Público
Público

Entrevista Proactiva Open Arms Òscar Camps: "Si para salvar vidas tenemos que desobedecer, desobedeceremos"

Mientras el resto de ONG se retiran del Mediterráneo por las presiones de los guardacostas libios, Proactiva Open Arms no abandona las aguas internacionales y se plantea sumar el Astral, su buque insignia, a las misiones de rescate.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 14
Comentarios:

Óscar Camps, durante un rescate en el Mediterráneo / Yannis Behrakis - REUTERS

Las grandes ONG han decidido retirarse en los últimos días del Mediterráneo por la virulencia de los guardacostas libios. Pero no es el caso de Proactiva Open Arms, la ONG de Badalona que puso en marcha Òscar Camps. Lejos de abandonar, se plantean volver a llevar su buque insignia, el Astral, para seguir salvando vidas. Camps se siente con todo un mundo en contra, desde el barco racista de Defend Europe hasta la Unión Europea, pero no pierde la esperanza.

El Golfo Azzurro fue secuestrado el martes, ¿qué pasó?

Se nos acercó la Guardia Costera de Trípoli en aguas internacionales y al principio nos preguntó quién nos autorizaba a estar en esa zona, si teníamos autorización de alguien. Les dijimos que para navegar en aguas internacionales no necesitamos autorización, e incluso en aguas territoriales nos podíamos acoger al paso inocente, pero insistieron. Sin embargo, mantuvimos nuestra posición. Subió el tono hasta que nos apuntaron con la ametralladora, nos dijeron que pusiéramos rumbo a Trípoli y que no se nos ocurriera hacer ninguna maniobra porque seríamos su objetivo.

Recibí un whatsapp con la información de lo que estaba pasando mientras daba una charla en la universidad Menéndez Pelayo y tuve que salir para atender lo que estaba pasando. La situación era muy compleja y violenta, estuvimos casi dos horas luchando por no llegar nunca a aguas jurisdiccionales, porque entonces tendrían la potestad de subir a nuestro barco y hacer lo que quisieran. Pudimos aguantar la presión aunque la amenaza subía de tono. Estábamos a 26,9 millas de Libia (a las 24 terminan las aguas jurisdiccionales).

También estaban los extremistas (del barco fascista) que llevaban todo el día haciendo tonterías a nuestro lado, pero a ellos no les dijeron nada y a nosotros nos llevaron hacia dentro. Después de hacer todas las llamadas posibles al gobierno español, al Ministerio de Exteriores, a Defensa, a la Operación Sofía, etc. no sabemos quién fue pero con alguna de estas llamadas conseguimos que se pusiera fin al secuestro.

¿Hay algún protocolo para estas situaciones?

No existe eso. Los ciudadanos españoles nos tenemos que espabilar. Eso es lo que parece. Ponen barcos de guerra para perseguir a traficantes de personas a 100 millas de donde trafican pero para defender a los ciudadanos y ONG españolas parece que cuesta un poco más.

¿Cómo es la relación con Frontex?

¿Quiénes son estos? Sé que nos cuestan 400 millones de euros pero aún no sé qué hacen. Hace un año que estoy en el Mediterráneo y todavía no he descubierto que hacen. Cada vez entiendo menos. Tengo ganas de ir a Bruselas y debatir para saber si conocen lo que está pasando en el Mediterráneo o sólo leen los informes que les llegan por escrito. Ya hemos pedido que se embarquen con nosotros, y de hecho ha venido con nosotros Lola Galovart (portavoz socialista en la Comisión mixta de Relaciones con el Defensor del Pueblo), que ha sido testigo y ha vivido en carne propia lo que pasó el martes. A ver si así nos escucha otro político de la Unión Europea que tenga ganas de sufrir para salvar vidas.

¿Después de lo que sucedió el martes, cuál es el plan?

Hoy hemos estado reunidos en un pequeño gabinete de crisis para ver que es lo que podemos hacer con esta situación, porque el Golfo Azzurro es un barco de alquiler que tiene un armador y que ante esta situación se replantea si continúa alquilando el barco o no. Con esta inseguridad se lo pueden llevar a Trípoli y que no se sepa nada nunca más, con la connivencia de la Unión Europea.

Entrevista a Oscar Camps, de Proactiva Open Arms, por Esperanza Escribano

¿Cómo estáis viviendo el boicot a las ONG?

Viviendo no, sufriendo. Con perplejidad. Es increíble que con la crisis migratoria más importante después de la segunda Guerra Mundial, se haya puesto el foco en ONG que están intentando salvar vidas. Con campañas de desprestigio, con acusaciones no probadas como si fuéramos los responsables de esta crisis migratoria.

"Europa decidió que no haría nada, pero sí  lo hace al financiar a terceros para detener la crisis migratoria"

Cuando el año pasado Naciones Unidas hizo el encuentro internacional con 156 jefes de estado para hablar del tema migratorio, Europa decidió que no haría nada los siguientes dos años. Pero sí que está haciendo, está financiando a terceros países para detener la crisis migratoria, países que evidentemente no conocen los derechos humanos. Se apoderan del Mediterráneo y dicen que el Mediterráneo es suyo hasta 100 millas. Europa les cede el paso y consideran que sus aguas territoriales son más de las que son y Europa no dice nada. El gobierno español se hace cómplice de todo. Quizás ya toca pensarlo bien porque estamos hablando de vidas, está muriendo gente.

Parece que esta gente no importe. Cuando caen en Libia muchas niñas son apresadas, violadas sistemáticamente y convertidas en esclavas sexuales. No les queda otra que salir por el mar, todas dicen lo mismo: prefieren morir que quedarse en Libia.

No lo detendremos. España ha multiplicado por cuatro las llegadas al mar desde el año pasado. No hay ONG que hagan de pull factor en el Mediterráneo como nos acusan. No somos puntos de atracción en tantísimas millas cuadradas. La maquinaria y propaganda de la Unión y de Italia ha hecho creer que las ONG entramos y salimos de la soberanía libia como si estuviéramos en casa, que entramos en un país en guerra de forma fácil y nos gusta estar con gente que nos dispara. Todo ello para crear la necesidad de poner orden. Y además se inventan un código de conducta.

¿Por qué lo habéis firmado?

Porque este código no es más que lo que se está haciendo. Ninguna de las ONG que está el mar hace nada por su cuenta. No se hace absolutamente nada sin el consentimiento y la coordinación de la guardia costera italiana. Nos lo dicen todo: cuándo se tiene que ir, cómo, dónde se sube la gente, si la llevamos a puerto, a qué puerto y a qué hora. Cada dos horas enviamos un mail a Roma para que nos tengan posicionados en caso de que fallen los sistemas electrónicos, nos tienen monitorizados completamente. El Mediterráneo es el mar más militarizado del mundo y es la frontera más mortífera del planeta. No hay pulgada del Mediterráneo que no esté escaneada y grabada por drones, satélites, cámaras, radares... Y con dos proyectos militares, Sofía y Tritón. No pueden decir que no saben y decir lo que dicen.

¿Hay ONG que no han firmado el código, qué te parece?

Hay ONG que no pueden firmar el código porque sus estatutos no se los permiten. Nosotros somos una ONG pequeña, a veces nos reunimos en el barco porque nuestra estructura es tan horizontal que estamos todos a bordo. Somos muy ágiles a la hora de tomar algunas decisiones. Así que, para nosotros, firmar este acuerdo no significa cambiar las tareas de salvamento. Significa que han transcrito lo que ya hacen desde hace un año, pero entiendo que Médico Sin Fronteras (MSF) no pueda firmar un código que le obligue a abrir su barco a policía armada porque si lo hacen, ¿cuanto tardarían en entrar los militares en sus hospitales de Afganistán? Pueden obedecerlo pero no firmar. MSF sigue trabajando igual aunque no firme. El código es una maniobra política, una forma de hacer entender a la sociedad italiana que el gobierno está haciendo algo para controlar a estas ONG que les están lleno el país de negros y moros. Si para salvar vidas debemos firmar, firmamos. Si para salvar vidas debemos desobedecer, desobedeceremos.

¿Valoráis retiraros?

No está dentro de nuestros objetivos. Nos retiraremos cuando el pueblo nos deje de apoyar. Mientras tengamos el apoyo del pueblo seguiremos haciendo lo que estamos haciendo, porque no somos más que una respuesta popular. Somos cuatro frikis que hemos cogido un barco de alquiler y nos hemos ido a hacer lo que haría cualquiera que tuviera hijos y que supiera de mar.

¿Cómo valoráis que la Unión Europea avale este código de conducta?

Este código dice todo lo que estamos haciendo e incluso alguna tontería como que no hacemos luces y señales en la costa. ¿Cómo? si estamos a 12 millas (20 kilómetros). ¿Qué hacer, qué luz podemos hacer? ¡Como si lleváramos faros! ¡Si a veces el humano más cerca de nosotros es la estación espacial internacional! Estamos en medio del mar y no hay nadie. Todo para que la gente se crea que hacemos de pull factor. Es el mecanismo del miedo y la ignorancia.

¿Cómo es un día de rescate?

Nunca sabes cuándo será, intuimos que los días de buena mar pueden salir. Hay 2.000 kilómetros de costa, como de aquí a Galicia y volver, no sabemos de dónde vienen. Nos organizamos, a veces preguntamos a la guardia italiana incluso dónde hay que ponerse. Porque ellos tienen toda la información, otra cosa es que la comuniquen. A veces nos dicen "poneos al este de Trípoli" y 'pam', al cabo de unas horas nos pasan un target y tenemos que ir a ver qué es. Quizás un barco de refugiados o un pescador. Recibimos el encargo de Roma, vamos a ver lo que es, una vez llegamos informamos a Roma, lo fotografiamos y esperamos las indicaciones. Aseguramos a toda la gente, les damos chalecos salvavidas porque no tienen y para que floten si se caen. Roma nos dice que carguemos o que esperemos que nos envíen un barco de la guardia costera. Hacemos lo que dicen, obedecemos.

Astral, buque insignia de Proactiva Open Arms

¿Y les lleváis a Italia? ¿A Malta?

Malta hace tres años que no recibe a nadie. Sufrimos esto la semana pasada. Roma nos comunicó una emergencia: tres personas en una embarcación de cuatro metros pidiendo auxilio. Fuimos allí y nos llevó, en el mar más militarizado del mundo, 13 horas de búsqueda.

"En Italia nos prohibieron la entrada y estuvimos 73 horas abandonados"

Con todo este dispositivo es increíble que les encontrásemos. Los subimos a bordo por indicaciones de la guardia italiana y nos dicen que estamos en la zona SAR de Malta y que nos tenemos que poner en contacto con ellos. Malta dice que sí, que los llevamos a Lampedusa que es el puerto más cercano. Cuando vamos, Italia nos dice "no, hemos dicho Malta". Nos prohibieron la entrada y estuvimos 73 horas abandonados en aguas internacionales, porque Malta e Italia no se ponían de acuerdo. Quizás son los que necesitan un código de coordinación.

¿Os habéis planteado algún cambio en las misiones?

Nos estamos planteando llevar el Astral hacia allí. Porque si nos hacen la vida imposible con dos barcos, a ver con tres. Debemos seguir salvando vidas. No nos podemos dar por vencidos. Somos una organización pequeña pero hacemos mucho ruido y estamos dando visibilidad a esta situación. No podemos dejarles abandonados. Las grandes organizaciones se han marchado, nos quedamos los pequeños. Creo que el cambio de siglo también será un cambio en la solidaridad y la respuesta popular debe ser grande y las pequeñas cosas sumadas harán grandes cosas. Esto ya se demostró en Idomeni o en Grecia con el movimiento popular que fue a ayudar. En el Mediterráneo es más difícil porque necesitas un barco y esto cuesta mucho dinero al día, pero no nos podemos detener.

¿Cuál es la principal emergencia y la principal vía de entrada ahora?

Ahora mismo la más peligrosa es la de Libia y es donde está muriendo la gente. Si no llegan cuerpos a la playa de Libia y los encuentra la Media Luna Roja no nos damos cuenta. No hay desaparecidos, al mar la gente no va a comprar tabaco, la gente se muere o se salva, no desaparece. Los desaparecidos deben contar como muertos. Esta cifra de muertos que nos dan no es real, es mucho más alta. Pero después irá la Unión Europea a hacer informes a Libia y nos dirá que todo está bien porque hay que negociar con ellos. Europa les paga para que hagan el trabajo sucio que antes hacía Gadafi y ahora no hace nadie. Y esta es la política migratoria y en eso nos gastamos el dinero.

¿Qué sucede en el Mediterráneo que se esté intentando silenciar?

Lo que pretende hacer Frontex y la Unión Europea es disuadir a los que quieren huir por mar con la muerte. Que cojan miedo y no vengan más. Olvidan el push factor, que los echa de Libia: las torturas, la esclavitud, las violaciones, los secuestros, las extorsiones en sus países. Se puede seguir el circuito económico que pagan los refugiados en Dubai para huir. El problema no son las ONG, es que no quieren decir lo que está pasando. Es muy fácil de seguir, si quieren detener el tráfico, pueden acudir al país de origen donde las mafias actúan como touroperadores a plena luz del día. Se hipoteca toda una familia con el viaje y no pueden volver sin nada. Si no, mueren en el intento, que para eso se apuntan el móvil en el cuerpo.

¿Cómo ha sido el encuentro con el barco racista?

Hoy he visto un tweet muy acertado: que estos chicos no deberían navegar solos, sino acompañados de un adulto. Aunque les tendremos que rescatar. Nosotros tenemos una larga trayectoria salvando vidas y ellos una larga trayectoria de actos delictivos, pero a ellos no les harán firmar ningún código. La Unión Europea, la extrema derecha y la guardia costera libia juegan en la misma liga.