Publicado: 26.01.2016 11:06 |Actualizado: 26.01.2016 11:07

La empresa contratada por Flores para la seguridad interna en el Madrid Arena eran "como mucho" controladores de acceso

Así lo ha asegurado el socio mayoritario de Kontrol 34, Carlos Manzanares, quien, durante la séptima jornada del juicio por el caso Madrid Arena, añade que puso a disposición de Miguel Ángel Flores, el promotor de la fiesta de Halloween, 63 trabajadores.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Los quince procesados por la tragedia del Madrid Arena, con el empresario Miguel Ángel Flores a la cabeza, en el banquillo de los acusados en el inicio del juicio en la Audiencia Provincial de Madrid. /EFE

Los quince procesados por la tragedia del Madrid Arena, en el banquillo de los acusados en la Sala Cero de la Audiencia Provincial de Madrid. /EFE

MADRID.- Carlos Manzanares, el socio mayoritario de Kontrol 34 (empresa que contrató Miguel Ángel Flores para la seguridad interna del Madrid Arena) ha afirmado este martes que sus trabajadores sólo son auxiliares que tienen "como mucho" el carné de controlador, algo que "no es ninguna cosa del otro mundo".

Así lo ha indicado Manzanares en la Sala Cero de la Audiencia Provincial de Madrid durante la séptima sesión del juicio por el Madrid Arena, donde también ha señalado que son auxiliares pero Flores "los quería como controladores de acceso con la titulación porque así no tenían antecedentes penales" y que puso a disposición de la macrofiesta 63 trabajadores.

También ha dicho que no sabe por qué pusieron que la seguridad dependía de Kontrol 34 ya que nunca han hecho de seguridad ni pueden hacerla. "Seguridad lo tiene que hacer una empresa de seguridad; ordenar es una cosa distinta", ha puntualizado.



Una vez iba a comenzar el evento, pasó lista a sus trabajadores y comprobó que habían acudido los 63 trabajadores que el promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, le había requerido. Sin embargo, no ha podido asegurar que se respetara el croquis que él mismo elaboró sobre la distribución de los trabajadores. Respecto a la diferencia que estableció en dicho croquis sobre ojeadores y auxiliares ha indicado que los ojeadores "se moverían más", pero que para él "es prácticamente lo mismo".

A preguntas de su abogado Óskar Zein, ha dicho que no conocía a la mayoría de los trabajadores de Kontrol 34 y que no podía darles órdenes en la macrofiesta porque ya los había puesto a disposición de la empresa Diviertt y que no podía establecer servicios de seguridad, que sí lo estableció Seguriber según le había asegurado Flores.

Ha afirmado que llegó sobre las 22 horas al recinto y que iba acompañado por su socio Emilio Belliard. Al pabellón sí entraron con el resto de trabajadores. Acudió para comprobar que llegaban todos los miembros que Flores le había pedido.

Controlar si sus trabajadores están trabajando o "ligando o chateando"

Una vez comprobó que estaban los miembros de Kontrol 34, se quedó allí "por varios motivos": el evento le gustaba y había quedado "con unas amigas". Además ha indicado que le gusta comprobar si sus trabajadores están atentos o si por el contrario están "ligando o chateando", para saber si tiene que volver a mandarlos o no.

También ha confirmado que vio a Flores "muchas veces a lo largo de la noche". Una vez comenzó el evento estuvo "en varios sitios" porque eran "muchas horas". Respecto a quién cogía las entradas ha señalado que era personal de Diviertt y los miembros que llevaban la seguridad del evento eran de Seguriber, a quien supone que le correspondía controlar el aforo.

Ha sido requerido por la fiscal sobre los vomitorios, y ha reconocido que "todas las puertas se empujaban y se abrían" pero que él no podía asegurar que estuvieran abiertas "de par en par". Ha indicado que no vio auxiliares en los vomitorios.

Cuando se enteró de lo ocurrido, llamó a Flores para enterarse de la tragedia. Acudió después a la enfermería para ver si estaba allí. No recuerda si llamó a más personas a parte de a Miguel Ángel Flores. No ha querido declarar el socio minoritario de Kontrol 34 Emilio Belliard por "consejo" de su letrado Óskar Zein.