Público
Público

Emisiones de gases de efecto invernadero España fue el país de la UE que más aumentó sus emisiones de CO2 en 2015

Nuestro país lideró el aumento con un 11,4 %, por delante de Italia (9,7 %) y Holanda (7,7 %), dentro de una subida global de medio punto en toda la UE, según los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

Central térmica de As Pontes, en A Coruña.

España fue el país de la Unión Europea (UE) donde más subieron las emisiones de gases de efecto invernadero en 2015, año en que se rompió la tendencia general decreciente del lustro anterior, según ha informado la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Entre los 19 países comunitarios en los que se registró un alza respecto al año anterior, España encabezó el aumento con un 11,4 %, por delante de Italia (9,7 %) y Holanda (7,7 %), dentro de una subida global de medio punto en toda la UE.

Las razones principales para que se registrasen más emisiones en España son el aumento "sustancial" en carbón para la generación de electricidad, el del uso de diesel para transporte rodado -en especial coches de pasajeros- y el mayor uso del gas en el sector comercial-institucional.

La AEMA destacó también en su informe que el Producto Interior Bruto (PIB) español creció "fuertemente" en 2015 y que las renovables decrecieron en términos de energía primaria.

En el extremo contrario, entre los nueve países que redujeron sus emisiones, sobresale el Reino Unido, con una caída del 19,4 %, debido a la fuerte reducción del uso de carbón y a una subida en renovables y energía nuclear para generar electricidad.

Que las emisiones conjuntas de la UE subieran ese año obedeció al aumento del transporte rodado, tanto de carga como de pasajeros, y a un invierno ligeramente más frío que el anterior, causante de una mayor demanda de calefacción.

Las emisiones procedentes del transporte rodado -una quinta parte del total- crecieron por segundo año seguido (un 1,6 %), lo que contrarrestó los efectos de una mejor eficiencia en combustibles.

La UE ha alcanzado ya el objetivo marcado para 2020 de reducir una quinta parte sus emisiones con respecto a 1990, con un 22,1 %, a pesar de que su economía creció un 50 %, "lo que muestra que el crecimiento económico a largo plazo es posible a la vez que se reducen las emisiones de gases invernadero".