y lamentable" del guardia civil y su comportamiento "propio de un mequetrefe". "No protesto por la multa", aclaraba, si no por "la desgana y el mal día" que parecía tener.



El sargento del Ejército de Tierra también deseaba en su escrito que se volvieran las tornas y que se montara un control militar ante la Jefatura de la Guardia Civil "cuando ustedes entren a trabajar". "La diferencia es que nuestros soldados, si le ven de uniforme, probablemente tendrán la decencia de comportarse acorde a la situación", decía.

Respeto al uniforme

Acababa recordando que los lemas de los cuarteles de ambos cuerpos son iguales. "El respeto hay que ganárselo respetando a los demás: les aseguro, además, que ustedes no son mejores que nosotros", decía.

El militar fue sancionado a un mes y un día de arresto por una falta grave y el Tribunal Supremo estima parcialmente su recurso y rebaja a diez días el periodo. Considera que el escrito fue "levemente irrespetuoso" y no se ajustó "al buen modo exigido a los militares".

La resolución cuenta con el voto particular del magistrado Javier Julián Hernán que defiende que la sanción por falta grave debe confirmarse ya que las palabras del sargento del Ejército de Tierra fueron "tan faltas de mesura y tan ofensivas" que fueron impropias de un suboficial.