Publicado: 14.01.2016 13:35 |Actualizado: 14.01.2016 13:35

La empresa municipal responsabiliza a la entidad de Flores de la seguridad interior del Madrid Arena

Durante la tercera jornada del juicio por el caso Madrid Arena, el coordinador de operaciones de Madridec, Francisco Del Amo, ha asegurado que la empresa de Flores "no quería nunca a personas de Seguriber en sus eventos".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los quince procesados por la tragedia del Madrid Arena, con el empresario Miguel Ángel Flores a la cabeza (2i), en el banquillo de los acusados. EFE

Varios de los quince procesados por la tragedia del Madrid Arena en el banquillo de los acusados. EFE

MADRID.- Francisco del Amo, coordinador de proyectos del departamento de operaciones de la empresa municipal Madridec cuando ocurrió la tragedia del Madrid Arena, ha responsabilizado a Kontrol 34, la empresa contratada por Diviertt, de la seguridad interior del recinto.

Del Amo ha sido el tercer acusado en declarar ante la Audiencia Provincial de Madrid en la tercera sesión del juicio por la tragedia del Madrid Arena, en la que murieron cinco jóvenes por una avalancha humana ocurrida el 1 de noviembre de 2012.

"Madridec siempre entendió que Kontrol 34 llevaba la seguridad interior del recinto", ha señalado. Y ha continuado: "Diviertt no quería nunca a personas de Seguriber en sus eventos".



La Fiscalía asegura en su escrito que Francisco Del Amo, junto al principal acusado Miguel Ángel Flores y sus socios Rojo y Miguel Ángel Morcillo, tenía la intención de que "entraran en el pabellón el mayor número de personas en el menor tiempo posible", por lo que se realiza una serie de acciones con las que "incrementaron el riesgo ya generado por la venta de entradas".

Sobre el asunto de las entradas, Del Amo ha explicado que en un primer momento Flores le aseguró que habían vendido entre 4.000 y 6.000 entradas, por lo que comunicaron que la asistencia sería de unas 7.000 personas por seguridad, pese a que ha reconocido que el departamento de Arquitectura autorizó un aforo de 10.600 personas, siempre por plantas.

Ya el día de la fiesta, ha dicho que Flores le señaló que la venta había ido bien pero no le especificó números, si bien ha admitido que le preguntaba "casi a diario" por la venta de entradas.

Al igual que dijo el miércoles Flores, Del Amo ha manifestado que no hubo una reunión con Seguriber ni con la Policía Municipal para hablar sobre la seguridad del evento, sino que el único encuentro que se celebró fue con Flores el 26 de octubre para tratar el aforo del recinto y, en concreto, el número de vigilantes a poner.

"Flores pidió reducir costes y quitar vigilantes que no eran para su evento", ha señalado Del Amo, una petición normal en este tipo de negociaciones. Se eliminaron, ha dicho, cuatro vigilantes y perros pero, al contrario de lo manifestado por el principal acusado, se exige siempre un servicio medico y un número de ambulancias en función de los asistentes.

Del Amo ha explicado que su función en materia de seguridad era la de intermediario entre el organizador y Seguriber. "Hacía a veces de hombre bueno u hombre malo, pero de seguridad hacía lo justito", ha agregado.