Público
Público

Sexismo en las elecciones francesas Francia estrena presidente y el mundo debate sobre misoginia

La diferencia de edad entre el recién nombrado presidente francés y su esposa ha dado la vuelta al mundo desatando lo peor del machismo. Sin embargo, este revuelo puede acabar normalizando este tipo de relaciones, según los expertos.

Publicidad
Media: 2.76
Votos: 21
Comentarios:

Brigitte Trogneux llega a la ceremonia de inauguración de la presidencia de su marido, Emmanuel Macron / EFE

Por edad, la mujer de Macron podría ser su madre. De hecho Brigitte Trogneux tiene hijos de edades similares a la de su marido. Lo que no será es la madre de los hijos de Macron. ¿Importa esta afirmación? Aparentemente si. Y mucho.

El debate abierto sobre la diferencia de edad del candidato y su mujer ha dado la vuelta al mundo. De hecho, poco sabemos fuera de Francia sobre las propuestas políticas que el flamante presidente aplicará a partir de hoy, pero mucho sobre cómo conoció a su mujer, que ella era su profesora, que juró casarse con ella cuando sólo tenía 17 años, que ella es 24 años mayor o que tiene 3 hijos de su matrimonio anterior.

Algunos medios de comunicación, incluso, se han preocupado en saber que fue de aquel primer marido "humillado y desaparecido del mapa" por el shock de que ella lo dejara por alguien más joven. Una historia que nada tendría de raro si se contara al revés, y que es cotidiana y aceptada socialmente cuando es el hombre el que decide rehacer su vida con una mujer más joven.

Pero ¿qué esconde tanto debate sobre la edad de las mujeres?. Básicamente un rechazo social a que ellas ocupen roles o posiciones diferentes a los que la sociedad machista les tiene reservados: son madres, guapas, jóvenes, capaz de despertar admiración o envidia... Son una posesión más. En una reciente entrevista en el diario francés Le Monde, el sociólogo Françoise de Singly afirmaba que "la diferencia de edad es señal de la superioridad del hombre; se podría decir que incluso un indicio de la dominación masculina, en todas las sociedades".

"Sobre todo lo que esta sociedad machista no tolera es que las mujeres puedan ser libres para amar a quienes quieran, sin ataduras ni convencionalismos"

"En nuestra sociedad persiste la intolerancia hacia el binomio mujer mayor-hombre joven porque prevalece el machismo y el sexismo que no tolera que las mujeres puedan ser fueres e independientes emocional y económicamente", afirma Yolanda Besteiro, presidenta de la Fundación Mujeres Progresistas.

"Pero sobre todo lo que esta sociedad machista no tolera es que las mujeres puedan ser libres para amar a quienes quieran sin ataduras ni convencionalismos, privilegios que sólo se les permite a los hombres", añade Besteiro.

De hecho, Charles de Gaulle o Françoise Hollande, por citar dos ejemplos del mismo país eran, al menos, una década mayores que sus mujeres. Berlusconi aventajaba a su esposa en 49 años y el citado Donald Trump podría ser, por edad, el padre de su mujer Melania, puesto que le saca 24. Sin embargo, en ninguno de estos casos se ha producido un debate sobre esta diferencia de edad ni se ha atacado tan directamente a la mujer como en el caso de Brigitte Trogneux.

Según Miguel Lorente, exdelegado para la Violencia de Género,  "al margen de todo lo relacionado con los estereotipos que juegan para que lo de Trump no sea noticia y lo de Macron sí , el hecho es que lo del presidente francés rompe con las referencias porque cuestiona a un hombre que 'pudiendo tener otra mujer mejor' (según la valoración machista basada en el cuantum de deseo de otros hombres), renuncia a ello. Y esto resulta incomprensible para esas posiciones que no ven razones que lo justifiquen. Lo que en el fondo revelan la críticas al presidente francés es la idea de que el valor de la mujer en determinados lugares pasa por el reconocimiento de su imagen como objeto de deseo para otros hombres".

Tiphaine Auzière, la hija menor de Trogneux, abundaba hoy también en esta idea poco después de la toma de posesión de Macron, y que ha sido recogida por diversos medios: "encuentro aberrante este tipo de ataques en la Francia del siglo XXI, que no se llevarían a cabo contra un político o el compañero de una mujer política y que son fruto de los celos".

Una simple y rápida búsqueda en Google, desvela el nivel de revuelo que esta diferencia de edad ha generado a nivel mundial. Si realizamos una búsqueda utilizando el nombre de Macron la herramienta nos devuelve unos 122 millones de referencias. Cuando hacemos la búsqueda por 'Macron´s wife' (la mujer de Macron) nos trae más de 28 millones de contenidos (casi una cuarta parte que buscando por el nombre del político, sin tener en cuanta que el resultado de la búsqueda de noticias sobre su mujer probablemente no recoge referencias que no estén en inglés).

Ella maestra de provincias. Él joven prometedor.

Lo increíble no ha sido sólo el número de noticias o informaciones vertidas sobre Brigitte Trogneux, sino el contenido y los estereotipos insultantes que han circulado tanto por medios considerados 'serios', como por los tabloides o las redes sociales. Se ha referido a ella como maestra de provincias, pediodicos como La Vanguadia han unido su nombre la término 'cougar' en titulares (término inglés que se traduce al español como 'asaltacunas'), La Razón se ha entretenido en desmenuzar una fotografía de su cara marcando con flechas las posibles cirugías estéticas que Trogneux se ha realizado y dando recomendaciones sobre la que se debería realizar.

Publicaciones satíricas como la revista francesa Charlie Hebdo, publicaba en portada una caricatura de Macron tocando la barriga ostensiblemente embarazada de su mujer y preguntando con un titular que afirma "¡él hará milagros!", que ha recibido tanto críticas como apoyos en redes sociales, argumentando que no es un ataque a la mujer de Macron, sino se trata tan sólo de una pulla al nuevo presidente sobre su capacidad o no de obrar milagros y transformar la política francesa.

Pero lo cierto es que la revista utiliza para ello el estereotipo más clásico y sexista que es el que equipara a las mujeres como madres. Algunos tuits han reaccionado afirmando que este dibujo nunca sería hacho por una mujer y que sólo un hombre podría hacer una dibujo de tan dudoso gusto. Y estos son sólo un botón que muestran el nivel y la virulencia de los estereotipos al que las mujeres (en este caso Brigitte Trogneux ) están expuestas.

La buena noticia para Yolanda Besteiro, es que la elección de Macron puede ser una oportunidad para romper los estereotipos y avanzar en la igualdad. "Creo que tanto la elección de Macron, como el revuelo levantado son buenos para visibilizar y normalizar estas relaciones y tomar conciencia de que los prejuicios sociales son más una muestra más de cómo el patriarcado coarta la libertad de las mujeres".

También Lorente cree que tendrá consecuencias positivas. "La cultura, que es el machismo, al final se traduce en la asunción de ciertas ideas y valores como correctos y normalizados. Las crítica al machismo tienen que hacerse tanto sobre sus ideas y valores, como sobre las expresiones que utiliza. La experiencia nos da ejemplos para llevar a cabo esa crítica sobre esos dos niveles, necesarios para desmontar su engranaje y para tomar la propia realidad como ejemplo. Entonces ya no hablamos de teorías, sino de hechos, y en Francia ahora mismo tenemos un ejemplo de esos hechos que la perspectiva de género puede mostrar como se presentan con un significado completamente distinto sobre hombre y mujeres".