Público
Público

Entrevista al director de 'El Jueves' "España tiene muchísimo que mejorar en cuanto a separación de poderes"

Guillermo Martínez-Vela, que ha sido recientemente imputado por una noticia satírica sobre la Policía Nacional, denuncia "cierto sesgo ideológico" detrás de las denuncias a tuiteros y medios de comunicación.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Guillermo Martínez-Vela, director de 'El Jueves'.

A principios de este mes de noviembre la Justicia imputaba al director de la revista El Jueves, de autodefinición humorística, Guillermo Martínez-Vela, Guille, por un presunto delito de injurias contra la Policía Nacional. En referencia a esto, el dibujante confesó ante Público que “da la sensación de que se persiguen según qué expresiones de corte antifascista y no se persiguen del mismo modo las expresiones fascistas”.

En el marco de la conferencia ‘Franquismo post Franco’, celebrada esta semana en el Parlamento Europeo a propósito del 42 aniversario de la muerte del dictador, y a la que Guille fue invitado como ponente, dedicó unas palabras a Público sobre libertad de expresión, independencia judicial y la sombra del franquismo en la España actual. “Si alguien dice barbaridades fascistas parece que se hace la vista gorda” , dijo, y explicó que si ocurre al revés, se les tacha de “antisistema” o “peligrosos”.

El Juzgado de Instrucción número 20 de Barcelona ha abierto recientemente diligencias contra Guillermo Martínez-Vela como responsable de una publicación que relacionaba al cuerpo de seguridad nacional con el consumo de cocaína. Pero según explicó el director, la noticia que se le imputa es una “hipérbole”, se basa en coger una noticia real y exagerarla, explicó. 

"Un chiste no puede ser una injuria. El contenido humorístico desactiva cualquier intención de injuriar"

‘La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Catalunya’ se trata de un chiste, subraya el dibujante. “Fue un chiste oportuno en el momento oportuno”. La percha de la que cuelga está vinculada a la rueda de prensa del número tres en la alcaldía de Barcelona, Jaume Asens, quien dijo que los testigos de las cargas policiales del 1 de octubre durante el referéndum aseguraron que los agentes que participaron tenían claros signos de haber consumido estupefacientes.

El Jueves se hizo eco de esta llamativa declaración, pero a su manera. Ironizando con la noticia, publicó un texto que relacionaba el fin de las existencias de cocaína en Catalunya con la presencia durante semanas de numerosos agentes de la Policía. “Un chiste no puede ser una injuria porque el propio contenido humorístico desactiva cualquier intención de injuriar enserio”, se defendió Guille.

Al abrirse la fase de instrucción, tuvo que ir a declarar ante la jueza y allí reconoció no ser el que había escrito la pieza, por lo cual también llamaron a declarar al verdadero autor: Joan Ferrús, subdirector de la revista. “Todo esto es saturar a la justicia”, opinó Guille. “Hay un nivel de susceptibilidad por parte de estamentos muy poderosos que de alguna manera se está traduciendo en querellas”, añadió.

“A mi todo esto me parece ridículo”, explicó el dibujante. Según sus propias palabras, puede que la noticia fuera de pésimo gusto pero de ahí a ser condenado por expresarte, “no tiene ningún tipo de sentido”. Además, dejó claro que ellos no van a modificar su manera de trabajar, por muchas denuncias que les pongan. Tampoco lo hicieron cuando la Casa Real denunció a la revista en 2007 por una portada que dibujó a los entonces príncipes de Asturias en la cama. Esta situación fue relatada con todo tipo de detalles por Guille en su intervención en la jornada sobre franquismo.

"Cualquier demócrata tiene que simpatizar con el antifascismo"

Durante su explicación, el ilustrador dijo que “parece que se puede hacer chistes sobre todo, menos sobre la familia Real”. “Cuando nos pusieron la querella se acabó convirtiendo en una campaña de marketing que nunca tuvimos idea de emprender”, confiesa el director de la revista satírica. “Es tan absurda la situación que la gente se pone de nuestra parte”. Explicó que si la justicia te reprueba, pero esa reprobación no viene acompañada por la opinión social, “casi que sales ganando”. “La revista salió reforzada”, confesó el entrevistado.

La revista satírica está bien situada y posicionada en cuanto a libertad de expresión. Su director recalcó que al tratarse de una revista con nombre sí podrían hacer frente a la multa que la jueza les impusiera, pero otras personas que están siendo denunciadas, no. Se está volviendo habitual denunciar a tuiteros o medios pequeños que opinan desde “el lado antifascista”, describe Guille, sobre “el lado fascista”. “¿Y tú cómo demuestras que tu intención era solo expresarte?”, se pregunta. “Te pueden denunciar por cosas gravísimas”.

“Un chiste, una viñeta, un tuit o una canción son ficciones y juzgarlas más allá, como declaración de intenciones, me parece un error”, destacó. “A mi entender, sí que peligra la libertad de expresión si se hace una malinterpretación”. “Las fuerzas del orden y la justicia tendrían que velar por ese derecho y no tanto perseguirlo o imputarte unas intenciones que no son las que tienes”, expresó Guille.

“Teniendo en cuenta todos los casos que se denuncian últimamente, hay cierto sesgo ideológico”, asegura el ilustrador. “España tiene muchísimo que mejorar en cuanto a separación de poderes”. Los jueces son personas y se equivocan, quiso explicar Guille, pero “el poder judicial no debería tener ese sesgo”, refiriéndose a la ideología conservadora como favoritos frente a la justicia.  

“Cualquier demócrata tiene que simpatizar con el antifascismo”, dijo el entrevistado. “Son las maneras y la fuerza absoluta y de no creer en realidad en la libertad de expresión, de anteponer el orden, en su sentido más rancio y monolítico, a un derecho fundamental que pertenece a la ciudadanía”, concluyó el director de El Jueves.